3 enero, 2012
por Ángeles Montecelo
2 Comentarios

El arte de regalar Experiencias

 

Es cierto que muchos renegamos de la navidad y manifestamos a nuestros amigos y allegados que esta fiesta es consumista, una invención de la gran distribución. Aunque año tras año protestamos con el mismo discurso, año tras año, también nos dirigimos en manada a los centros comerciales a rastrear el regalo perfecto pero improvisado, sin apenas tiempo ni inspiración, ni ganas, y por supuesto todo a última hora.

Para darle más incertidumbre a este proceso, regalar año tras año nos deja sin inspiración, sin originalidad, siendo cada vez más difícil acertar, y es que regalar es un arte. Si reflexionas, todo el mundo tiene de todo: los hogares equipadísimos, cosas innecesarias hasta hace poco que ahora son elementales,… Con este panorama es difícil hacer un regalo, incluso hasta puedes no ser educado regalando. El hecho de poder encontrarse algo original es difícil o imposible.

Nunca sabes si te pases de creativo o te quedas corto con la sorpresa. El caso es que ante este panorama no sabes que regalar.

Por eso ahora se lleva regalar experiencias, tal y como lo han acuñado los   profesionales del marketing.

Estas Experiencias de Touroperador están muy vinculadas al sector hotelero y de la restauración, que han visto cómo pueden dar salida a su negocio todo el año, adhiriéndose a este nuevo producto intangible.

Este nuevo concepto permite regalar experiencias etiquetadas como “aventura”, “relax”, o “gastronomía, en definitiva, vivencias inolvidables o emociones fuertes.

Es tan fácil como ir a una tienda y comprar una cajita: una vista a una bodega, conducir un deportivo, un tratamiento de belleza,…

Pero no solo estos sueños y emociones fabricados en serie caben en una lata de regalo.

¿Por qué no regalar Experiencias Tangibles que perduren en el tiempo? Ahora existen. Relacionadas con la creación propia y los libros. Se trata de regalar algo físico, que la persona va a crear  y que perdurará en el tiempo. Un libro de fotos, un libro propio o un cuento personalizado son algunas de las experiencias enlatadas que podemos encontrar en la red, y que permiten la posibilidad  de poder contar algo o construir un libro de fotos con grandes momentos vividos.

Y es que la búsqueda de la experiencia personalizada ha derivado en un nuevo concepto de regalo, que a todos,  en algún momento, nos ha salvado el guión

 

¿Aún no te ha pasado?

 

21 noviembre, 2011
por Ángeles Montecelo
7 Comentarios

Me gusta cuando callas (porque estás más presente)

 

Hace unos días apareció en “S”–magazine especializado en artículos de consumo, editado por el grupo Prisa y distribuido semanalmente junto al diario El País—un artículo en el que se desgranaba una nueva tendencia entre las marcas de moda que dominaron el mercado durante la pasada década. Gucci, Dolce&Gabbana, Louis Vuitton (a su manera), Armani y unos cuantos más hicieron suya la década de “los ceros”. Ya fuese gracias a aquel fenómeno sociológico-mercantil llamado “metrosexualidad” (para él) o “glamour” (para ella), o bien porque en aquellos años locos sí había liquidez y había que demostrarlo, lo cierto es que el consumidor de a pie se convirtió en un enorme anuncio andante. Y orgulloso de serlo.

Leer más →

9 noviembre, 2011
por Ángeles Montecelo
2 Comentarios

¿Dónde estás? La geolocalización convence como herramienta de márketing

Hoy vamos a sorprendendernos con una evidencia: la gente está cada día más y más conectada. Ahora algo un pelín menos evidente: la gente está cada vez más conectada y además se mueve. El uso cada vez mayor de smartphones o teléfonos inteligentes y la aparición de aplicaciones de geolocalización a las que se les supone una pequeña inclinación hacia el ocio.

La más popular hasta ahora era Foursquare  en la que el usuario marcaba en qué lugar se encontraba –una cafetería, un restaurante, parques, etc—y podía recibir puntos canjeables por diferentes premios si era el primero en decir que estuvo en tal o cual sitio.

Una gran idea, vamos. Facebook, la principal red social del mundo, ha lanzado hace poco su propia versión de la aplicación para geolocalicación, Facebook Places, y los negocios ya han comenzado a trabajar sobre ellos.

Como puedes adivinar, es una herramienta de márketing muy útil para empresas que tiene sus establecimientos a pie de calle: permite reducir la publicidad estática, como carteles, y al mismo tiempo, interatuar con los clientes de forma individual. Y también saber un poquito más de ellos, para qué negarlo.

Las pioneras en utilizar este tipo de “publicidad líquida” –si me permitís llamarlo así—han sido dos multinacionales dedicadas a los helados y los postres: La marca de helados Häagen-Dazs,, propiedad de General Mills, se une a las promociones basadas en la geolocalización en España y utiliza Facebook Places, en la que cualquier usuario con teléfono inteligente puede participar. Häagen-Dazs invitará a un segundo producto a las parejas que hagan check-in –es decir, que digan que “estoy aquí”– en el establecimiento.

Se trata de una campaña con la vista puesta en las navidades, y dura desde el 15 de noviembre hasta el 10 de enero. Estas creaciones se elaboran tanto con helado como con bebidas calientes, siempre con el helado como principal ingrediente.

Recientemente, su competidor Ben & Jerry’s, de Unilever, también realizó una campaña de geolocalización en su caso en Foursquare.

Este tipo de publicidad también cuenta con otra ventaja: es tremendamente asequible y, si cuenta con promociones atractivas o simpáticas, puede dar a conocer un negocio y su ubicación exacta, su nombre y sus servicios. Tres en uno para el caballero.

Con la progresiva implantación de los teléfonos inteligentes, este tipo de promociones pueden utilizarse en negocios medianos y pequeños como una forma de publicidad barata y eficiente.

¿No te encanta?

4 noviembre, 2011
por Ángeles Montecelo
0 comentarios

Lo nunca visto

 

En el último post comentábamos el revuelo que se montó a causa del boicot queiniciaron varias empresas contra el programa La Noria, que se emite en Telecinco. Cuando teclee el primer post, solo Campofrío había hecho oficial su postura. Ahora ya son 8.000 usuarios los que respaldan el boicot a través de Actuable y ha sido respondida por Campofrío, Lactalis, Bayer, Nestlé, Panrico Donuts y Queso Milner. Todas esas marcas han comunicado por distintas vías que no volverán a anunciarse durante la emisión de ‘La Noria’.

En uno de los blogs del diario online La Información, Herreros cuenta cómo inició su particular batalla contra los contenidos televisivos profundamente irrespetuosos con la mínima ética profesional, aunque pronto cambió su objetivo. Del dedo a la luna.

Desde la legítima crítica al morbo, la gratuidad y la ausencia de ética hasta la movilización para que las empresas que, por omisión, pueden respaldarlos económicamente dejen de hacerlo

Y todo a través de la Red. El éxito, por decirlo de alguna manera. La cadena de Mediaset nos sirve como ejemplo para probar la efectividad de las estrategias de comunicación 2.0. Tradicionalmente, Telecinco permanecía impertérrita a las críticas de todo tipo que se le planteaban en la Red: humorísticas, feroces, constructivas o ingeniosas. Tanto daba.

Los personajes que más audiencia le reportaban que eran (y son) ridiculizados en las redes sociales se presentaban como la representación arquetípica del ciudadano medio. “La gente es así”, “Se ven reflejados” y “Si se emite es porque la gente lo consume” eran verdades que a las empresas les servía para conocer, más o menos, a quién dirigirse. Así que Telecinco, plim con las críticas.

Hasta ahora, por supuesto.

Una lección que se pueden extraer de este caso: la efectividad de medios convencionales en formatos, antes efectivos, como el product placement de TV  ya no son eficaes. Esto provoca(rá) una migración del presupuesto en comunicación hacia el online.

O como dice Herreros, “el mundo ha cambiado”.

¿Tú cómo lo ves?

 

4 noviembre, 2011
por Ángeles Montecelo
0 comentarios

No vale todo

Hay días en los que me sorprendo demasiado con mi trabajo. Yo no soy una de esas chicas que gritan “¡uy! ¡uy!” y se sofocan cuando ven entrar al asalto a los malos. Más bien, soy de las de esperan en silencio y con la escopeta en la mano. Pero, lo que os digo: hay días en los que hasta los más experimentados se  sorprenden. Y eso es bueno.

Os cuento por partes: supongo que casi todo el mundo sabe que un late-night que se emite en una cadena de televisión propiedad del grupo Mediaset entrevistó a la madre de uno de los implicados en el caso de la muerte y desaparición de Marta del Castillo. La progenitora recibiría por aparecer en el mencionado programa la cantidad de 10.000 euros. Sobran los comentarios.

Y a partir de aquí, el caso. No se trata de hablar sobre moral, deformar hasta la náusea la libertad de expresión o criticar a los que se lo pasan pipa con casquería e higadillos catódicos. No estamos aquí para eso. Una de las reacciones más importantes tuvo lugar en la Red. Allí, varios bloggers y twitteros -comenzando por Pablo Herreros, de la bitácora “Comunicación se llama el juego”, y su post sobre las empresas que se anunciaban en el mencionado programa—lograron que una de las marcas que asaba sus comerciales mientras esta persona explicaba las truculencias de su caso pidiese disculpas y prometiese no volver a prestar apoyo financiero para tanta bajeza. El post de Herreros circuló a una velocidad endemoniada por la Red, y ahí estuvieron rápidos y eficientes los responsables de comunicación de Campofrío , y hay que aplaudirlo.

Os dejo la respuesta de Campofrío al blog de Pablo Herreros, que ha tenido la bondad de compartir. Todo el mérito para él, y la admiración, también:

“Efectivamente como empresas, cuando cualquier marca o anunciante acude a una central de medios, la misma compra (normalmente por paquete) X número de pautas publicitarias a las distintas cadenas televisivas, y éstas las colocan en los programas de su parrilla televisiva que consideran de mayor audiencia o rating y por lo general en horario de prime-time, obviamente para que estas comunicaciones comerciales puedan ser vistas por el mayor número de personas posible. Eso por supuesto no implica ni debería presuponer a priori que esa marca, tenga injerencia o poder de decisión, sepa con antelación o apruebe todos los contenidos, invitados y/o comentarios vertidos en los programas que finalmente serán emitidos en la misma franja horaria que sus anuncios. Tienes razón en que una marca en este sentido no suele elegir deliberadamente dónde y cuándo aparecer, puesto que el sistema de compra de espacios de las centrales de medios a grupos editoriales y de comunicación, no siempre permite conocer específicamente a priori, antes, durante o después de qué programas se emitirán sus anuncios, de hecho, no sabíamos la hora y el programa exactos en el que iba a salir el anuncio.

Sirviendo esta introducción como explicación y no como excusa, recogemos tu inquietud como consumidor y/o ciudadano, y la tendremos en cuenta para futuras ocasiones. Como marca, y a nivel individual como personas trabajadoras de la empresa Campofrío, nos solidarizamos sinceramente con el sentir general y lamentamos el dolor de la familia de Marta del Castillo y tantas otras que hayan tenido que pasar por experiencias similares y sentimos mucho cualquier molestia o repercusión involuntaria e indeseada que se haya generado con la emisión de la entrevista a la que aludes para las mismas. No solo nos solidarizamos con su petición sino que también pedimos disculpas (a pesar de que ignorábamos esos contenidos tan lamentables) y hemos dado orden URGENTE a nuestra agencia de medios de cancelar cualquier spot en La Noria de modo indefinido.
Sin más, aclarar que compartimos al 100% su repulsa por estos hechos. Saludos”.

También han seguido el camino de Campofrío marcas como Puleva, Nestlé y Bayer.

Desde este blog, queremos seguir divulgando estos hechos, porque significan que no todo vale para aumentar las ventas, que los consumidores no son una masa informe escondida tras la luz de la pantalla y porque la Red, de nuevo, ha demostrado que muchas pequeñas voces sí pueden hacer algunos cambios para mejor.

¿Y a ti qué te parece?

 

 

28 octubre, 2011
por Ángeles Montecelo
22 Comentarios

El discreto placer de hacerlo tú mismo

 

Do it yourself. Válido y universal desde tiempos inmemoriales, comercialmente rebelde desde que Westwood y MacClaren abrieron una tienda de ropa y discos en el centro de Londres, en otro tiempo que se borra, como lágrimas en la lluvia.

El caso es que estaba yo de compras un sábado con la familia y me ha venido la pregunta a la cabeza:

“¿Pero por qué tengo que llevarme siempre el envase que me ofrecen si puedo hacerlo a mi manera?”
Sí, es cierto. Hay días en los que las aglomeraciones en superficies comerciales acaban un poco con mi aguerrida moral de madre trabajadora.

Pero no era incierto lo que pensaba. Por lo menos, en una gran variedad de artículos. A medida que la sociedad de la tecnología avanza nosotros los humanos hacemos cada vez menos cosas. Pero no nos resignamos. A lo largo y ancho de la Red encontramos cientos de páginas y comunidades dedicadas a intercambiar información y materiales para producir de todo. Pero de todo, todo.

¿No me crees? Pues aquí tienes. Para que leas y te asombres (cinetube, liga acb, front ). Apabullada por la enorme calidad de cada producto y un poco envidiosa al ver qué bien se lo pasaban los miembros de cada comunidad, me he dicho: “¿Y a mí que me gusta?”

Los libros. Desde niña y hasta hoy, es una pasión que no hace sino aumentar. Y ahí me he ido a buscar a mi gente, a los amantes de los libros que no se resignan siempre a las estanterías de las grandes superficies. A los que les gusta el do it yourself.

Un proyecto gallego en este sentido es Meubook. Puedes editar tú mismo esa novelilla que duerme en el cajón, o esos poemas tranquilos. O los desesperados, también. Según he podido leer, la aventura de la autoedición a veces sale bien, aunque aún haya gente que no quiere enterarse

¿A ti qué te parece?

18 octubre, 2011
por Ángeles Montecelo
9 Comentarios

Saber reaccionar a tiempo salva la imagen de marca

¿Sabes lo que ha pasado con los donettes? Sí hombre, si pasó hace nada. Bueno, entiendo que la actualidad es efímera, pero la verdad es que se armó un buen pollo. Por si no lo recuerdas, aquí te lo envío.

El asunto es que después de tantos años promoviendo la amistad y el gorroneo como vehículos para la integración de los jóvenes en su entorno social más inmediato, la empresa de Panrico decidió darle la vuelta a su eslogan clásico y que, por una vez, el propietario de los deliciosos bollitos se revolviese contra las manos ajenas, porque ya está bien, hombre. Así nació la campaña “No me toques los donettes”. Entre los eslóganes que se manejan en esta nueva campaña, está la frase “A pedir al metro”, así como  “Pedir puede dañar seriamente nuestra amistad” o “Comparto mi cuerpo, no mis donettes”.

La cuestión es que la primera frase –“A pedir al metro”—se encontró de frente con la oposición de los usuarios de Twitter. En concreto, el del twittero  @xavicalvo publicaba la imagen del envase con el polémico claim y comentaba: “Qué mala leche. Señores de @Donettes, frivolizar con según qué cosas para hacer marketing es lamentable“. Luego de eso, creaba el hashtag #boicotDonettes para exigir una disculpa de la compañía.

Y aquí tenemos el material con el que se hacen los social media. O lo que es lo mismo: ¿Cómo reaccionar? Podemos hacerlo de dos maneras: o bien o mal. Como nos recuerda el social media Emiliano Pérez Ansaldi, Kit Kat escogió la segunda opción. Panrico, en cambio, optó por hacerlo bien. En este artículo del señor Pérez Ansaldi, se explica muy bien cuáles son los aciertos.

En primer lugar, respondieron casi de inmediato al tweet. Los reflejos, esos grandes aliados. Hoy en día las quejas de los consumidores no se canalizan a través de reclamaciones en oficinas. La burocracia desaparece en aspectos de la vida que no son necesarios.

En segundo lugar, respondieron con calma y comprensión. Nadie compraría nada a una persona que nos insulta, ¿no?

Y por último, rectificaron. Sí, así es. Sencillo pero no siempre recurrido. Aquí os pongo la respuesta:

“Estamos de acuerdo con vosotros y os pedimos disculpas. Vamos a retirar los packs lo antes posible”, y obviamente lo publicaba en las redes sociales.

“No teníamos intención de ofender a nadie. Una vez nos indican que es así, no hay otra decisión posible”.

Así que por una parte tenemos un pequeño perjuicio económico, pero que a la larga no se traduce en pérdidas. Unos carteles menos, pero mucho prestigio más. No hay que temer el reconocer los errores puntuales, porque ni tú ni yo estamos libres de ellos, ¿verdad?

Y por otra parte, nos encontramos que la publicidad en canales tradicionales comienza a dar pequeñas muestras de flaqueza y también, que cualquier empresa, grande o pequeña, debe contar con la red y sus usuarios como aliados. Os pongo otro ejemplo que revolotea por la red: el choteo que se trae con la última campaña de Gallina Blanca.

¿Y tú qué opinas?

 

7 octubre, 2011
por Ángeles Montecelo
12 Comentarios

En busca del target perdido

¿Conocéis ese pasaje de “En busca del tiempo perdido” en el que el protagonista está a punto de zamparse una magdalena, y al primer mordisco todo lo mejor de su pasado, los recuerdos más cariñosos de su infancia, regresan a él? Bueno, si alguno no lo recuerda, o no lo ha leído, o no le interesa, que no se preocupe: puede pinchar en el enlace o coger el libro.

Muy bueno, muy recomendable.

El caso es que cuento esto para presentarme. Soy Ángeles Montecelo y desde que puedo, dedico mi tiempo profesional  a buscar “esa madalena” que ayude a mis clientes –empresas, casi siempre– a encontrar su “paraíso perdido”, es decir, las personas que realmente, y subrayo lo de “realmente”, quieren comprar sus productos o utilizar sus productos.

Cuando las empresas quieren nombrar a ese grupo de humanos con gustos y tendencias de consumo similares a los que dirigir todos sus esfuerzos publicitarios, se refieren a ellos como “target”, que es algo así como decir “diana” y que en castellano de la vieja escuela se dice “mercado objetivo”.

¿Tú cómo lo llamarías?

Leer más →