4 cosas que puede que vivas si trabajas en Canadá

4 cosas que puede que vivas si trabajas en Canadá

Fuente Imagen: http://www.where.ca/blog/check-in/canada-exports-hospitality-to-britain-for-the-london-olympics/

No existe el mercado laboral perfecto. Más lejos estamos aún de encontrar la fórmula mágica que, de ser aplicada, garantice a cualquier empresa un puesto perpetuo en la lista de Great Place to Work.

Las buenas prácticas que siguen, funcionan en las empresas concretas en las que son aplicadas y proporcionan a éstas una cierta ventaja competitiva en el particular mercado laboral en el que se mueven. Sobre si serían trasladables o no al mercado laboral español, eso, es harina de otro costal.   

1. Haciendo piña:

Antes de iniciar el día, toda la empresa se reúne en un espacio físico que facilita la interacción. Durante los 15 minutos que dura esta junta informal, se anuncian las novedades del día. Lo curioso es que el principal objetivo de la reunión no es ese. Cada día, uno de los empleados debe compartir con el grupo una anécdota divertida.

Se busca comenzar el día de buen humor, potenciar la cohesión del grupo y, de paso, desarrollar una competencia básica en el mercado laboral canadiense: la habilidad de hablar en público.

2. Compartiendo resultados

Una vez al mes, el equipo directivo convoca a todos los empleados para hacer balance de los resultados del mes. Todos los empleados saben de antemano los objetivos marcados. Durante la reunión se proporciona, con cifras concretas, el grado de consecución de las metas impuestas y se explica por qué esos objetivos son importantes para todos. Los empleados con mejores resultados además de ser reconocidos públicamente, reciben una serie de beneficios adicionales.

Si alguno de los objetivos clave necesita de un nuevo enfoque para ser alcanzado, en los días posteriores, el director de área divide a la plantilla en grupos de trabajo. Con cada uno de estos grupos, durante una reunión, se comparten las mejores prácticas de los empleados de mayor rendimiento en ese objetivo concreto.

3. Comida de agradecimiento

Si algún mes, los resultados de la empresa superan las previsiones, el equipo directivo organiza una comida para reconocer a los empleados el trabajo bien hecho. Es el propio equipo directivo el que cocina y sirve a los empleados como muestra de agradecimiento. La comida se organiza en horario laboral, en el tiempo disponible para comer.  

4. Feliz cumpleaños

Por último, otro guiño a los empleados es la celebración de los cumpleaños. Cada 3 meses, se convoca a los empleados que han cumplido años en ese período. En horario laboral, se disfruta de un almuerzo con tarta de cumpleaños incluida. La celebración suele estar presidida por un alto directivo que se dirige a cada uno de los asistentes por su nombre de pila. En ocasiones, se aprovecha el acto para animar a los empleados a compartir sugerencias sobre cómo mejorar las cosas y acercar la voz del cliente al equipo directivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *