9 noviembre, 2018
por Marián Cobelas
0 comentarios

Avanza, tu momento es justo ahora…

A lo largo de la vida atravesamos distintas situaciones que nos dejan anclados a diferentes sentimientos: un recuerdo negativo, resentimiento, dolor, ansias de venganza, falta de aceptación, etc. Ninguno de nosotros está libre de haber vivido una ruptura, una perdida, un desengaño, una desilusión, un fracaso… Estas experiencias forman parte de nuestra existencia y son las que forjan nuestra manera de sentir y ver la realidad a la que nos enfrentamos cada día.

No obstante, en ocasiones nos quedamos anclados a esa sensación que nos atrapa y que cada día pesa más y más hasta que llega a convertirse en una gran bola de nieve que no podemos contener y que nos impulsa a actuar muchas veces de forma inadecuada e incluso poco respetuosa hacia nosotros mismos y hacia los demás.

En esos momentos es nuestro ego el que toma el control de nuestra nave y pensamos que solamente siendo fiel a ese sentimiento de “por aquí no paso” es como nos hacemos valer, cuando la realidad es que únicamente lo que estamos consiguiendo es hacernos daño y no avanzar.

Dicen que el tiempo lo cura todo… cuando la realidad es que solo nos ayuda a mirar las cosas con perspectiva. La verdad es que lo que realmente puede curarlo todo eres tú. Sí, tú, tu fuerza de voluntad, tus ganas de progresar es lo único que puede hacer que tu mundo cambie. No existe otro instante que el ahora. El mañana es incierto. Hoy es tu momento, vuela. Rompe las ataduras que te tienen anclado al dolor. Perdona, suelta, olvida y camina hacia delante. Comprobarás que viajar sin equipaje te permitirá llegar más lejos. No es fácil. De eso estoy segura, pero lo importante es que sí es posible. Hazlo. No dejes que te detengan las excusas, tu ego, las circunstancias externas, y camina.

Acepta lo ocurrido. Permítete ser humano y, por tanto, imperfecto. Muchas veces cuando un acontecimiento negativo llega a nuestra vida no somos capaces de pasar página porque nos negamos a aceptar lo que estamos viviendo. Perdemos nuestra energía en culpabilizar a los demás de lo que ocurre o simplemente pensamos que si no admitimos lo que sentimos es como si no estuviese ocurriendo. Acéptalo. La vida es un camino imprevisible con tramos llanos, pero también con algunos baches. El aprendizaje reside en vivir lo que toca en cada momento y no aferrarse al pasado o a lo que estará por venir. Cada día es un comienzo nuevo con una nueva oportunidad. Disfruta.

Mira tu situación con perspectiva. Sí, acepta y revisa lo ocurrido desde un nuevo enfoque que te permita encontrar el aprendizaje que nos ofrece ese nuevo desafío al que nos estamos enfrentando. Transforma el problema en un reto. No puedes cambiar la situación, pero sí cómo reaccionas ante lo ocurrido.

Por último, busca un objetivo. Pregúntate qué quieres conseguir, a dónde quieres llegar, cómo te quieres sentir y qué necesitas hacer para conseguirlo. El tener un sitio al que dirigirte es lo que nos permite avanzar y pasar página. Haz que el objetivo sea exclusivamente tuyo, no te entretengas en venganzas, rencores o emociones que te impidan caminar sin ataduras. Solo podrás ser feliz dejando a un lado tu ego, viviendo en el aquí y el ahora y mirando hacia delante con ilusión.

Todos somos humanos. Nos equivocamos y muchas veces más de lo que nos gustaría, pero aprender de los errores es lo que nos permite crecer. Date una oportunidad, te lo mereces. Comienza a vivir desde el amor hacia ti mismo y hacia los demás. Deja atrás el miedo a perder, a sufrir, a que te hagan daño o a fracasar. No puedes controlar o cambiar a los demás, pero sí puedes vivir cada día como desees hacerlo, sin sentir que llevas el peso del odio o el miedo en tu espalda.

Marián Cobelas

www.mariancobelas.com


 

“Un hombre no es más que el producto de sus pensamientos. Lo que piensa, es en lo que se convierte”

Gandhi


 

9 noviembre, 2018
por Marián Cobelas
0 comentarios

Dos sencillas herramientas para mejorar la comunicación con tus hijos…

Cuando pensamos qué necesitamos para cómo conseguir una comunicación efectiva, nos damos cuenta de que son muchos los factores implicados en el proceso. Sin embargo, lo que en un principio puede parecer demasiado complejo, se simplifica enormemente cuando conocemos recursos que nos permiten llevar a cabo de nuestra tarea desde la conexión y, sobre todo, pensando en los enormes beneficios que estas aportan a nuestras relaciones personales.  Leer más →

9 noviembre, 2018
por Marián Cobelas
0 comentarios

“Levántate que no fue nada, no seas un llorón”

“Levántate que no fue nada, no seas un llorón”… ¿Alguien ha oído esta frase alguna vez cuando era pequeño? Me atrevería a vaticinar que más de la mitad de los adultos la hemos escuchado en alguna ocasión siendo niños y, además, me arriesgaría a asegurar que también la hemos dicho alguna vez a un niño siendo adultos. Sí, quizás en un principio nos puede parecer algo habitual, sin mayor relevancia, pero… ¿qué pasaría si el que se cae en el medio de la calle es tu pareja, una amiga o simplemente un desconocido que ya ha alcanzado la mayoría de edad?

Leer más →

9 noviembre, 2018
por Marián Cobelas
0 comentarios

Cuídate si quieres cuidar…

Tiempo, uno de los “bienes” más codiciados en la sociedad actual. Parece que a ninguno nos sobra y eso hace que tengamos que establecer “prioridades” entre todo lo que debemos hacer en nuestro día a día. Lo curioso es que, entre las 4 patas que sostienen nuestro taburete emocional -responsabilidades, familia-pareja, el yo y la vida social-, normalmente nos dejamos a nosotros mismos en el último o, con suerte, en el penúltimo plano.    Leer más →