San Pedro, probablemente el mejor barrio del mundo

| 21 comentarios

Si hace tres meses escribí que Santiago era la aldea más grande del planeta, creo que es de justicia que hoy, 29 de junio y día de San Pedro, mencione que el barrio compostelano que lleva ese nombre es, probablemente, el MEJOR BARRIO DEL MUNDO.

Pero el barrio de San Pedro no sólo es especial por ser la puerta del Camino Francés, por donde la mayoría de los peregrinos entran a Compostela, o por sus estrechas calles de adoquín y eternos baches innumerables veces reparados, o porque la Rúa de San Pedro sea una de las calles con más vida de la ciudad.

Si bien la etiqueta de “barrio de moda” es algo reciente; lo que realmente ha hecho desde siempre del San Pedro un lugar tan especial ha sido su GENTE y su AMBIENTE.

Aunque a mí me toque ahora echarlo de menos desde el extranjero, yo tuve la gran suerte de crecer en ese barrio en una época en la que tod@s teníamos “amig@s de la calle”, con l@s que jugábamos verdaderos partidazos de fútbol que únicamente eran interrumpidos, (muy de vez en cuando), por el coche de algún vecino o por alguna madre que llamaba a la hora de cenar.

Recuerdo que hasta teníamos un velódromo cuyas pistas transcurrían por Campo del Horno, Chufas, Lagartos y Fraguas. Mientras algún amiguete medía el tiempo en el cronómetro de su flamante Casio de pulsera; los demás nos jugábamos uno a uno el físico en nuestras bicicletas ante unos conductores que ignoraban en su regreso a casa nuestras apasionantes competiciones contrarreloj.

En aquella época cada calle, por muy pequeña que fuese, hacía su propia “cacharela”, e incluso rivalizábamos para ver quién conseguía más cajas de madera para quemar en la hoguera.

¡Si es que en el propio barrio incluso teníamos rivalidad deportiva entre el CD Belvís y el San Pedro FC!

¿Cuántas horas de mi vida habré pasado en el Centro Xuvenil Don Bosco o jugando en la calle a las canicas, los trompos, los estilos o a “Huevo, pico, araña”?

También recuerdo un Bonaval donde todavía se podían encontrar restos de cadáveres del antiguo cementerio o como nuestros padres nos aconsejaban que no fuésemos al centro por el callejón de las Trompas, o el peligroso terraplén de la Trisca cuando todavía no era parque…

¿Cuántas veces habremos usado la Cruz de San Pedro como punto de encuentro ignorando que es todo un señor Crucero de piedra del siglo XIV?

A pesar de que a mí hoy me toca ver las fotos desde la morriña alemana, leyendo el programa de las fiestas que ha presentado con tantas ganas la Comisión, me alegro de ver que el barrio está más vivo que nunca, y me gustaría aprovechar para desear a tod@s  un feliz día de San Pedro y unas mejores fiestas.

BOAS FESTAS DO BARRIO!!!

21 comentarios

  1. Pingback: Un año más, San Pedro en el extranjero | La generación de la burbuja

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.