El nuevo MeinSchiff2 toca Coruña en su viaje inaugural

El nuevo MeinSchiff2 toca Coruña en su viaje inaugural

A Coruña, 6 de febrero de 2019 – El Puerto de A Coruña ocupa ya un lugar preeminente en el cuaderno de bitácora del buque Mein Schiff 2 New, que realizó el primer atraque de su escala inaugural en el Muelle de Trasatlánticos. Tras dos días de navegación desde el puerto de Bremerhaven (Alemania), los pasajeros estaban “deseando tocar tierra”, como explicaba el capitán del buque, por lo que prácticamente todos han salido a pasear por A Coruña, donde permanecerán hasta las seis de la tarde.

El capitán del Mein Schiff 2 New celebró la primera recepción a bordo de este moderno buque de la compañía alemana Tui Cruises, y el séptimo de una saga iniciada en 2009. El barco es hermano del Mein Schiff 1, que el pasado año visitó el Puerto de A Coruña. Ante el éxito de este destino por parte de su fiel pasaje, cien por cien alemán, así como la calidad del servicio ofrecido tanto por la Autoridad Portuaria como por la consignataria Rubine, la naviera repite experiencia con la ciudad de A Coruña encabezando una ruta atlántica que proseguirá en Portugal, Andalucía y Canarias.

El crucero llegó en torno a las siete de la mañana, con 2.130 pasajeros a bordo. A lo largo de la jornada embarcarán en A Coruña un total de 50 pasajeros que no pudieron hacerlo en Alemania por incidencias meteorológicas. Con estética contemporánea y amplias y diáfanas estancias, el Mein Schiff 2 New representa una nueva generación de buques de la compañía, al añadir 20 metros de longitud en comparación con los modelos anteriores. Además, incrementa su ocupación. Destacaba el capitán como anécdota que la construcción del buque se adelantó en dos meses sobre el plazo previsto para la finalización de la obra.

Este crucero se suma a las más de 120 escalas que recibirá este año el Puerto de A Coruña, que volverá a batir su récord, con unos 190.000 cruceristas, superando el techo alcanzado en 2017, que cerró con algo más de 184.000. A esta cifra se sumará la de tripulantes, unos 75.000, que elevarán la cantidad de viajeros que llegarán por mar a la ciudad de A Coruña a unas 265.000 personas.

El impacto económico se calcula en torno a 15 millones de euros, incluyendo tasas y tarifas portuarias, gasto realizado por pasajeros y tripulantes, así como pagos a turoperadores, transportistas o provisiones. Además, la consolidación de A Coruña como puerto líder de la cornisa cántabro-atlántica, desde Lisboa hasta Francia, tanto en número de cruceristas como en escalas, sigue impulsando la imagen internacional como destino turístico y como puerto crucerista de primer orden.

MIS IMPRESIONES

El mercado alemán es el segundo de más volumen en Europa, en lo que a cruceros se refiere. El fuerte arraigo de sus cruceristas a l0s cálidos mares de Canarias y Baleares, hace que navieras como Aida y TUI a la que pertenece el nuevo Mein Schiff2, tengan una cierta actividad incluso invernal, a nuestras aguas. El capitán Kjell Holm, nos recibe el espectacular Diamant Bar de la cubierta 5, y nos pone al día con las particularidades del barco. 

Salido del astillero Meyer Turku, y en camino a los fastos inaugurales que se iban a celebrar en Lisboa, con la cantante Carolin Niemczyk como madrina, es una gran y moderna nave de 115000 toneladas, capacidad para 3132 pasajeros, alojados en 14 cubiertas en donde podemos encontrar una infinita gama de servicios como 12 restaurantes y bistros, 15 bares y salones y 20500 metros cuadrados de cubiertas exteriores. Destaca su spa de 2400 metros cuadrados. 

Nada más entrar en el barco, percibimos la sensación de ser algo completamente diferente. Moderno, vanguardista y vital. Muy alejado de las excentricidades de Aida, y más actual que el aire serio y estirado de la lujosa Hapag Lloyd (ambas compañías de crucero germanas dentro del grupo TUI); su famoso diseñador Werner Aisslinger quiso crear algo sin separaciones interiores. Que todo fluyese sin obstáculos. 

Una especie de hotel boutique urbano de diseño, con mezclas atrevidas de fórmulas decorativas diversas, sin caer en modernidades frías y sin sentido. Hay una combinación ecléctica de elementos arriesgados, que resultan afortunados, y otros cuestionables, como la escasa de privacidad de algunos restaurantes, cuyas mesas son visibles desde cualquier esquina de un enorme atrio. 

Me encantó la simplicidad y jovialidad del producto. Algo sin normas, horarios y limitaciones. En donde el pasajero tiene todo a mano, en una distribución francamente sencilla, y abierta. Me gustó el buffet, la filosofía “sin horarios”, “ni turnos”, y sobre todo las cubiertas exteriores en donde destaca una enorme piscina muy extensa, para realizar “largos”, sin limitarse a las pequeñas piscinas de los barcos. 

Es el barco de la luz, los colores, y la alegría. Puede que sea exclusivamente para alemanes, pero si el idioma no es un obstáculo tendría que ser algo a probar. Más que nada, porque es completamente diferente. Como una especie de bocanada de aire fresco. 

Deja un comentario