HR Outsourcing

HR Outsourcing

Fuente imagen: https://hungaryssc.wordpress.com/tag/ssc/

En 2011, IBM y Air Canada cerraban un multimillonario acuerdo por el que la compañía canadiense cedía la gestión de gran parte de sus funciones de recursos humanos al gigante americano. El acuerdo se entendió como parte de la estrategia de expansión que IBM estaba llevando a cabo en ese campo.

Durante los últimos años nos hemos ido acostumbrando a toparnos en los diarios económicos con noticias sobre el “outsourcing”.  “Outsourcing” o subcontratación hace referencia al contrato que una empresa realiza a otra para que ésta lleve a cabo determinadas tareas que, originalmente, estaban en manos de la primera. El campo de los recursos humanos no se ha mantenido ajeno a este fenómeno. De hecho, muchas de las funciones desempeñadas tradicionalmente por los departamentos de RRHH han ido pasando de manera progresiva a ser responsabilidad de las subcontratas. En Canadá, Benefits Canada anunciaba hace unos años que el 59% de las empresas canadienses subcontrataron parte o todos los servicios de RRHH a empresas externas y otro 10% planeaba hacerlo en los próximos 2 años.

Esta tendencia nos hace preguntarnos: ¿Es este un fenómeno imparable?

Las empresas utilizan la externalización para ahorrar dinero y ganar en eficiencia. Con frecuencia, eligen subcontratas que prometen un servicio de igual o mejor calidad a un precio menor. Otro de los motivos del “outsourcing” es el acceso a un conocimiento especializado a un precio económico. Las empresas buscan externalizar sus servicios a compañías que poseen un conocimiento profundo de la función subcontratada. Por último, algunos negocios justifican la subcontratación debido a presiones del mercado y/o la competencia.

En Norteamérica, la funciones de RRHH más frecuentemente subcontratadas son: la gestión de nóminas, beneficios, planes de pensiones privados y de sucesión, la selección y formación y desarrollo.

Sin duda alguna, la prospectiva de una reducción significativa de costes gracias a la subcontratación es un plato apetitoso para toda empresa. No obstante, el fenómeno se enfrenta también a numerosos desafíos: deficiencias en la gestión de la calidad, violaciones de seguridad o un pobre servicio de atención al cliente son algunos de esos retos.

Así, un proceso de externalización exitoso debería seguir las siguientes recomendaciones:

  • Antes de subcontratar, asegúrese de que la empresa dispone de los recursos necesarios para llevar a cabo la función que se le va a encomendar. Cerciórese también de que cumple con la legalidad en cada uno de los servicios que ofrece.
  • No externalice funciones que demanden unas fuertes medidas de seguridad.
  • Busque oportunidades para externalizar tareas en áreas donde la empresa pueda crecer y desarrollarse (por ejemplo, aliándose con una empresa de expertos que le permita abrir nuevos mercados).

Para concluir, si bien, tras la gran recesión de 2008-2009 se prometió una refundación del capitalismo, no parece que las cosas hayan ido en esa dirección. Es cierto que ciertas empresas han dado marcha atrás a sus planes de externalización debido, en otras cosas, a esos desafíos mencionados más arriba. Con todo, a día de hoy, el “Outsourcing” parece un tren en marcha sin previsión de parada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *