Cinco razones por las que la aviación en Galicia no tiene solución.

Cinco razones por las que la aviación en Galicia no tiene solución.

Hace un par de días fui convidado a participar en un foro, que prentendía apuntalar las bases para garantizar la conectividad de Galicia. Me siento muy honrado por la oferta, pero problemas de última hora, hicieron que no fuera posible asistir al magno evento. Repasando la ponencia, llego  a la triste conclusión de que hagamos lo que hagamos, no podremos resolver el problema. Sabiendo causas y cuales serían las soluciones insistimos en fastidiarnos la vida. ¿Por qué el transporte aéreo no tiene solución en Galicia?. 

1) Situación periférica. Nos guste o no, tendríamos que asumir, que aunque tuvíesemos un solo aeropuerto, no estaría dentro del “top 12” de infrarestructuras viables, ni rentables. Esto hace que el tráfico global se atomice y se distribuya entre tres aeropuertos, lo que no permite rentabilidad para vuelos de “punto a punto”, fuera de rutas troncales. O sea de aeropuerto feeder, a hub. Nuestra maldición bíblica es depender en exceso de las conexiones, lo que hace que no lleguemos a nuestros mercados emisores de turistas de forma rápida y efectiva. Si no hay conexiones directas, baratas y frecuentes, nuestra industria turística no despuntará.

2) Aires cainitas: Llámase como quiera. Localismo, estupidez, intereses políticos. Las tres infraestructuras, son de todos los gallegos. Todos nosotros usamos indistintamente todas las terminales, de acuerdo a nuestras necesidades. No es más mío Lavacolla, que Peinador, con lo que no tenemos obligación de “dar la vida” por la pista vecina. No se trata de cerrar nada, sino de llenar de contenido cada una de las infraestucturas. Mientras que Frau Merkel decida que este despiporre se mantenga, con la caja única de AENA, supongo que podremos mantener las tres cutres terminales.

Otro punto sería en el futuro, cuando se cambie la gestión de las infraestructuras, si tenemos que costear con “quitas” en nuestros impuestos cada uno de los aeropuertos. Estoy convencido que no cerraríamos filas con ningún aeropuerto concreto, si nos costase directamente dinero. Cierto que el mercado es libre, pero tenemos una cierta capacidad  de influencia.

3) Racismo aeronaútico: Y viene el termino de subvención, ¿si o no?. Pues depende. Y depende porque las subvenciones son potentes armas para el desarrollo local de regiones enteras. La aviación es como es, no como nos gustaría que fuera. Ojalá pudiéramos ser aeropuertos troncales como Barajas a los que los aviones entrasen sin prevendas. Pero por desgracia, o pagas te quedas sin servicios. Subvenciones para atraer tráfico de entrada, no para pagarle las vacaciones de nadie. Pero sobre todo que sean sostenibles, eficientes, y que den retorno. O sea, por cada euro se genere en industria turística dos como mínimo.

Olvidar de que hay aerolíneas de primera  y segunda. Tenemos el privilegio de tener a la aerolínea low cost más eficiente de Europa (costes vs beneficio), y por la que cualquier aeropuerto se dejaría matar. 90 millones de pasajeros, 1500 vuelos diarios, con trascendencia en los mercados, y con un nivel tarifario tan adecuado, que se mantiene como balanza, frente al monopolio del grupo Iberia. Una aerolínea cuya estrategia es clara: “O a Lavacolla o a ningún lado”.  Una aerolínea que recibe solo 4 euros por vuelos frente a los 140 de otras. Hoy por hoy España se debate entre Grupo Iberia, o Ryanair. ¿Por qué no tener las dos?. Nadie sobra, cuando no hay alternativa. No veo yo a Lufthansa, Alitalia u otras haciendo cola por entrar. No interesamos usualmente a nadie. ¿Por qué cargarnos lo que tenemos?

4) Alcaldes. Dentro de esto, sigo sin entender por que tres alcaldes se subrogan la potestad de usar dinero de los contribuyentes, para que solo los ciudadanos de su ciudad costeen la terminal de al lado. Convendría que alguien les mandase sacar sus zarpas de una promoción que es conjunta. ¿Quien distribuye los dineros de todos los gallegos?. Xunta de Galicia. Supongo que nadie compartirá la máxima de un alcalde por el que “el dinero de mi ciudad es mio”. Craso error, el dinero de su ciudad es sus ciudadanos, a los nadie les preguntó si quieren costear las instalaciones vecinas, para que las usen los todos los gallegos. ¿Puede un alcalde dilapidar sus recursos, sin que una instancia superior les pida cuentas de cada una de las subvenciones?.

El “gran hacedor” tiene todos los mecanismos para impedir, por todos los medios, que tres alcaldes mangoneen la promoción aérea de una comunidad. Subvenciones si, pero con utilidad. Destinos como Bergamo, Ansterdam, o París son claves, por tocar nuestros mercados turísticos claves; jamás Madrid. Sobre todo porque alguien ya los hace gratis, y sobre todo porque con la subsecuentes mejora en los tiempos del AVE, hará que la ruta Galicia Madrid, vaya muriendo poco a poco.

5) ¿Consultores?. Ni uno. “Falar non ten cancelas”. Hablan alcaldes, politícos, lobbies de presión, hasta encedidos foros. ¿Algún experto aeronaútico trabajando para las instituciones?. No. El único, fue dejado marchar de Compostela, y ahora se encuentra desempeñando tareas fuera de su comunidad. Es nuestro signo. Devorar a nuestros hijos. Hoy en día la aviación se hace a golpe de “visceralidad” cateta. Se hace a golpe de sacarse de en medio quien gobierna. Se hace a base de réditos electorales, y a base de que la prensa, que habla de lo que no sabe. Recuerdo que en Galicia el 90% de las aerolíneas reciben pasta.

Cuando políticos de cuota, amigos, prensa, alcaldes, talibanes se saquen del medio, los consultores aeronáuticos, que saben como negociar con compañías aéreas, acostumbradas a tácticas sucias, negociarán con tal o cual compañía , a “posteriori”, no a “priori”. Significa esto, que repartir cantidades de dinero fijas, a aeropuertos que no son iguales, para que sus alcaldes las dilapiden forzando a operadores a entrar en sus “pistiña”, es totalmente erróneo. Si hay operadores que anuncian destinos, se subvenciona a posteriori, y que sean ellas quien decidan donde meterse.

Y por fin, la última reflexión. Si hemos asistido durante mucho tiempo a la táctica “del monadero”, por el que compañías como Air Europa enfrentan a los gallegos, cambiando de forma caprichosa de destino, cuando se paga más en otro lado, tiene que terminarse. Si tuvieramos un poco de vergüenza lanzaríamos a las compañías un mensaje claro. Así NO. Pero eso implica mentalidad conjunta, tener miras, y sobre todo pensar con la cabeza.

Y la última, pero no menos importante reflexión sería. “Si no tienes aviones, búscalos”. Se que es complicado generar un aerolínea local. Aunque con tres o cuatro Emb195 cubriríamos los nichos vacíos. No estamos en época de crear empresas públicas, pero si hacer funcionar el engranaje para que el empresariado local, pueda poner a Galicia en el mundo, con aviones propios.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.