Trankimazin

Trankimazin

Hace ya hace dos años que acudo a un terapeuta para que me ayude a dirigir esto de la adolescencia de mi hija , no sé si afirmar que realmente me ha ayudado mucho y por eso sigo enganchada a las sesiones con ella , o es que ya somos amigas y me encanta irle contando todas mis aventuras y desventuras como madre. La decisión de buscar a alguien que me ayudara a entender y dirigir la adolescencia de mi hija , no nació de mí, así de forma espontánea , más bien fue la recomendación de una amiga psiquiatra que después de recetarme mucho prozac y mucho trankimazin vio que lo mío tenía difícil solución . Yo hubiera seguido abusando de las p#mothergoals #motherdaughter #motherwithdaughter #bestmother #mothersday #motherdaughterwithsamestyle #samestylemotheranddaughter #motherhood #parenthood #mothertobeastillas y de la idea de que lo mejor para mi hija era un internado suizo , que no podía pagar .

Antes de decidirme por la ayuda de un especialista me dediqué a formarme de una forma autodidacta a través de la lectura de libros de autoayuda , y de blogs de madres . En todos esos Blogs encontraba a mamás treintañeras, guapas, perfectas, vestidas a juego con sus niños, felices y sonrientes . Y todas con algo en común: “madres de niños que están en esa edad dorada, llamada infancia (entre 0 y 10 años)”. En ninguno de estos blogs  he encontrado a una madre de adolescente, sonriente tersa y feliz , contando las alegrías que le da su adolescente y por algo será , ¿no?.

Todas estas mamás blogueras hablaban de como compaginar la vida laboral y los niños, de cómo no asustarse cuando una caquita no es lo suficientemente marrón o dura, que tiene que ser. Hablaban del día a día con sus preciosos hijos , a los que pueden vestir con camisetas marineras a juego con la suya, o darles verduras con formas para que así se las coman . Y  la verdad me daba mucha ternura leerlas y de forma maliciosa pensaba que ellas eran unas “inocentes” y no sabían que en un par de años necesitarán un Trankimazín para poder seguir practicando eso que llaman   ”amor maternal”.  Otro Trankimazin para poder ir de compras con sus hij@s  y entender las nuevas tendencias de la moda. Y un Trankimazin más para mantener una conversación más o menos tranquila sobre sus notas o los permisos para el fin de semana. Dentro de unos años se plantearán si no serán muchos “trankimacines” los que se necesitan para ser madre de adolescente y no terminar todos los días con una bronca monumental .Yo ya he pasado fase de los psicofármacos , pero fue duro , y es que mi oración diaria era ” Señor dame un Trankimazin , porque si me das fuerza la mato” , y también confieso que a veces no había pastilla de la tranquilidad, que aplacara la madre que llevas dentro , y cuando esta sale , se lía parda , pero después te tomas un Trankimazin y a leer el Hola .

 

Borrador de mi  libro

«De soltera féliz a madre de adolescente»

Comparte este post en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *