2 de julio de 2021
por Arantxa Serantes
0 comentarios

El amor sin objeto

por Clara Goás VargasIago Varela Romero (*)

Cuando era jovencita creía que el amor más grande era el de las películas, el de una pareja enamorada, con brillantes miradas, con duración de por vida. Pero cuanto más tiempo pasaba, más se iba desmoronando la fantasía. Hasta que me di cuenta, que esa idea del amor, era un patrón, una fórmula sin vida, pues ésta siempre es cambiante e imprevisible como una corriente de creación continua. Cuando un amante marchaba, yo sentía que el amor se iba y me quedaba vacía, pero de alguna forma misteriosa, el amor siempre volvía. Con el tiempo descubrí que también estaba, aunque no hubiera amante, persona, animal o fuente causante de mi felicidad. El amor estaba aunque otra persona no me lo otorgara o incluso aunque yo misma me lo denegara.

En momentos en que mi mente se relajaba, la felicidad sin causa, sin objeto, per se, se colaba. Mi mente, astuta estratega, siempre maquinaba buscando más belleza y más amor, pidiéndome mejorar sin cesar, corriendo una y otra vez en pos del sueño de poder un día alcanzar su gloriosa idea de la perfección. Y el amor esperaba, tranquilo, a un desliz, en un pequeño relax para irradiar feliz. Cuando los ojos guiados por una mente estructurada en conceptos buscan algo, pueden no reconocer aquello para lo que no tienen modelo, pueden no reconocer, ni aunque esté presente, al amor más bello si de éste nada oyeron. Quizá ni siquiera sea la mejor palabra para nombrarlo porque no es apasionado. Por lo menos, en mi caso, cuando ese amor sin objeto, ese amor que no busca ni encuentra, ese amor que me habita en cada momento, sin que yo muchas veces lo perciba, se muestra, es como un espacio, una luz, una paz, un casi imperceptible éxtasis, un lugar seguro.

Con el tiempo, y algunas técnicas meditativas, me di cuenta, de que aunque en mi vida sintiera un huracán de emociones, pensamientos caóticos, dolor, o cualquier cosa que yo pudiera considerar negativa, esa suave dicha era sostenida por una mirada serena, neutra, constante, que permanece presente, en cada instante, contemplando la vida. Y al igual que  la vida, que no rechaza nada, que no dice a una persona que no vale o no es digna, sino que la acoge en su corriente creativa, así es la mirada pura de este tipo de amor que describo. Observa formas, pensamientos, sentimientos, sonidos, olores, sensaciones… Las atestigua. Y éstas, al saberse acogidas, se despliegan, se relajan, se sienten seguras, ya no evitadas, ya no sucias, sino sostenidas y aceptadas bajo la neutralidad de esa mirada.

Leer más →

16 de mayo de 2021
por Arantxa Serantes
Comentarios desactivados en El viajero de los mañanas

El viajero de los mañanas

por Hélio Strassburger (*)

«El filósofo es una de las formas en que se manifiesta el taller de la naturaleza: El filósofo y el artista hablan de los secretos de la actividad de la naturaleza».

Friedrich Nietzsche

El espíritu aventurero inadecuado para la cristalización del conocimiento, se rehace en las escaramuzas de un territorio movido por el movimiento. Su sesgo de intimidad precursora se alimenta de las calles, carreteras, suburbios inmerecidos. Es inusual que se puedan compartir fácilmente estos eventos antes del enlucido conceptual. La irregularidad narrativa como propósito sin propósito adquiere casi poesía, para intentar decir algo sobre hechos irreconciliables desde la perspectiva de límites bien definidos. Esta lógica de singularidades fluctuantes se aplica a cosas irreconocibles en el vocabulario conocido.

Su desprecio por las fronteras, objetivado por acuerdos y leyes, es capaz de anticipar mañanas en el ahora irrefutable. En un carácter de existencia marginal entre lo cotidiano y el espejismo de las distancias, parece querer estructurarse en la dialéctica del azar. Se instituye una especie de no lugar en una percepción visionaria de las cosas y eventos que te rodean. Los refugios existenciales descritos en la provisionalidad de los apodos buscan denunciar la multiplicación de los exiliados, donde es posible apreciar el proyecto personal en nuevas direcciones.

Leer más →

15 de mayo de 2021
por Arantxa Serantes
Comentarios desactivados en Ética y videojuegos: Una breve reflexión

Ética y videojuegos: Una breve reflexión

games

por Manuel Gutiérrez Gómez (*)

Preocupante. Se ha puesto de moda, en los videojuegos de estos últimos años. El realismo: Incluso en juegos de fantasía como Elder Scrolls o The Witcher, han de tener esta característica y han de permitirles ciertas libertades a los jugadores. No solo libertad para recorrer de un lado a otro ese mundo imaginario, pudiendo elegir entre hacer el bien o el mal, pudiendo alejarte de los clásicos finales felices de cuento de hadas.

Comenzó con un juego como Overlord, donde apareció la novedad de que ahí eras el villano en vez del héroe. Aunque con cierto tono de humor, te divertías «haciendo el mal». Luego vino The Witcher , basado en novelas. Una fantasía oscura donde tus decisiones decidían como avanzaba la historia y normalmente el mal tenía consecuencias, pero el premio merecía la pena. La moda se extendió a sagas célebres como Elder Scrolls, en Skyrim al poder elegir el camino del mal…y comprobé para mi asombro, que elegir el mal siempre daba las mejores recompensas. Por poner un bonito ejemplo (intentaré no hacer spoilers): En una misión tienes que elegir salvar a una persona o directamente asesinarla…y sólo conseguirás un poderoso objeto mágico único si la apuñalas sin escrúpulos ¿Pero por qué? ¿No hay suficiente dosis de realidad en el mundo real? ¿Y en la vida real los crímenes no tienen sus serias consecuencias?

Leer más →

13 de mayo de 2021
por Arantxa Serantes
2 Comentarios

Hacia unas Humanidades más digitales

En un mundo en el que lo humano tiene obsolescencia programada, me pregunto si aún hay lugar para la esperanza, a través de la co-creación. La cultura de los Labs ciudadanos y de experimentación, por los que he pasado a lo largo de mi vida académica y mi incorporación a la docencia universitaria, han sido y son una fuente de inspiración para crear este nuevo sitio. Desde mis comienzos como blogger de El Correo Gallego con A Duermevela hasta llegar aquí, ha pasado una década, pero no ha cambiado la esencia de lo que he querido hacer desde siempre: Vivir por y para las Humanidades, por todo lo que podemos jugarnos si abandonan la esfera de la vida pública. Nos queda tanto por aprender, por crear, por inventar…

Leer más →