Viaje a Linkproved

| Sin comentarios

por Albert Valero (*)

¿Por qué Linkproved?

La idea de Linkproved empezó cuando fui a estudiar a una escuela de negocios en China. Fue una gran experiencia personal y profesional, pero el hecho de salir de ‘mi mundo’ también me hizo plantear preguntas. Desde los sistemas de gobiernos de países, a cosas mucho más mundanas como llegar a un Carrefour (Jia Le Fu, en chino) y tener enfrente 20 marcas de champú o galletas o detergente y no saber ni por dónde empezar a leer, en chino, … encima en China verde es malo y rojo bueno … en definitiva, ¡un desastre!

Ahí es donde constaté en primera persona la importancia de las marcas y las rutinas, como nos ayudan a agilizar nuestras compras y no tener que pensar tanto. Pero claro, el problema entonces se convierte en: si ya tengo mis marcas seleccionadas para no tener que pensar, como descubro cosas nuevas o como sé que la marca que escogí hace un tiempo sigue siendo la que más me conviene. Este es un problema que existe en nuestras compras, pero también en compras empresariales o incluso en inteligencia artificial donde se estudia y modela desde hace muchos años y es clave en los algoritmos más avanzados que ganan a ajedrez o al League of Legends a los mejores humanos.

Ahí es donde entra en juego el marketing, el boca a boca con gente de nuestro alrededor que prueba cosas nuevas o los conocidos influencers ¿Os habéis parado a pensar como decidisteis en vuestra ultima compra? ¿Preguntasteis a la familia o amigos? ¿Cuándo fue la ultimas vez que probasteis algo nuevo del super?

¿Como comprábamos antes?

Volviendo al problema de comprar champú en China, este me hizo interesar por el proceso que seguimos para comprar. Después de trabajar muchos años mejorando procesos se podría decir que es deformación profesional.

Preguntaos como compraban vuestros padres o abuelos una tele en 1990. Básicamente tenían varias tiendas de confianza en el barrio / ciudad y probablemente conocían al dependiente que había trabajado ahí toda la vida o era el propietario. Cuando iban a la tienda, el dependiente tenía interés en aconsejar el producto que mejor se adaptara a las necesidades del cliente ya que seguramente de ello dependía que el cliente volviera.

Y no solo eso, en sitios no muy grandes la gente se conocía y por consiguiente la persona en la tienda podía tener mucha más información del comprador de cara a dar una buena recomendación y el hecho de recomendar algo que no fuera lo adecuado te podía quitar muchos clientes, ya que hablaban entre ellos. Es decir, había un factor boca a boca muy importante.

Además, tenían muchas menos opciones donde elegir. La tienda a la que iban seguramente solo tenía 5 – 10 marcas. Para bien o para mal, era mucho más fácil de procesar, y con la ayuda del dependiente y un poco lo que les había contado el cuñado de esa época, en 20 minutos lo tenían decidido … una tarde si eran de los precavidos que iban a preguntar a 3 tiendas.

Con la globalización – que podamos comprar productos de todo el mundo – e internet, el abanico de opciones e información se abrió espectacularmente, cosa que en principio es buena ya que teníamos más opciones y datos para decidir.

¿Qué pasó con la llegada de internet y la globalización?

El problema vino cuando esa globalización e internet, hizo que la cantidad de información a la que teníamos acceso creciera exponencialmente y pasara a ser mucho mayor de la que podemos procesar. Hoy día, si queremos comprar algo y queremos ser un poco exhaustivos en la búsqueda, la variedad de productos, tiendas e información puede representar un problema para mucha gente. ¿Por qué, quizás os preguntareis?

Desde el punto de vista del comercio, con la creciente popularidad de las tiendas online se está destruyendo la tienda de proximidad. Eso hace que la relación de confianza que podía existir antes se difumine. Y en las tiendas online, las economías de escala permiten que podamos comprar más barato, pero también hace que seamos el cliente 374.512 que quiere una lavadora entregada en Ferrol, y si ese cliente me pide una recomendación … ni conozco al cliente como para saber lo que le va a ir mejor, ni tengo demasiado tiempo para dedicarle. Posiblemente le recomendaré una lavadora que se venda mucho, si soy majo, y si no lo soy tanto, le recomendaré una de las lavadoras que me hace ganar más margen, ya que los beneficios de la empresa, al final, dictan mi salario y comisiones. Total, el cliente es un ‘número’ que me pregunta y luego comprará en Amazon. Todo esto, asumiendo que la persona que contesta a las preguntas en el chat de la tienda, sabe algo de lavadoras … o que es una persona real.

¿Y desde el punto de vista del comprador? Estábamos hablando de una tienda, ¿pero en cuantas tiendas del mundo puedes comprar una lavadora para que te llegue a Ferrol? Y quizás un smartphone es todavía mejor ejemplo que la lavadora. Seguro que algún lector ha comprado uno en china, con menos garantías, pero sin pagar importación. ¿Como sabemos las ofertas, política de devoluciones, coste de devoluciones? ¿se puede pagar con PayPal? ¿sirven a mi país? ¿si tengo algún problema, me ayudan? ¿cuánto cuesta el envío? Como veis, contra más buscamos, más preguntas tenemos.

Y más allá de eso, ¿qué pasa si queremos ver el producto antes de comprarlo? Seguramente iré a una tienda física a verlo, pero ahí tendrán otros modelos y precios … es decir, otras opciones y otras recomendaciones … y vuelta a empezar. ¿Y qué hacemos?

  • acabar mirando y preguntando en 7 foros de lavadoras,
  • o leyendo 30 artículos de ‘las mejores lavadoras 2020’, donde cada uno recomienda una lavadora distinta,
  • o preguntando en 3 tiendas e intentar sacar sentido de todo ello y luego mirar en internet a ver, si la encuentro más barata, pero ¿qué pasa con las que no estaban en esa tienda?
  • o conocemos a alguien que se acaba de comprar una lavadora,
  • o llamo a mis padres y pregunta, que tiene respuestas para todo,
  • o, como dicen en los exámenes tipo test … todas las anteriores.

El caso es que hacer según qué compras se está volviendo cada vez más complicado si queremos hacer una compra más o menos informada.

¿Y qué tiene todo eso que ver conmigo?

Volviendo al porqué de Linkproved, por motivos de estudios y trabajo, me ha tocado vivir en Shanghai, San Francisco, Londres y ahora A Coruña … ¡no lo cambio por nada! Pero el caso es que en este largo viaje me ha tocado comprar y vender muchas cosas en tiendas y de marcas que antes no conocía y sin familia alrededor o demasiados amigos de suficiente confianza como para preguntar cosas tan mundanas.

El tiempo que me hubiera ahorrado si supiera si tengo algún amigo que sepa de fotografía, o de colchones, ¡o algún conocido que sepa cuáles son las mejores sartenes que puedo comprar para un uso de cocina de subsistencia avanzada! Investigando un poco también descubrí que muchas tiendas pagan a usuarios por llevar amigos, y pensé ¿por qué no aprovechamos esto para hacer que la persona que ayuda reciba algún tipo de obsequio sorpresa, aunque sea testimonial ya que la motivación es ayudar a los amigos. Como un karma que retorna a la gente que ayuda a los demás. Por todas estas razones y para poder ayudar a gente como yo, después de haber encontrado a mucha gente en mi misma situación, decidí montar Linkproved.

¿Qué estamos construyendo en Linkproved?

Linkproved es una plataforma online donde puedes encontrar rápida y fácilmente la información que necesitas para decidir qué lavadora (o cualquier otra cosa) comprarte. ¿Y cómo lo facilitamos?

  • diciéndote qué amigos han preguntado recientemente sobre lavadoras
  • recomendándote a expertos que han aconsejado a mucha gente – que les ha valorado – sobre lavadoras
  • poniendo a tu disposición opiniones, respuestas y valoraciones que han puesto usuarios como tú a distintas lavadoras y ranqueándolas por categorías por si eres más de leer.

¿Y cómo lo hacemos? Buscando a expertos y amigos, ya que es importante tener varias opiniones para confiar en ellas y desarrollando Inteligencia Artificial para facilitar la navegación a través de toda esa información, como, por ejemplo:

  • ¿qué experto es el más adecuado para lo que buscas? ya que no tenemos gente pagada como las tiendas si no que buscamos a expertos entre los usuarios
  • ¿cómo notificamos a las personas más indicadas sin que tu tengas que hacer nada, solo poner una pregunta como si fuera un post de Facebook o Instagram? Y no como cuando entras a un foro, donde tienes las normas del foro, 500 categorías donde escoger, o más bien dicho, acertar
  • ¿cómo premiamos a la gente que ayuda a los demás para crear los incentivos correctos?

Bueno, pues todo esto es lo que estamos haciendo en Linkproved y nos gustaría que nos ayudarais a mejorarlo entre todos y darlo a conocer participando en la comunidad, escribiendo sobre nosotros, o dándonos feedback (mi mail es albert@linkproved.com).

¡El objetivo es difícil, dados todos los intereses de marcas y tiendas enormes que ponen mucho dinero, pero eso también lo hace bonito e interesante ya que puede significar un cambio de paradigma en el balance de fuerzas entre usuarios y empresas y por eso nos gusta!

(*) Texto cedido por el autor en exclusiva para A Duermevela

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.