El avión que nunca llegó.

El avión que nunca llegó.

130819-04

A pesar de las malas lenguas, Santiago-Lavacolla es un aeropuerto medianamente seguro, incluso cuando los frentes invernales azuzan los aviones, que usualmente entran por la cabecera 17 de la pista del aeropuerto compostelano. Hay un par accidentes no civiles recordados como páginas negras en la historia del aeropuerto, y la llamativa historia del DC8 “Españoleto” de Iberia que se precipita a un talud por la cabecera 35, sin victimas. Solo un vuelo jamás llegó a su destino.

El 9 de mayo de 1957, el vuelo de Aviaco AO111, con destino a Madrid se estrella en las inmediaciones del aeropuerto madrileño, justo cuando iba a iniciar las maniobras de aproximación. En el Bristol 170 de Aviaco viajaban, 37 personas entre tripulantes y pasajeros. Nadie sobrevivió causando una inmensa conmoción en la España de finales de los cincuenta. Era una época en donde volar era un acontecimiento social, y medio de transporte de pudientes. Poco a poco, comenzaron a salir nombre de personas relevantes que viajaban en el avión siniestrado.

7) Antigua terminal. Zona Militar SCQ (Copy)Pero entremos en materia. No exisitía Alvedro, y Peinador solo contaba con tres años de existencia. Aviaco ya representaba una competencia, sobre todo en los vuelos interiores, para Iberia. Los primeros vuelos regulares, en Lavacolla se inauguran el 27 de septiembre de 1937 con la línea Santiago-Salamanca-Valladolid-Madrid.

El 9 de mayo de 1957, los pasajeros despegaban a las 18:15 del actual aeropuerto militar, antigua terminal de pasajeros en la época. Al mando del EC-ADI se encontraba el comandante Gil Yague, con amplia experiencia. A bordo nombres relevantes como miembros de la conocida familia Compostelana Rivero de Aguilar, una emocionada jovencita, que iba una boda y volaba por primera vez. Además el coronel Eloy Soto, y el empresario herculino Luis Sanz Doval, junto con miembros de la política, clase empresarial, y nombres famosos locales.

Volar es seguro. En 1957 mucho menos. El Bristol a pesar de ser un modelo duro,ABC era vulnerable como cualquier avión de la época, e incluso soportar las turbulencias de la Sierrra de Guadarrama era una árdua tarea.

A las 20:00 el avión enfila las pistas de Barajas, en un día lluvioso pero sin problemas meteorológicos especiales. Las ayudas a la navegación eran primitivas. El comandante enfila la pista, para atender a una luz en tierra que daba permiso para la maniobra. Tras un alabeo muy acusado, el avión pierde la sustentación y entra en pérdida.

19570509-0-G-1En la Muñoza evita una casa por 30 metros, y nada se pudo hacer para salvar a los ocupantes del avión. Tras investigaciones se determina que el comandante, por un error, hace un alabeo muy pronunciado, haciendo entrar al avión en una baja velocidad crítica, que le hace perder la sustentación.

Una accidente anónimo, y desconocido para gran parte de los gallegos, que conviene recordar.

Fuente mapa: www.aviation-safety-net

Deja un comentario