Archivo

Archivo para febrero, 2018
miércoles, 28 de febrero de 2018

Comunicación Vinculante.-

Con tus hijos adolescentes según he estudiado puedes mantener tres tipos de comunicación: La Comunicación Efectiva , que es esa conversación que inicias tu para lo que llamamos “poner límites y normas ” , vamos lo que viene siendo poner las cosas claritas, esta comunicación es en la que tu hijo adolescente sólo contesta con monosílabos y las famosas “caras”: Caras de paso, caras de déjame … Esta dicen los especialistas que no debe ser la única, porque sólo nos llevaría al cansancio y al enfrentamiento.

El segundo tipo de comunicación es la Comunicación Afectiva, que es cuando es tu hijo el que se acerca a ti para contarte algo, y que suele pasar en el momento no más oportuno ( fregando , conduciendo, o leyendo…) Esta es la “madre de las comunicaciones ” con tu hijo adolescente, según estos especialistas y es que es de la que vas a sacar más información de tu hijo, y ya sabes eso de que ” la información es poder”.

Y existe un tercer tipo, que es la Comunicación Vinculante, aquella que es superficial y que sólo sirve para unirte a tu hijo y ponerte nerviosa escuchando lo que escuchas. Normalmente es una charla cotilleo sobre la vida de otros adolescentes , que no te interesan lo más mínimo, pero que tienes que escuchar y participar para vincularte con ese adolescente, que es tu hijo. Y así cuando se le pase esto de la adolescencia podáis sentaros a tomar un café, pues ya estaréis muy vinculados.

Pues pensando en ese café y en que se la va a pasar lo de la adolescencia soy capaz de seguir al dedillo los cotilleos de mi hija y sus amigas , dignos del mejor culebrón venezolano. Y es que a la adolescente le gusta esto de la Comunicación Vinculante y todos los días me pone al día de los vaivenes de la vida amorosa de todas sus amigas ,  y a veces va más allá de lo amoroso.

Yo ya me conozco a todos los que están “superbuenos” y os comunico cuarentañeras del mundo que los gustos no han cambiado mucho. A las adolescentes les sigue gustando el prototipo guapito de cara de toda la vida , ese que tiene la nariz respingona de ratoncillo de Disney. Cada vez que me cuenta y me enseña fotos de los que son tan “supertíosbuenos”, no puedo evitar pensar en los superguapos de mi época , porque en mi época eran superguapos y no supertíosbuenos, , y en como están ahora. Entonces se lo cuento a la adolescente en plan sermón-moraleja de esas que hablan de que la belleza exterior se acaba y  que después sólo queda la interior. Y que la belleza interior a partir de los treinta se convierte en belleza exterior, porque hay más cosas que la nariz respingona. Y aunque ella me escucha, que para algo estamos vinculando, no me cree y me mira raro. Mientras  yo para mis adentros pienso en Paul Newman, ese si que era guapo, y cuan ingenua es la adolescencia.

 

 

Resultado de imagen de CHIP Y CHOP

Marta Está Harta

martes, 20 de febrero de 2018

Necesitamos un mundo para adolescentes.

 

superpop-01

 

¿Qué está pasando,que no somos capaces de construir un mundo para adolescentes?

Cuando yo era adolescente era igual que cualquier adolescente de hoy en día , de esos que salen en programas y sobre los que escribo tantos blogs. No quería estudiar, mis padres me caían mal porque me obligaban a cumplir con sus reglas. Mientras yo sólo quería fiesta  y sólo pensaba en los maravillosos chicos de mi clase , que vistos a día de hoy no tienen nada de maravilloso. Pero cuando yo era adolescente yo vivía en un mundo para adolescentes en el que había discoteca de siete a diez, en el que salíamos todos los adolescentes juntos y nos reíamos de nuestras cosas de adolescentes, en el que no existía ni el botellón,ni el after , ni el regeatton. En un mundo en el que nos enamorábamos con edulcoradas canciones de los Hombres G y no con canciones porno de algún que otro portoriqueño gangoso. En mi mundo de adolescente hablábamos de que queríamos ser de mayores, y de lo difícil del examen de mates y eso que muchos suspendíamos, que los adolescentes de hoy en día no han inventado la pólvora ni los suspensos..

Aquel era un mundo a nuestra medida en el que también cabía la juerga, los amigos y la vida de adolescente, en la que te enamoras y a los 6 días ya te has desenamorado, o ¿no?. Un mundo en el que la palabras sexo y drogas  , eran  tabú , aunque no hace falta que explique que existían

Creo que hoy más que nunca en el 2018 es necesario crear un mundo para nuestros hijos adolescentes , un mundo en el que no sean mini adultos  de  16 años, que llevan una vida loca. Un mundo en el que tengan una discoteca en la que ir de siete a diez y en la que bailar alguna de esas de exaltación de la amistad, y no de exaltación del sexo machista y denigrante. Un mundo en el que no tengan su teléfono, su tarjeta y su cita con el ginecólogo, así como si tuvieran 25 y un apartamento en Manhattan. Un mundo en el que los padres dejáramos de entender tanto, de justificar tanto y de proteger tanto . Un mundo de niños porque son niños , aunque se les deje entrar en una discoteca hasta las siete de la mañana , beber en el parque o pedir cita en el COF.

 

Melancólica y preocupada con las cosas que hay que ver y oír.

Marta Vidal Pardo

Coach Educativo

Marta Está Harta

miércoles, 14 de febrero de 2018

Marta Está Harta 2001

Empezaba el siglo XXI y servidora aún era jovenzuela de “vintenove”  cuando nació Marta Está Harta , como la mejor versión de Bridget Jones a la gallega.

Creo que podría recordar casi todo aquel monólogo, que empezaba contando el porqué y para qué de  la “braga faja” y terminaba con un contundente me cago en el amor. A día de hoy y ya con cuarenta y  bastantes sigo poniendo en duda los beneficios de la faja y es que las fajas no son mágicas, como nos hacen creer,  y no te reducen dos tallas así sin más. Las fajas lo que hacen es recolocar y apretar los michelines para que te abroche el vestido, aunque para ello puedas perder la respiración y en ocasiones la dignidad, ya que con una faja de las de verdad sentarse es complicado y caminar con soltura también.

En aquel monólogo hablaba yo también de los rituales de chapa y pintura de los sábados tarde, aunque ya os digo que no tenían comparación con los de la adolescente,  a los que ella llama  “make up” y “contouring”, pero que no deja de ser una sesión de chapa y pintura de toda la vida.

Este fin de semana de carnaval tuve reunión de adolescentes en proceso de maquillado, disfrazado y arreglado en casa, y observándolas volví a la Marta Está Harta del 2001. Entre contouring,  eye liner , cotilleos y risas,  de repente el drama.:  El DRAMA, con mayúsculas, a una de las amigas de la adolescente  le dejó el novio por WhatsApp a las nueve de la noche del sábado de Carnaval y después casi 5 meses, ¡que fuerte tía! . El drama fue máximo, tanto que la adolescente me llamó para que la aconsejará y tranquilizará con ese discurso de toda la vida de : “los hombres son tontos , ya verás que cuando pases de él vuelve, es que no se enteran de nada” . Mientras hablaba me daba cuenta que llevaba la friolera de 30 años con este discurso, 30 años “cagándome en el amor” y que nada había cambiado, que por muy modernas que sean las adolescentes, por mucho IPhone , redes sociales y demás , la escena es la de siempre:

La amiga abandonada lloraba amargamente, las otras la consolaban poniendo verde al mísero “abandonador” y animándola a salir porque no se iba a quedar en casa llorando, le decían que tenía que salir, ponerse guapa y ligar, este último consejo totalmente egoísta, porque si la dejada se negaba a salir , ellas tampoco podrían salir,  tendrían que acompañarla y consolarla. Pero era Carnaval y ocasión para salir hasta Dios sabe cuando, por lo que insistieron hasta que finalmente la convencieron y salieron dispuestas a arrasar y fastidiar al ex.  Pero desde su tierna adolescencia no sabían qué aquella era la noche del duelo, qué su amiga no iba a parar de llorar y que tendrían que volver mucho antes por qué la amiga dejada no estaba en su mejor momento. Y así tal cual lo predijo Marta Está Harta 2001 pasó y la adolescente volvió antes de lo acordado, y como una Marta Está Harta del 2001 sentenció eso de ” me cago en el amor”.

Imagen relacionada

Marta Está Harta

lunes, 5 de febrero de 2018

Resiste y Vencerás

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

En mi  relación con la adolescente tengo que tener clara la premisa de “quién resiste gana”. Y aunque suene fácil lo de resistir, os prometo que no es nada fácil resistir a los envites de un adolescente.

En esta entretenida tarea que es la de educar hijos.algunos padres nos encontramos, de repente, enfrente de unos hijos, que parecen no tener freno en imponer sus ideas para salirse con la suya. Y tanta es la insistencia que a veces por cansancio te dejas convencer de que su propuesta es la correcta, aunque sea un disparate,  y que quizás tú seas la intransigente.Y además a tu alrededor sólo escuchas esa manida frase de :”es que las cosas ya no son como eran., ¿entiendes?”   entonces, aunque no entiendas, aunque pienses que las cosas son como siempre fueron y que todos los adolescentes han cumplido, cumplen y cumplirán los mismos patrones. Y aún sabiéndolo tu haces por entender, y  te convences que hay que negociar, y que hay que hacer a los hijos felices , que los hijos felices te harán feliz a ti. Así que embriagada por los cantos de sirena te dejas ir y te dejas llevar por la teoría de la negociación, hasta que de repente te das cuenta que la única que negocia y que cede eres tú. Es en ese momento, en el que la realidad se estampa en tu cara,  y te das cuenta de que aunque tú hagas lo imposible por  mantener esa “falsa” felicidad con tus hijos,  ellos lo único que quieren es salirse con la suya, aunque ésto sea a consta de tu ya debilitada salud mental, la cual no les preocupa en absoluto,porqué los adolescentes son egoístas  y ególatras.Cuando en tu vida se cruza un adolescente no olvides que tu mayor mantra es: “resiste y vencerás” y para eso sólo necesitas una cosa, paciencia. No intentes otra estrategia, no intentes llevarlo a tu terreno, es imposible  tú sólo insiste y resiste, y al final vencerás. 

 

Marta Está Harta