Yukio Mishima (y Ortega)

| Sin comentarios

vestidos-de-nocheEl exquisito tratamiento que Alianza Editorial viene haciendo a la obra del japonés Yukio Mishima (1925-1970) continúa ahora con la publicación de ‘Vestidos de noche’, un viaje al Japón elitista en que, de una manera notablemente irónica, Mishima analiza las relaciones amorosas, pero también la alta sociedad. Mishima es un autor tan controvertido como genial. Mucho se ha escrito sobre el él, sobre todo a raíz de su suicidio ritual, que llevó a cabo el mismo día en que envió la última parte de la tetralogía El mar de la fertilidad (también en Alianza), titulada ‘La corrupción de un ángel’ a su editor, y que se publicaría, como es natural, póstumamente. El ‘seppuku’ de Mishima puso punto final a una vida profundamente literaria, con tantas aristas, con tantas interpretaciones, que resulta imposible definir lo que representó Mishima en apenas unas líneas. Suerte que podemos contar con su obra que, como digo, se encuentra en gran medida publicada, en excelentes versiones, por Alianza Editorial. Este cuidado editorial tan especial para con la obra de Mishima está más que justificado. Nos encontramos ante un personaje singular, importantísimo en la cultura japonesa del siglo XX, que no deja indiferente a nadie. Con una educación especial y elitista, estuvo en contacto con lo más granado de la sociedad nipona, pero, al tiempo, abominó de muchos de sus planteamientos y defendió la vuelta a la pureza, a la tradición, al viejo orgullo. Los textos de Mishima son una piedra angular de la literatura de su país, no sólo por su calidad, a menudo extraordinaria, sino por su significación humana e intelectual. En ‘Vestidos de noche’ no encontramos quizás al Mishima más profundo, ni más existencial, sin al más irónico y también más cercano a la descripción de los usos y costumbres sociales. Mishima escribe con una gran belleza, con un dominio increíble de las situaciones y de los personajes. Aunque una parte de su obra fue alimenticia, sus obras centrales resultan muy relevantes y reveladoras del espíritu humano. ‘Vestidos de noche’ es una novela escrita con gran elegancia, con gran estilo. Una pieza sutil y brillante, que se publicó primero por entregas en la revista ‘Mademoiselle’, a mediados de los años 60. La novela, que habla de matrimonios concertados, con la señora Takigawa de fondo, como gran urdidora de la boda entre su hijo y Ayako, de la fascinación por las fiestas de la alta sociedad, del lenguaje del glamur y la vida regalada. Una mirada al fondo de ese difícil equilibrio entre el Japón más tradicional y el Japón más occidentalizado, un mundo que Mishima conocía muy bien y que aquí, a pesar de la sencillez de la trama, alcanza cotas de gran elegancia literaria. Y ello gracias a la traducción desde el japonés de Carlos Rubio y a la evidente y muy elogiable apuesta de Alianza Editorial por la figura de Mishima. Los ensayos reunidos por José Ortega y Gasset en ‘Meditaciones del Quijote’, que ahora se recuperan en esta magnífica edición conmemorativa del centenario de la obra, publicada conjuntamente por la Residencia de Estudiantes (donde vio la luz originalmente), la Fundación Ortega-Marañón y Alianza Editorial, siguen siendo muy válidos hoy en día. La gran elegancia como ensayista de Ortega esta fuera de toda duda. Ortega es consciente de los cambios que necesita España, pero, como asegura Javier Zamora Bonilla en el estudio que, junto a la edición crítica de José Ramón Carriazo, acompaña esta obra, no pretendía “hace una enmienda a la totalidad de la cultura española”. Sin embargo, es la crisis de la modernidad lo que hace pivotar el pensamiento orteguiano, que halla confortable y dialéctico acomodo en las lecciones de El Quijote. En el momento de empezar la Gran Guerra, Europa había dejado de ser la solución para convertirse, como España, en un problema. La armonía del universo y la armonía interior del hombre deben darse la mano para lograr un cambio verdadero. “Para atajar la crisis había que idear nuevos fundamentos filosóficos”, leemos. Y así lo escribía Manuel Machado sobre Ortega. Quizás habría que pensarlo en esta crisis que también hoy nos acorrala. / JOSE MIGUEL GIRALDEZ

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.