‘El Niño’ entre niños

| 1 comentario

Querida Julia:

 

Me hubiese gustado ser yo el que le explicaba a su hija, a ti, que había que correr todo lo deprisa posible hasta el centro del campo y saludar al gentío, a la grada repleta de hinchas entregados que esperaban para ovacionarme en mi presentación. Me hubiese gustado, pero no me pasó a mí; ni tú fuiste protagonista tampoco. La increíble secuencia de emociones la vivió recientemente Fernando Torres, un futbolista al que en un momento de absoluta brillantez alguien (creo que fue Luis Aragonés, ese sabio) bautizó como ‘El Niño’. La jornada feliz junto a su hija, y también su hijo pequeño, a los que habló en un tono tan bajo como cariñoso, de padrazo, en una imagen entrañable, la vivió un jugador de fútbol, un símbolo del Atlético de Madrid. A mi entender, un jugador que se lo tiene bien merecido (para que no diga mi amigo Gonzalo que eso de tenerlo merecido se dice en referencia a algo malo).

No soy objetivo al hablar de Fernando Torres. Me parece un jugador, y sobre todo una persona, que no puede caer mal a nadie: a nadie le puede caer mal un niño, ni se puede matar a un ruiseñor. Pocos apodos (los argentinos son geniales poniéndolos, y éste parece ideado por uno de ellos) tan acertados. Fernando a sus 30, casi 31 años, sigue teniendo cara y coloretes de niño, corre detrás del balón con la ilusión y las ganas de un niño, no parece un profesional del fútbol sino un niño que se divierte con su juego favorito, muestra siempre la sencillez y la entrega sin condiciones de un niño…

… y si ahora tiene la vida le ha dado el inmenso regalo de volver a jugar en el club de su corazón, miel sobre hojuelas. He oído decir que Fernando Torres está acabado, incluso he escuchado el término ‘exjugador’ al referirse a él; y se le asegura el fracaso, claro. Para mí, que quienes lo han dicho deberían tener en cuenta que la ilusión puede con cualquier montaña, puede resucitar muertos. Y que ‘El Niño’ sabe, y que ha regresado para jugar, cuando sin duda ya no lo motivaba hacerlo en otras, a su guardería favorita. Ojo.

Puedo prometer y prometo que este artículo estaba pensado antes de que Fernando Torres marcase dos goles que firmaron, junto al 2-0 del partido de ida, el pase del Atlético y la eliminación del Real Madrid en la Copa del Rey. Ya puestos, también debo reconocer que no esperaba que ‘El Niño’ jugara un papel tan brillante, ni que la respuesta a “¿Qué he hecho yo para que me queráis tanto?”, la pregunta que le lanzó a su afición de toda la vida llegara tan rápido. En realidad, creo que Fernando no necesita meter goles, ni brillar en exceso, para que la gente del Atlético, y yo diría que de cualquier afición, lo quiera: los atléticos lo aman porque saben que es uno de los suyos, que nunca les fallará… y porque es imposible no querer a un niño.

No sé lo que deparará el futuro, siempre incierto: ganar es difícil y la suerte juega; pero intuyo que al Atlético y al ‘Niño’ Torres sólo puede irles bien en su reencuentro: en su vuelta a casa, Fernando ya se ha incrustado en un señor equipo, muy superior al que dejó, y sobre todo se ha encontrado la mentalidad vencedora (muerte antes que derrota) que posiblemente echó tanto de menos en su primera etapa. Y si a un equipo que compite como el mejor o más le sumas un fichaje tan certero, tan ajustado: el de un niño que también morirá por ti, que cree en las estrellas y que tiene su indudable buena estrella… pues entonces, aunque el fútbol no deja de ser un juego, el futuro sólo puede verse con optimismo.

Desde aquí, veo al Atlético de Madrid tan candidato como el que más a ganar este año la Liga de Campeones: por equipo, por carácter competitivo y por ‘El Niño’… el mismo niño que, como jugando con sus niños, fue capaz de convertir al Chelsea en campeón de Europa; y a España, del mundo.

Un abrazo, Julia

Autor: Antonio Pais

Nacido en Zaragoza el 19 de abril de 1965; maño, aunque hijo, sobrino, nieto, bisnieto, tataranieto… de gallegos. Licenciado en Derecho, periodista deportivo desde 1989, desarrollando su labor en periódicos como El Periódico de Aragón, El Correo Gallego y Marca. Desde hace diez años compagino la información deportiva con la médica, en el periódico electrónico El Médico Interactivo. Casado con Mónica, desde octubre de 2010 somos padres de Julia.

Un comentario

  1. Celebro su nuevo artículo Sr. Pais, y feliz año, por cierto.

    Alguien que llama a Torres “ex jugador” no merece el honor de ser discutido ni argumentado ni instruido, es tiempo perdido. Y además es un mentiroso… tenga cuidado con quien se junta.

    El Niño es un competidor nato y un delantero de nivel mundial. Me encanta su comportamiento dentro y fuera del campo. Un grande y .

    Fuerte abrazo!

    El Nadal del Ebro

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.