¿Subvenciones aéreas?: Depende

¿Subvenciones aéreas?: Depende

El Ministro de Turismo, ha anunciado de forma “grave” desde su cómodo despacho de Madrid, que se prohibirían las subvenciones a las aerolíneas. Aunque tampoco concretó como se evitará que se tiré a “espuertas” el dinero en aeropuertos inútiles, o si las subvenciones dadas a partidos políticos, líneas de Renfe, líneas de autobús, sindicatos, entran dentro del paquete, o se quedan para otros. Y lo hace porque le ha entrado el miedo escénico del caso Spanair.

En principio, nos llama la atención que un gobierno liberal, que pugnaba por la libertad, y se rasgaba las vestiduras por la prohibición de fumar, la velocidad en las autopistas, etc, se haya vuelto un rato “restrictivo”, y les diga a los españoles como aseguramos la conectividad de nuestros aeropuertos regionales. Sé que desde la soberbia capitalina, le va fetem que nuestra aerolínea amiga, que sigue contando con fuertes prebendas de los gobiernos de turno, siga sometiendo a media España a la conectividad “hub” de Barajas. Cierto, cierto, se gastaron muchos recursos para una terminal en lucimiento de una aerolínea, y a fin de cuentas, los de provincias, siempre hemos sido considerados estúpida “carne con ojos”, a los que se le pueden cobrar abusivas tarifas para agrandar la cuenta de los operadores de red, y siempre hacernos pasar por el aro, embudo de Barajas. Si gano dinero en provincias, especulo de forma escandalosa en Barajas.

Los provincianos, que debímos de haber seguido pagando 65.000 pesetas de los ochenta por un Santiago Londres, o por 200 euros por tramo nacional cuando el euro se convierte en nuestra moneda, cometimos el craso error, de no adular a la “aerolínea de bandera”, y de entregarnos en los brazos de la canalla empresa extranjera Ryanair. Cierto; ¡que tontos por desear volar a Londres, por pocos euros….y no hacer patria con nuestra gloriosa Iberia¡. Que tontos por pretender apuntalar al tejido turístico de esta ciudad, con una aportación constante de turistas de fin de semana, que por fin podían acceder a Compostela, de forma rápida y frecuente. Se supone, que la Citröen de Compostela es el turismo, como nuestro buque insignia económico.

Parece ser que esta dignidad, este intento de sobrevivir en un mundo desigual, nuestra necesidad de estar colocados en el mundo nos va a costar caro. Decenas de aeropuertos de España, decenas de gobiernos autónomos, alcaldías, no podremos utilizar nuestros recursos, en intentar que nuestros ciudadanos viajen de forma más barata, que nuestra industria turística pueda ser competitiva, y sobre todo que no decidamos lo que queremos hacer. En épocas de crisis, hay que cargarse el desarrollo regional. No analizamos caso a caso, sino que nos cargamos una idea, que en si no es mala, y no es la peor de las subvenciones. No pedimos cuentas de las inversiones en desarrollo aéreo, sino lo fundimos de un golpe

Sabemos como se las gastan las compañías de bandera en Europa. Recordamos el torpedeo sistemático de British por eliminar a Laker, Virgin Atlantic etc. Parece ser que ciertos intereses corporativos han vuelto a usar los resortes para el hub capitalino no se desmonte. Cierto que desde el despacho, no se ve el hecho de que la aviación en España es SIEMPRE inviable si no se subvenciona; que no se desarrolla el turismo, o no se incrementa el numero de pasajeros sin tarifas racionales, y que solo se consiguen superando los altos costes operativos con ayudas. Decenas de regionales viables, han vivido un florecimiento gracias a la revitalización de ciertas rutas. Cierto que hay subvenciones ridículamente innecesarias, pero muchas de ellas son rentables; muchas sirven de acicate a operadores independientes, para que se arriesguen, y muchas han desarrollado determinadas zonas. Muchas son justificables y sobre todo se miden en un resultado positivo entre coste, y beneficio social. De golpe y plumazo, un enorme bofetón a todo lo que no suele a centralidad, y uniformidad. Control SI, prohibición NO

Si no hay expertos, que hagan entrar en razón a la clase política, la medida en si supondrá el estancamiento de un sector ya machacado por la crisis, hará desaparecer rutas, y probablemente hará que compañías como Vueling, Air Europa, o Air Nostrum con graves carencias, y con fuertes ingresos por rutas regionales tengan cerrar, aumentando el paro, y dañando de forma irremediable el desarrollo de zonas de España, ya deprimidas por si mismas. ¿Alguien en el ministerio ha pensado que la mayor parte de los Españoles, nos importa un pimiento el bien de Barajas o de la compañías de red?. La idea no es machacar la idea en si, sino perseguir las malas inversiones en si. ¿Cual es la filosofía de la subvención?. Puedes hacer aviación de dos formas. Repercutiendo los altisimos costes de la operación en tus pasajeros, lo que da tarifas para unos pocos, o simplemente invirtiendo en conexiones con el fin de que por cada euro dado, recuperes cuatro vía a aumento de pasajeros, más usuarios en aeropuertos, más visitantes, más turistas en hoteles, cafeterías y restaurantes,y evitar EREs, y pagos de paro a personal, que con compañías restringidas se producen.

¿Que preferimos?. ¿Corporativismo, o pragmatismo?. Me quedo con lo último. ¿Y sobre conectividad Barajas?. Solo lo justo y necesario.

 

Deja un comentario