Actualidad

Ya tenemos 4G en Santiago


Foto: betazeta.com
Si, ya tenemos 4G en el móvil. El corazón palpita cual patata frita para los picheleiros más frikis o los más techies (incluidme en el grupo que queráis, course!).
Reconozco que esta noticia no es estrictamente educativa… ¿o si?. Esta semana estuve fuera de Santiago y se me dio por activar el servicio 4G; el procedimiento fue el ordinario: primero llamé a Movistar para que lo activasen. «Bo día, aténdelle María dende Carballo en que podo axudarlle»… ¡¿Cómo?! ¿Me lo puede repetir? ¿María?¿Carballo?¿Galego?¿Movistar? Pois si. Debe ser política de márketin. Al grano: como decía, primero llamé a Movistar y luego lo activé en la configuración de mi teléfono.
Cual fue mi sorpresa al volver a casa que el entrañable icono de la cobertura 4G permanecía activo y que, además, el test de velocidad arrojaba un dato real de, nada menos, 46 megas por segundo.
Al comprobar el funcionamiento del teléfono y ver, con cierto estupor, que la navegación por internet resulta tan rápida y fluida como trabajar con una aplicación cualquiera instalada en el teléfono, concluí que la diferencia entre trabajar en el aula offline y online ya no existe. Con las posibilidades educativas que ello conlleva.
Esto me hizo reflexionar seriamente sobre lo que llamamos la «brecha digital» educativa y, por desgracia, sobre las diferencias que permanecen per sécula entre el rural y el urbano. Otrora el acceso, la luz y el transporte. Hoy en día, la rutilante velocidad cibernética.
Mientras la técnica ya nos permite que en las ciudades todos los alumnos tengan tablets en el aula (recordemos que fue el regalo infantil de moda en las navidades pasadas) cuyas aplicaciones funcionan a la misma velocidad tanto conectadas a internet como no, nos encontramos con que tan sólo a 15 kilómetros de Santiago (en Teo sin ir más lejos, no hace falta alejarse a un lugar recóndito) la velocidad de internet es algo así como 80 veces inferior (dato real) y abrir determinadas webs educativas con apps interesantes para los niños puede llevarte minutos. Ahí queda la reflexión.
DEBATE: abro debate acerca de las cuestiones aquí formuladas. ¿Permanece la brecha digital entre el rural y el urbano?¿Estamos preparados los docentes para la tecno-generación ?

5 comments on “Ya tenemos 4G en Santiago

  1. Marga Dorribo

    Pois eu penso que as diferenzas entre o rural e o urbano, por desgraza, nunca deixarán de existir… mais coido que non será precisamente polo acceso ás tecnoloxías.

  2. Lois

    Sen dubidalo, hai moitas variables q merman as posibilidades do ensino no rural, pero coido que xustamente a escola leva a cabo un papel compensador moi importante, convertindose nunha fiestra que se abre ao mundo dixital cando nos fpgares non contan con esas posibilidades.

  3. iriag

    Eu coido que convén desmitificar tanto a brecha dixital coma as diferenzas entre o rural e o urbano. É certo que existen, máis as consecuencias que isto ten no eido educativo non me parecen, para nada, relevantes. Acaso un rapaz que non teña móbil malchamado intelixente non pode ter o mesmo acceso aos coñecementos e á cultura? Sexamos conscientes da realidade cotiá: os cativos empregan os teléfonos para xogar e entrar nas redes sociais. Non o usan para outra cousa. O seu emprego como ferramenta educativa é anecdótico.

  4. Chicha Mato

    Como lle acabo de poñer a un compañeiro voso noutro artigo, eu son unha profe moi clásica nese sentido e empregar os métodos máis tradicionais na aula fai que esas diferenzas ás que se alude no artigo, simplesmente, non existan.

  5. Chicha Mato

    jajajaja! Moi bo o da «tecno-generación». Repito, para min, non existe. Bueno, mellor dito sí que existe, pero co plantexamento da aula que eu fago non ten repercusión.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *