A Barcelona con Vueling

A Barcelona con Vueling

Cuando sobrevolamos Barcelona, la ciudad no deja de parecernos una enorme colcha de retales multicolores que brilla por acción de la luz intensa, y por el azul del Mediterráneo. Aunque sea una descripción ciertamente plástica, y colorista, Barcelona más que un trozo de un retal es como una dama que vive entre dos mundos. Rendida a los pies de la montaña, y bañándose en las aguas del Mare Nostrum. La localización es perfecta para tener una plácida existencia. Esta dualidad de realidades contrapuestas, ya la plasma Gaudí en su legado en la ciudad. El alma Barcelonesa, es sofisticada, culta, y  sabia por su localización de cruce de caminos  de culturas, y sobre todo compleja y cautivadora a la vez.  Vueling nos acerca a la Capital Condal con dos vuelos diarios.

La compañía low cost de nueva generación está controlada por IAG en un 90,5%, y aunque hay enorme potencial para más destinos desde Lavacolla, une el aeropuerto con Barcelona, Zurich, Málaga, y París. Fundada en 2002 por parte de Carlos Munoz, y Lazaro Ros sufre diversos cambios de propiedad, y estrategia. Su filosofía es clara. Ser una compañía a buen precio, con “plus” propios de compañías tradicionales. Vuela con 70 A320/A319 y tiene un pedido masivo para un ambiciosa expansión de 62 A320-A320N.

Experiencia de vuelo:

Puedes elegir en su web, que ofrece una gama amplia de servicios adicionales, tres tipos de tarifas: Básica, con todos los rigores de las low costs, en donde debes incluir equipaje aparte, y tienes preasignado un asiento de la mitad hacia atrás; Optima con maleta incluída, asiento delantero, cambios permitidos (adelanto de tu vuelo), combinación de tarifas, y también la Excelence, que viene a ser una Business light. Con más opciones adicionales como asientos delante, flexibilidad en cambios y alteraciones, embarque preferente, salas VIP, catering gratuito. Aunque tiene unas normas estrictas también con respecto al equipaje de cabina, permite dos bultos, siendo uno de tamaño moderado.

Con asientos de cuero y un pitch estándar para un low cost, no tiene la frescura que tenía en un principio cuando no pertenecía a IAG/Iberia. Es todo más serio. Sin embargo creo que uno de las virtudes más destacadas de la compañía además de un catering fresco y moderno, la curiosa revista de a bordo, una amplísima red de destinos desde el hub del Prat.

La ciudad.

La compañía aterriza en la terminal 1, aunque es más moderna que la antigua terminal 2, está algo más alejado de la ciudad, y hay que contar con algunos minutos adicionales para llegar al centro.

Cientos de pueblos han pasado por el lugar, y han hecho que Barcelona sea una ciudad abierta, hospitalaria, y que mira hacia el exterior sin perder su idiosincrasia.

Si París bien vale un misa, también lo vale Barcelona. La ciudad es extensa, y conviene pensar que nuestras piernas no podrán llevarnos a todos los lados. La red de transportes es excepcional, y la Barcelona Card nos permite maximizar nuestro presupuesto. Por poco dinero, tendremos durante dos días, transporte gratuito (también el tren al aeropuerto), descuentos en atracciones turísticas, locales nocturnos, restaurantes y tiendas. Se vende en las oficinas de turismo, en El Corte Inglés, Aquarium, Pueblo Español entre otros. Si queremos, quizás, algo más estructurado, el Bus Turístico es la forma más rápida y cómoda de ver la ciudad, por poco dinero y esfuerzo.

Hay otras modalidades, como visitas guiadas a pie, alquiler de veleros o una que se ha puesto de moda en una ciudad tan ecológicamente sostenible, que es el alquiler de una bicicleta. No en vano Barcelona está haciendo ingentes esfuerzos para promover su uso urbano. Hay varias tarifas, pero el bono Ciclo10, nos permite usar la bicicleta durante 10 horas por menos de 20 euros.

Quizás nos apetezca más un turismo más independiente, y puntual. Todas las atracciones turísticas quedan a pie de una parada de metro o de autobús, y conviene también dar un par de directrices sobre el transporte público. Si no nos apetece comprar la Barcelona Card: El billete ordinario cuesta 2 € habiendo bonos de transporte de 10 viajes T10 por 9,80€, o el bono de viajes ilimitados de un día por 7,25€;  en ambos casos se incluye el tren al aeropuerto. Tendríamos que dividir la ciudad en varias zonas. En primer lugar, y como joya indiscutible tenemos la Ciudad Antigua, como parte más arquitectónicamente interesante. Un laberíntico sistema de callejuelas que esconden arte en cualquier esquina. Es imprescindible callejear, subiendo por Las Ramblas, que es la arteria principal del casco histórico; un escaparte esencial en donde se palpa el ritmo ciudadano y popular de la urbe.

Árboles, prototipos humanos, terrazas, turistas y locales, en donde no nos debemos perder puntos como la Plaza Real, muy decimonónica con sus arcos, farolas de principios de siglo y melancólico ambiente; el Gran Teatro del Liceo recientemente restaurado; el Mercado de la Boquería, que se ha convertido en un despliegue gourmet de primer orden; Palacio de la Virreina, o la Real Academia de las Artes y las Ciencias. Las Ramblas desembocan en la Plaza de Cataluña, en donde se vive el pulso vital de la ciudad. A la derecha de las Ramblas se encuentra el Barrio Gótico. Corazón de la Ciudad Vieja. Si es recomendable dejarse llevar por todos sus recovecos y esquinas, no se puede dejar de visitar. La Catedral neogótica, el Palacio de la Generalitat, El Palacio Real, el Museo de Historia de la Ciudad, y sobre todo la Basílica de Santa Maria del Mar. Una de los más imponentes templos que se conservan, con una pureza estética indudable.

Al norte de la ciudad, y símbolo de la pujanza económica de la ciudad, se planteo el Ensanche (Eixample), con su peculiar configuración urbana; sus manzanas formando una cuadrícula perfecta. De finales del siglos XIX, y saliendo de las apreturas que ofrecía la ciudad antigua, se pretendió ofrecer un nuevo concepto de modernidad. Destaca el Art Nouveau, los árboles, calles anchas, y la mejor oferta comercial de toda la ciudad. en donde el Paseo de Gracia, que parte del norte de la Plaza de Cataluña, es el ejemplo más vistoso. Destaca sobre todo el patrimonio Gaudi, con edificios como la Casa Milla o la Pedrera, o la Casa Batllo. El patrimonio Gaudí no se limita a esto, sino que los dos puntos obligados son la Sagrada Familia; la opera prima inacabada del autor, que parece sacada de un cuento fantástico, y que parece clavar sus picos en el diáfano cielo, y el Parque Güell que originalmente fue un encargo de un acaudalado empresario local. El ambiente es irreal no solo en su Sala de las Cien Columnas sino en todo el conjunto. No debemos olvidar, en el entorno de las Ramblas, el Palacio Güell.

La lista de atractivos no termina, y las recomendaciones son personales. Yo destacaría otros puntos recomendables como Monjuic, la Barceloneta, Pedralbes, Tibidabo, Villa Olímpica, zona del foro. La impronta de los mejores Juegos Olímpicos de la historia, se vislumbran en cada esquina de una ciudad que sufrió una radical transformación. Sobre todo no solo con las impresionantes infraestructuras como el Estadio Olímpico de Montjuic, el Palacio San Jordi, sino con adecuación de la Villa Olímpica, y otros puntos de la urbe. Barcelona ama la arquitectura de diseño, y le encanta aprovechar cualquier otra ocasión para acicalarse con edificios de vanguardia, como el actual Foro, que ha dejado manifestaciones arquitectónicas de indudable interés. La zona de Monjuic nos ofrece además del Museo Nacional de Cataluña, en uno de los edificios más grandilocuentes y la tradición folclórica del Pueblo Nuevo. Un parque con replicas de edificios de distintas regiones, representando la arquitectura tradicional de cada comunidad autónoma. A su vez, en pleno centro urbano, el Parque de la Ciudadela, uno de los pulmones urbanos más importantes; el Museo Picasso, o el Palacio de la Música Catalana, que es un auténtico capricho.

-Donde comer; Sabores mediterráneos. Butifarras amb mongets, fideua, el suquet….la lista es interminable Un mundo de sabores, complementado con exquisitos postres y caldos prestigiosos. Dentro de la lista de restaurantes destaco: Fonda Senyor Parellada, en Argentaria 37, destaca por ofrecer una de la mejor gastronomía catalana. Además Casa Leopoldo, en Sant Rafael 24, antiguo restaurante familiar con cocina regional. Finalmente el Egipto, en Ramblas 79, como un animado lugar y cocina sabrosísima. Menús por menos de 20 euros.

-Donde dormir La ciudad adolece de alojamientos. A pesar de que cada año abren hoteles nuevos hay que reservar con antelación, sobre todo en vísperas de concentración de barcos en el puerto, o en ferias. Cuatro opciones muy populares. HOTEL ARS; Uno de los más vanguardistas, lujosos y elegantes de la ciudad. En una torre de la Villa Olímpica, es un mirador al mar rodeado de diseño. El GRAND MARINA; Caro y refinado. Su emplazamiento es perfecto para tomar un crucero, el que pueda permitírselo. HOTEL GRAN VIA; Más humilde en pleno Eixample, es una delicia decimonónica venida a menos. No obstante ofrece alojamiento con encanto por poco dinero. HOTEL SUIZO; Otro tradicionalmente antiguo y encantador; puede resultar caro, pero tiene la enorme ventaja de su localización en el casco histórico de la ciudad.

-Compras En una gran ciudad, con fuerte tradición comercial, se encuentra de todo: desde un alfiler a un elefante. Entre las zonas más recomendables, se encontrarían. En el Eixample, se concentran las grandes marcas internacionales, y los comercios más prestigiosos entre la que destaca el Paseo de Gracia. La ciudad vieja es especialmente indicada para tiendas tradicionales, y encontrar “colmados” para las compras gastronómicas, como el Colmado Quilez en Rambla de Cataluña 63. Caixa de Tang en Frenería 1, es una curiosa tienda en donde se destacan las alpargatas de lujo. La tienda Corbeto´s Boots, en Rambla 40 lleva ofreciendo las mejores botas y complementos de cuero desde 1948. El chocolate es una tradición; sobre todo en Xocoa (varias tiendas) y sobre todo la archifamosa Escribá. Hay calles claves como Portal de L´Angel, Santa Anna y Porta Ferias y del Pí. El  Raval y el Born destacan las nuevas tendencias.

Notas; Precios válidos en el momento de la publicación.

Deja un comentario