Literatura

A MI AMIGO LUIS MÉNDEZ “CURRUKI”


Elegía a mi amigo Luis Méndez, “Curruki”

Luis Méndez, “Curruki”

Cuando los ángeles con gafas de madera admitan su derrota.
Cuando las rúas de Santiago se olviden de tu paso campesino.
Cuando llueva sobre las piedras milenarias de Santiago
y esa lluvia no encuentre en la Quintana
la intacta voz de tu arquitectura.
Cuando tu sombrero de negra sombra
vuelva de la oscura tempestad de las cosas.
Cuando todo esto ocurra, amigo mío, admitiré tu vuelo.
Admitiré que ya se fueron contigo los brindis del Galo d´ouro,
los sortilegios de las meigas en las platerías.
Admitiré que Santiago bajo su penumbra incierta
inmortalice tu envergadura de piedra y óxido.
Admitiré que Santiago evoque tu apellido
en ese latín catedralicio que tanto admirabas.
Entonces, querido amigo, viajaré a la ciudad de antaño
cubierto del luto mío y las tempestades tuyas.
Pero ¡Carallo! No me digáis que Curruki ha muerto.
Pues yo le sigo oyendo cantar por las rúas abiertas
con su uniforme de astro.