Aprendiendo

Aprendiendo

 

Esta maternidad fortuita,  que me ha tocado vivir  y con la que estoy aprendiendo tanto como disfrutando, está siendo toda una lección de “gestión de hijos” .    Y aunque no me haya tocado cambiar pañales , ni usar un sacaleches , sí me  ha tocado vivir una adolescencia de esas que podemos definir como rebeldes, con la que he pasado todas las etapas imaginables , desde la preadolescencia precoz , a los 11 años , de una niña que quería ser ya mayor y me mangaba tangas y sujetadores, a una adolescencia de esas de libro en la que pasamos por todas las fases : La de te odio mamá, la de no quiero estudiar , la de quiero salir , la de que pesada eres , la de nadie me entiende , la de de sois lo peor y yo una paria social , la de casi tengo 18 y hago lo que quiero.

Y ahora para rematar esta maravillosa etapa estamos viviendo el proceso de independencia de la adolescente, pero no porque la hayamos echado de casa , sino porque ha sido ella, al más puro estilo sajón , la que nos ha comunicado, a 5 días de la mayoría de edad, que se independiza. Dice que hora que tiene un contrato de 4 horas diarias en una cafetería ,y por la tarde va a sus clases quiere vivir la aventura de ser adulta. Y no sé muy bien como va a acabar todo esto , porque esto no es Alemania ni Reino Unido , donde los hijos se van de casa al cumplir 18 y empiezan su andadura vital , esto es España y mi adolescente como el 80% de los jóvenes españoles no está preparada para vivir sola y a las pruebas me remito. Después de darnos la noticia, sin opción a réplica , su padre y yo decidimos en nuestro pequeño cónclave que bien , que se fuera, que viviera en sus carnes lo que es ser adulta y pagar facturas ,  y lo que es mejor que aprenda a convivir con otros seres humanos, que no se lo van a permitir todo como en casa . Reconozco que no fue fácil decirle que estupendo , y hasta me dio pena la primera noche cuando se fue de casa con su almohada, su edredón , el Colacao y la Nocilla,  porque mucho independizarse pero se lleva el Colacao de casa y hoy ya ha llamado para ver si le podemos acercar otra almohada y unas sábanas . Y digo yo ¿no se estará llevando demasiadas cosas para un mes de independencia?  .

 

Comparte este post en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *