domingo, 29 de marzo de 2020

De los creadores de “la adolescente” llega “amorcin”.

 

 

Amorcin es el nombre que le he puesto al novio de la adolescente ,  ella le llama bizcochito , pero me parecía poco serio yo como suegra y profesora llamarlo ” bizcochito” . Así que para mí son la adolescente y amorcin , o  ” los amantes de Teruel tonta ella y tonto él” , y que me perdonen,  pero esto del amor adolescente en tiempos de pandemia no deja de sorprenderme , directos de IG en el desayuno , videollamadas en la hora de la cena y eternas conversaciones nocturnas mientras ven Disneyplus. Nunca creí que Disney volvería a ocupar las horas muertas en la vida de la adolescente.

Pero lo mejor de todo fue este fin de semana,  que estaban de aniversario , tres meses  y han estado dando la “tabarra” , que querían verse .  A tanto llegó el insistir que me ví al teléfono con la madre de amorcín , que es bastante más dura que yo ,viendo las  posibilidades de que se vieran . Ella diciéndome que en su casa no había salido nadie , solo ella a la compra y que tenía todo perfectamente desinfectado, que no me preocupara que en su casa estaba todo ok. Yo mientras pensaba que quizás la mía no la había desinfectado tanto. Y que como tenemos perro y super en la acera de enfrente , todos los días caían dos mini paseos “por salud mental ” a por el pan y a pasear al perro,, eso sí con guantes y mascarilla . Y es más que yo soy tan inconsciente que dejaría ir a mi hija a pasar la tarde a su casa  con tal de tener yo una tarde de sábado tranquila, y de paso poder desinfectar su habitación , zulo  refugio o como lo queramos llamar.

La madre de amorcin me comprendió perfectamente, y yo comprometí a que la adolescente iría con mascarilla hasta allí y se la llevaría en coche ,  para evitar todo tipo de contacto con el mundo exterior. Todo nos pareció ok a la adolescente y servidora. Así que planeado el encuentro furtivo , pero al  final el padre de la  criatura  nos hizo ver la luz a todos y así que se acabó el sueño de una tarde tranquila .

Marta Está Harta

domingo, 22 de marzo de 2020

Y NO PARAMOS DE RECIBIR TAREAS DEL COLE…

 

Pues sí señores ,estamos viviendo un momento apocalíptico , de esos dignos de película de ciencia ficción y 24h después de que nuestro presidente anunciara el estado de excepción y la alarma sanitaria, por la que los cuarenta millones de españoles deberíamos de confinarnos en nuestras casas . A lo que iba , después de unas 24 horas escasas nuestros whatsapp y correos electrónicos se han llenado de tareas para nuestros hijos , que esto no son unas vacaciones, nos dicen de los centros escolares.

“Lunes, 7 de la mañana, suena el despertador, y no hay que ir a ningún sitio , pero ya ha llegado el mail del cole , o del instituto en él nos explican como va a ser el procedimiento de trabajo durante estos días : clases por videoconferencias, blogs con tareas colgadas , correos a nuestra disposición y todas las herramientas , que en nuestro caso mi hijo jamás utilizó “ , me dice una madre desesperada .

Todo es muy extraño. Los niños en pijama, no quieren vestirse y se escudan en una explicación totalmente lógica, para qué vestirse si no pueden salir. Y tú , mientras recoges las cocina , les explicas que ahora habrá que trabajar y estudiar en casa y que lo mejor para hacerlo es cumplir unas rutinas de horarios y decoro , que no vamos a andar por casa hechos un asco. Pero ellos, que están igual de descolocados que tú , su madre , siguen sin entender que tengan que cumplir con sus cosas de colegio , desde el salón de su casa y que tengan que vestirse a las 9 para hacer tareas online. Y mientras los chats de padres no son una ayuda estos días, entre millones de memes , la mayoría repetidos , recibes miles de noticias sobre como va la situación en el país , junto con los ejercicios y las protestas del día. Porque en este país lo de protestar está al orden del día , pero en tiempos de crisis más.

La principal protesta es el exceso de tareas y mails del colegio , bastante tenemos con lidiar las 24 h con nuestros hijos , con conseguir que se levanten con normalidad , se quiten el pijama, no pasen ocho o más horas delante de su play, como para ponerlos a hacer trescientas fichas de deberes . Y es que los niños y adolescentes están asustados , y los padres también. Y aunque intentamos entretenerlos y jugar con ellos, hay ratos que nos ven preocupados, la verdad , no son momentos de deberes , son momentos de familia, de actividades juntos , de juegos de mesa y de mucha comprensión.

Marta Está Harta

sábado, 14 de marzo de 2020

DE CUARENTENA CON LA ADOLESCENTE

La noticia del cierre de escuelas e institutos en Galicia la recibí en la estación de esquí de San Isidro (León) entre adolescentes emocionados pensando en su futuro mes de vacaciones , se abrazaban y reían pensando en las semanas que venían . Y es normal , no les vamos a pedir que sean conscientes de la crisis sanitaria que estamos viviendo . En el bus de vuelta iban todos emocionados pensando que ya no habría clases durante un mes , cuando de repente en plan “arruinasueños”, así me llamaba la adolescente hace años cuando le fastidiaba todos sus planes locos . Pues eso, en plan “arruinasueños” , les explique que esto no eran vacaciones que había que quedarse en casa , que no se debe salir. Pero lo que realmente les impactó es la noticia de que se cerraban bares y discotecas , se prohibían eventos y  conciertos , así que el plan que les quedaba era ” casa y familia”. Cuando acabé de arruinarles su sueño de vacaciones , me dí cuenta que yo tendría que pasarme 15 días , en principio , con la adolescente en casa si no son más . Y entonces  se me pasaron por la cabeza  las mil y una imágenes que me esperaban  en estos días : Adolescente rosmando , rosmando por que quiere salir , porque no hay bares , porque no hay tiendas , porque se aburre , porque ya no tendrá nada que hacer.

 

Dos semanas , como poco, viéndola  tirada en la cama y esta vez no podré decir nada , creo que  de esta va a darme el ictus , porque yo tampoco podré salir a tomar mi cafetito de alivio a la cafetería de enfrente. Dos semanas de comunicación vinculante con la adolescente , escuchando el “jo tía, es que no te enteras” ,  dos semanas  peleando por el google chromecast , solo hay uno en casa y ahora no podemos conseguir otro , y resulta que estrenan temporada de ÉLITE :

“Jo tía  , encima que tengo que estar en casa, ¿no voy a verlo?”.

Dos semanas con la matraca de que no es para tanto , e intentando salir para ver al novio o a la mejor amiga , aunque sea un minuto en la calle .

Creo que no me equivoco , si os digo que preveo una cuarentena cuanto menos entretenida, entre el encierro en general y la adolescente encerrada .

DIARIO DE UNA MADRE ENCERRADA CON SU HIJA ADOLESCENTE EN CASA .

 

 

 

Marta Está Harta

lunes, 24 de febrero de 2020

Desayunando .

Siempre os digo que el desayuno es un momento maravilloso para establecer contacto con nuestros hijos, no podría daros una explicación científica del porqué, pero sí puedo daros mi propia teoría basada en mi experiencia personal ,,  que es la siguiente:  En el desayuno en el 90% de los casos el monstruo de la adolescencia está aún dormido y con suerte el verdadero yo de nuestros hijos florece entre el azúcar del colacao y las tostadas.

A la adolescente el desayuno le sienta bien , aunque los primeros 5 minutos es mejor no hablarle mucho , pero pasados esos primeros minutos se puede hablar de casi todo. Hoy entre colacao , kiwi y tostada va y me pregunta : “¿tú qué crees que has hecho mal en cuanto a mi educación ?¿o piensas qué todo es culpa mía?” Ante semejantes preguntas me quedé sin palabras , qué decir , realmente algo de razón tenía  y no iba a ser todo culpa suya , a lo mejor sus padres habíamos hecho algo mal , ¿no os parece?.

En cuanto pasé los 2 minutos de shock le contesté que quizás no había sido lo suficientemente exigente con ella , en  cuanto a colaboración en casa y estudios . Quizás había sido demasiado blandita en darle responsabilidades como limpiar , y recoger sus cosas y ayudar en la casa . Quizás cuando con 16 años se volvió totalmente loca y le dió por dejar de estudiar , de ir a ballet y convertirse en una pequeña ni-ni, quise entenderla y llevar la paz a una casa que parecía un campo de batalla . Quizás me faltaron energías para estar enfadada y empoderada las 24 horas del día , porque cuando la adolescente tenía 16 años había que estar en alerta las 24 horas del día . Quizás me dejé llevar por cantos de sirena , y me convencí de que había que ser un poco más permisiva .

“Solo eso, pues entonces no soy tan mala hija”  – sentenció cuando acabé de hablar.

Y realmente no sé si esos fueron errores o aciertos , pero fueron elecciones muy meditadas , frutos de momentos de nervios, en los que me tenía que repetir todos los días eso de ” es mi hija y la quiero “.

 

Marta Está Harta

martes, 18 de febrero de 2020

El efecto mariposa.

 El efecto mariposa : su nombre proviene de las frases: “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” (proverbio chino) o “el aleteo de las alas de una mariposa pueden provocar un Tsunami al otro lado del mundo” así como también “El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”.

Pues sí  madres del mundo como profesora he podido confirmar lo que todas ya sabíamos , lo que todas intuíamos , y que aunque a veces nos asaltaban las dudas de que quizás nuestros hijos son los únicos adolescentes que sufren el ” extraño efecto mariposa” en su propio caos. Pero no, el caos es el habitat de nuestros adolescentes , necesitan desorden  , gritos , empujones y risas tontas para que su vida sea perfecta. y nosotras como madres con nuestras pequeñas acciones de madres somos capaces de provocar un “efecto mariposa”. Por ejemplo si como madre se te ocurre hacerles la cama , horror ,porque entonces no encuentran las zapatillas , os preguntaréis que tendrán que ver las zapatillas perdidas con la cama bien hecha , pues no lo sé., pero al parecer todo.  A que os suena eso de que tú eres la culpable de que no aparezcan las importantísimas fichas de inglés , que ellos sabían perfectamente dónde estaban , pero tú que entraste a la habitación y te llevaste los cuatro vasos , tres platos , y los restos de la pizza has conseguido que las fichas desaparezcan.

Y en el aula lo mismo, no se si os tranquiliza , pero con las “profes” pasa igual , si les das tres fichas perfectamente organizadas  con una carpetilla incluida las pierden pero conservan quinientos papelitos en su mochila del todo el trimestre , y la mitad de ellos rayados y dibujados  y no se te ocurra pedirles que limpien las mochilas porque entonces:  “profe, está perfecta y yo sé donde tengo todo”te dicen con una vocecita acusadora. Bueno todo menos las fichas ordenadas que les entregastes hace dos clases.

Marta Está Harta

sábado, 8 de febrero de 2020

Diario de una profe de Lengua , madre de adolescente y ahora suegra de mi alumno.

Empezamos el año y entre esos maravillosos propósitos de año nuevo está el de retomar el blog, que ya lo echo de menos, pero con todo he tardado un mes o dos en encontrar contenidos o story telling, como le llaman ahora.

En todo este tiempo me he dado cuenta de varias cosas : la primera que debería cambiar el título del blog y pasar de “Diario de una Madre de Adolescente Cuarentañera”, por “Diario de una Profe de Bachillerato casi cincuentona”. Lo segundo que la adolescente con sus 18 añitos recién cumplidos  sigue siendo la adolescente de siempre con las adolescentadas de siempre , pero con un carácter más agradable. Aunque me temo que lo del carácter es temporal y está asociado a esto de los amores adolescentes. Y es que la adolescente tiene novio , y como esta hija mía parece que ha venido al mundo para ponerme a prueba a mí y a mi paciencia. Porque en su nueva etapa , vaya por delante que me gusta mucho más está nueva etapa,  ha decidido hacerme suegra de uno de mis alumnos ,  y ahora que hacemos el susodicho y yo? , que nos vemos en clase para estudiar oraciones compuestas y después en casa gastando sofá y Netflix.

La adolescente , que aunque guerrera y petarda siempre fue simpática y redicha , me dice que me tengo que acostumbrar que aunque profe también soy su madre y eso es mucho más importante. Y como soy su madre ahora me toca darle clase a su novio . La cuestión va más allá , porque es que el alumno / novio de hija me parece bueno y encantador y basta que así sea para que esta relación no dure más que un par de hielos en un “dyc on the rocks”. Pero también cabe la posibilidad que como esta relación me pone nerviosa y consigue que me ponga tensa en mi propia casa,  pues que sea duradera , que no hay cosa que más le guste a la adolescente que ver que me pongo “nerviosa”.

Así que aquí estoy yo con este conflicto de intereses entre maternidad y docencia .

Marta Está Harta

domingo, 17 de noviembre de 2019

oKuPa

 

Pues sí queridas lectoras y lectores, tengo una okupa en mi casa y ya lleva un mes. ¿Recordáis la aventura en busca de independencia  de la adolescente? ¿Cuando se fue de casa con el bote de Cola-Cao? Pues bien está aventura duró 10 días exactos  ni uno más ni uno menos  y es que su plan hacía aguas por todas partes. Se había ido a vivir de alquiler con su compañera de trabajo a la casa de la abuela de esta, por lo que aunque la casa estaba vacía y en teoría se la alquilaban, no dejaba de ser una casa familiar ,  en la que entraba y salía la madre de la compañera  , que también era la casera y la jefa  . Así que la madre terminó “harta”de tanta adolescente y tanto amigo de las adolescentes y  las “expulsó de la casa y del trabajo” , por lo que de un día para otro ni trabajo , ni casa , ni independencia.

La adolescente volvió , con dos maletas , muchas bolsas , el bote de Cola- Cao y su compañera de aventuras , que no quería ir con su madre porque estaba muy enfadada. El plan inicial era que la okupa se quedaba un par de días pero ya llevamos un mes . Portar se portan bien ,  es más ahora veo claro que lo de los hermanos facilita la convivencia , enredan entre ellos y te dejan más tranquila.  Pero también ahora tengo dos adolescentes , que se duchan , desordenan , comen , entran y salen, y  aunque la casa ahora tiene mucha vida me siento o más bien nos sentimos un poco invadidos, echamos de menos eso del “nido vacío”.

 

Marta Está Harta

martes, 8 de octubre de 2019

Aprendiendo

 

Esta maternidad fortuita,  que me ha tocado vivir  y con la que estoy aprendiendo tanto como disfrutando, está siendo toda una lección de “gestión de hijos” .    Y aunque no me haya tocado cambiar pañales , ni usar un sacaleches , sí me  ha tocado vivir una adolescencia de esas que podemos definir como rebeldes, con la que he pasado todas las etapas imaginables , desde la preadolescencia precoz , a los 11 años , de una niña que quería ser ya mayor y me mangaba tangas y sujetadores, a una adolescencia de esas de libro en la que pasamos por todas las fases : La de te odio mamá, la de no quiero estudiar , la de quiero salir , la de que pesada eres , la de nadie me entiende , la de de sois lo peor y yo una paria social , la de casi tengo 18 y hago lo que quiero.

Y ahora para rematar esta maravillosa etapa estamos viviendo el proceso de independencia de la adolescente, pero no porque la hayamos echado de casa , sino porque ha sido ella, al más puro estilo sajón , la que nos ha comunicado, a 5 días de la mayoría de edad, que se independiza. Dice que hora que tiene un contrato de 4 horas diarias en una cafetería ,y por la tarde va a sus clases quiere vivir la aventura de ser adulta. Y no sé muy bien como va a acabar todo esto , porque esto no es Alemania ni Reino Unido , donde los hijos se van de casa al cumplir 18 y empiezan su andadura vital , esto es España y mi adolescente como el 80% de los jóvenes españoles no está preparada para vivir sola y a las pruebas me remito. Después de darnos la noticia, sin opción a réplica , su padre y yo decidimos en nuestro pequeño cónclave que bien , que se fuera, que viviera en sus carnes lo que es ser adulta y pagar facturas ,  y lo que es mejor que aprenda a convivir con otros seres humanos, que no se lo van a permitir todo como en casa . Reconozco que no fue fácil decirle que estupendo , y hasta me dio pena la primera noche cuando se fue de casa con su almohada, su edredón , el Colacao y la Nocilla,  porque mucho independizarse pero se lleva el Colacao de casa y hoy ya ha llamado para ver si le podemos acercar otra almohada y unas sábanas . Y digo yo ¿no se estará llevando demasiadas cosas para un mes de independencia?  .

 

Marta Está Harta

domingo, 29 de septiembre de 2019

Huelga de Madres.

 

El otro día en un café con otras madres de adolescentes , pues hablamos de nuestros adolescentes como era de esperar y entre los muchos temas que salieron a la palestra salió el tema del “desorden” patológico del 90% de losa adolescentes , que me atrevería de calificar de insano  y es que vivir rodeado de tanta porquería y desorden podría ser una razón de esas caras de malhumor que nuestros hijos pasean todo el día .

Hablando y hablando salió el tema de una madre canadiense , que hace ya unos años se hizo famosa por ponerse de huelga en su propia casa y negarse a limpiar , ni recoger .

Una madre frustrada se ha convertido en un éxito en Internet después de que se declarara en huelga durante seis días. Jessica Stilwell se negó a limpiar lo que ensuciaban sus tres hijas. Esta madre canadiense, harta de limpiar lo que desordenaban sus hijas, lanzó un blog para contar lo que ocurría durante esa huelga.

Que ideaza la de la canadiense ,  ¿y si nos ponemos en huelga de recoger calcetines , calzoncillos , bragas , restos de comida y cosas varias tiradas por el suelo? . ¿Y si para que se note más que estamos de huelga nos negamos a cocinar comida basura y nos pasamos al realfooding ? ¿ Y si hacemos una huelga de madres taxistas ? ,  Las ideas iban surgiendo  a un ritmo trepidante entre risas y risas , y eso que solo tomábamos café.

– Pero si estamos en huelga , estamos en huelga y o podemos caer ante los mamis , mamas, y los joooo mamaaaa. Que nos conocemos , que todas mucho hablar y decir y al segundo mamá,  ya estamos a la orden , no vaya a ser que a nuestros hijos les de un patatus porque su mamá no les lleva el vaso de agua .-  les dije yo muy seria , y es que me las conozco , que todos funcionamos igual. Cuando estamos en la calle y en grupo todas empoderadas . Pero al llegar a casa a los tres mamis nos derretimos y volvemos a las mismas , a recoger ropa interior sucia y cocinar bacon , aún pensando que es una porquería .

Vayamos pues a la huelga

Vivan las madres empoderadas

 

 

 

 

Marta Está Harta

sábado, 31 de agosto de 2019

LA CASA DE LOS DEMÁS MOLA MÁS .

 

Resultado de imagen de adolescentes en urbanizacion

La adolescente está pasando estos últimos días del verano en casa de su prima , aquí al lado ,pero está como si estuviera en ” Jolibud”. Y es que Santiago es mejor que Lugo , más bonito, más guay , hay más gente , más guapos, y nunca llueva, este dato último me hace sospechar de la visión distorsionada de la realidad., que tiene la adolescente. Ahora dice que no quiere saber nada de  Lugo, ni de su casa ,  que si tiene que volver se muere , me dice sacando a relucir sus dotes dramáticas,. “En serio mamá, no quiero volver, porque no te alquilas un chalet en la urba “, me ha dicho en la última llamada. No sé si piensa que es posible que  toda una familia se mude porque ella no quiere volver , o  solo lo dice en plan drama, que ella es muy de dramas . A todas las que tenéis hijos adolescentes os suena esto que os cuento , seguro que os suena  eso de que las casas de los demás molan más , las otras madres son más enrolladas y simpáticas , los otros padres más guapos y guays y ya no te digo la casa de los otros , que es más grande , mas bonita y más de todo .  Y es que durante la adolescencia los demás son lo más , valga la redundancia, y lo de casa de toda la vida es una patata. Tú, su  madre, que la aguantas , la alimentas , y llevas 17 años al pie del cañón eres un pringada , porque “mira que es enrollada la madre de fulanita que va a salir a con nosotros a la verbena , ella si que sabe”, me dice . Y mientras yo pienso que a esa madre tan enrollada , algo le tiene que pasar si se ofrece para ir a la verbena con una pandilla de adolescentes enloquecidas . Entonces mi subconsciente de madre “no enrollada”  me traiciona y le pregunto a mi hija : “¿y beberá del botellón?,” y e mi hija me mira como si yo fuera además de no enrollada  subnormal  y me dice . ” que va , nos invitará a unas copas ” Entonces pienso que esa madre no existe , que mi hija miente , que es imposible que una madre se ofrezca a llevarlas , invitarlas y aguantarlas . Eso ya me parece demasiado. Va ser que la madre enrollada es una leyenda , como la de que “todos lo hacen”:

Marta Está Harta