Música para iguanas y astronautas (Kelly Link, Seix Barral)

| Sin comentarios

 

linkLO QUE resulta obvio es que Kelly Link (conocida aquí ya por Magia para lectores, también en Seix Barral) no es una autora convencional. Seguramente, tampoco sus lectores. Más allá de la vida corriente de esta mujer de Miami (también editora) laten historias que se bifurcan, se disocian o se encabritan, jugando con los cuentos de hadas tradicionales o con Alicia en el país de las maravillas. Su trayectoria es larga en los Estados Unidos, y ha sido premiada en numerosas ocasiones. ¿Qué hace Link con los cuentos? Someterlos a presiones increíbles, a filtros inesperados, a encantamientos del lenguaje. Los nueve cuentos que integran este libro, A mí no me engañas (en inglés titulado Get in Trouble), abunda en ese gusto por la sorpresa, por la presentación de personajes de buenas a primeras, por la mezcla entre lo doméstico, incluso lo banal, y lo fantástico. Link conoce muy bien los materiales literarios (no le importa citar influencias, como Cheever), y sabe hacerlos aflorar, como una mina de oro, en los momentos en los que se divierte engatusando al perdido lector. Ella es, después de todo, la que manda, como diría Humpty Dumpty. Que haya una convención de superhéroes, gemelos malvados o que aflore el mago de Oz (siempre la magia), no puede parecernos extraño, y menos en relatos poblados por unas adolescentes: porque todo está ahí, más allá de la puerta, si uno sabe mirar. Muchos creen que Link hace una especie de fantasía friqui. Bueno, tal vez sea una forma de llamarlo. Lo que está claro es que ese lado fantástico que brota en lo aparentemente común inunda sus cuentos de humor y, todo hay que decirlo, de melancolía.

 

A mí no me engañas, Kelly Link, Trad. de Maia Figueroa, Seix Barral, 2015, 348 págs. 19 €

 

 

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.