Editores

Buscando la sorpresa: Errata Naturae y Periférica


VENGO de conocer a dos mujeres extraordinarias: Irene Antón y Paca Flores. Editoras, respectivamente, de Errata Naturae y Periférica. El emprendimiento femenino es fascinante, valiente, imprescindible. Hablan del mundo con una mirada profunda que no es muy común. Su conocimiento de lo que ahora mismo se mueve en la literatura y lo que quedó oculto en el pasado les lleva a publicar maravillas, muchas de ellas desconocidas. La valentía de nacer como editoriales en plena crisis me parece insuperable: Errata lo hizo en 2008, Periférica en 2006. Pasaban por Cronopios, aquí en Compostela, y nos descubrieron cómo es necesario entender el mundo en que vivimos para dar a los lectores lo que necesitan. Todo está en trasformación. La literatura explica la complejidad del mundo, pero entienden su trabajo como algo que tiene que ver con el arte, con las emociones, con la filosofía. Han tenido éxitos comerciales, pero no publicarán, dicen, algo que no amen de verdad. Los editores, los libreros: hay una generación distinta que ha entendido el enorme poder de las palabras. En el transcurso de la conversación sale este tiempo en que vivimos, no tan distinto de lo que pasaba hace cien años. Ocurre que acaban de publicar conjuntamente ‘Tú no eres como otras madres’, un libro en el que se habla de una libertad y una forma de vivir liberada de prejuicios que sólo el advenimiento del fascismo de los años treinta fue capaz de destruir. Es una historia real sobre la necesidad de combatir el miedo. Todo parece reconocible en esta novela de Angelika Schrobsdorff: si la historia no se repite, al menos es seguro que la historia rima, dicen algunos. Pero las jóvenes editoras parecen optimistas. Hay cosas en marcha: conciencia ecológica, solidaridad, movimientos que recuerdan la vuelta a la naturaleza. Ellas publicaron ‘Walden’. Thoreau sale en la conversación de vez en cuando. La televisión empieza a incorporar ese mensaje, pero con más lentitud que la literatura. La política y la defensa de lo verde es un binomio ya inseparable. En este sentido, Trump es una anomalía de la historia. Pero otras ha habido a lo largo del tiempo. Y algunas han traído consecuencias funestas. Entre los libros mágicos, uno del que Rosa Montero hablaba hace unos días, ‘Una temporada en Tinker Creek’, publicado por Errata Naturae, de Annie Dillard, que desafió el estereotipo masculino y vivió la relación con la naturaleza salvaje. Y ahí está ‘Un año en los bosques’, de Sue Hubbell. Hay decenas de ejemplos. Una nueva manera de entender la vida que lleva ya tiempo en los libros, y que empieza a saltar al cine, y al entorno mediático. Las bicicletas, el campo, el bosque, el mar, son ahora objetos prioritarios, no parte del paisaje. La periferia es el nuevo centro, concede Paca Flores, de Periférica. El nombre no es gratuito. Explica que la vida está en los límites donde florece el contacto, la mezcla, los bordes verdes de la existencia, los lugares de conexión y de entendimiento. En Errata hasta tienen una colección de libros sobre las series de televisión. “Significan algo en el mundo de hoy, su éxito quiere decir algo”, explica Irene Antón: ‘Mad Men’, ‘The Wire’, o ‘Los Soprano’, un libro en el que colabora el gallego Ignacio Castro. El nuevo mundo pasa por mujeres así: mágicas y periféricas. / J. M. GIRÁLDEZ


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *