Inicio > Marta Está Harta > Cómo aceptarme como como una madre o padre imperfecto

Cómo aceptarme como como una madre o padre imperfecto

lunes, 22 de abril de 2019

Cómo aceptarme como una madre o padre imperfecto.

 

Resultado de imagen de padres perfectos

Todos los padres nos hemos preguntado en alguna ocasión si somos los padres o madres perfectas para nuestros hijos adolescentes.

Creo que es una pregunta que nos la hacemos frecuentemente las madres o padres que estamos preocupados y que pensamos que hemos cometido errores que nos gustaría no haber cometido, que podríamos haber hecho las cosas diferentes de haber tenido más experiencia y no estar tan agotados  y frustrados. Pero tengo una mala noticia, hagamos lo que hagamos siempre vamos a tener ese sentimiento, siempre nos va a parecer imperfecta nuestra actitud, y erróneas nuestras decisiones. Siempre vamos a sentirnos culpables de los errores de nuestros hijos, y eso es porque los queremos de una forma incondicional, y los sobreprotegemos. Pero  tengo otra noticia, todos los adolescentes tienen que vivir sus propias experiencias, ya que sólo así pueden darse cuenta que están equivocados, aprendiendo de sus errores. Y nosotros estamos ahí para márcarles el camino y orientarlos para que sigan el camino correcto.

Por lo que como madre de adolescente cuarentañera alterada me permito darte un par de sugerencias:

La primera, no busques culpables para esto de la adolescencia, busca soluciones, busca castigos con chispa, busca reglas y límites pero no padres imperfectos.

En segundo lugar recuerda que el trabajo de padre se aprende todos los días y que eso que dice de que “nunca es tarde si la dicha es buena”, con los hijos también funciona.

En tercer lugar no compares, volvemos al sabio refranero español, que nos dice “las comparaciones son odiosas”. Y además te digo que pocos son los padres que como tu reconocen sus errores y sus fracasos a veces preferimos mentir y ser felices, o mentir para tocar las narices. Y es que nunca me he creído que en una clase de 27 mi hija fue la única rebelde, la  única que las liaba …

Y por último no olvides que todos los días ocurren cosas buenas y malas, de todas aprendemos, quédate con lo mejor y escoge lo positivo de tu aprendizaje con tu hijo.

Nunca dejes de buscar tu meta: ser una madre o padre responsable y amoroso, incluso si eso significa tomar decisiones y arriesgarte con sus consecuencias.

Marta Está Harta

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.