Sapienza Library: un proyecto multidisciplinar

| Sin comentarios

 

sapienza

La Sapienza Digital Library se inauguró el 20 de diciembre del 2014. Esta iniciativa permitirá el acceso a la vasta colección de trabajos científicos y culturales producidos o alojados en esta universidad. Desde sus inicios estuvo coordinada por un equipo interdepartamental integrado por Digilab, InfoSapienza en colaboración con el consorcio Cineca. En una entrevista a Tiziana Catarci,  presidenta de Info Sapienza, se ofrece una interesante valoración acerca de  la repercusión que tendrá la creación de esta biblioteca.

En la biblioteca se pueden encontrar distintos tipos de materiales como libros antiguos y modernos, tesis, material sin copyright, imágenes o producciones audiovisuales debidamente digitalizadas así como datasets y materiales de archivo. A través de esta plataforma, se permite la contribución foránea mediante el sistema interactivo “Dona una risorsa”. Este sistema garantiza una conservación a largo plazo, además de la divulgación del patrimonio científico que poseen las distintas instituciones que integran la Universidad de La Sapienza: bibliotecas personales cedidas a la universidad, instituciones públicas, fundaciones, etc en las que se respeta, en todo momento, la regulación en materia de propiedad intelectual, en función del tipo de documento.

Mediante Cineca se hace uso de la tecnología bibliotecaria para el correcto tratamiento de los datos. La Digital Library emplea CMS Drupal, tecnologías de visualización e integración de la Library Restful Api además de un repositorio bajo Fedora Commons. También cuenta con una plataforma multimedia con el objetivo de estandarizar los formatos. Los metadatos son catalogados y digitalizados mediante el proyecto IR a lo que se suma el repositorio, la indización y la búsqueda a través de la web y los agregadores.

Además de la biblioteca, el Digilab ofrece servicios de formación, traducción y desarrollo de software siguiendo los estándares archivísticos, la descripción de las colecciones y garantizando en todo momento la calidad científica mediante responsables científicos especializados en el área.

Las tecnologías multimedia, los nuevos sistemas de comunicación y la web facilitan el desarrollo de herramientas aplicadas a los nuevos modelos metodológicos de enseñanza-aprendizaje. El equipo Digilab of Sapienza University y “Via Val Maggia” School han desarrollado un nuevo método inspirado en los objetos, valiéndose de los recursos digitales del museo Polo Museale Sapienza y los entornos virtuales generados por ordenador. En este sentido, la tecnología Linked y Open Data se aplican e integran a la perfección a la hora de compartir el patrimonio cultural mediante materiales educativos.

Al visitar la web, una de las preguntas que me vino a la mente es cómo se puede aprovechar al máximo los recursos digitales para crear una biblioteca que no consista únicamente en una digitalización de contenidos. Aunque la usabilidad y el interés que pueda despertar un proyecto puedan ser el eje central que motive su creación, lo justo sería que incluyera material adquirido y también creado por el propio centro, especialmente textos nativos digitales como ebooks, contenido transmedia, entornos virtuales, como podrían ser los museos, plataformas de e-learning o contenidos derivados de proyectos de investigación, etc. En este caso, sería todo un reto pensar en la posibilidad de crear una biblioteca/ red interuniversitaria con un carácter transnacional sobre todo, si las dificultades vienen determinadas por derechos de autor o van en función del espíritu colaborativo entre diversas instituciones.

La idea de biblioteca digital que afronta La Sapienza es tan completa como compleja, sobre todo, ante la provisión de gran número de contenidos digitales con respecto a su capacidad de almacenamiento en el futuro, lo que sin duda será todo un reto. Por otra parte, creo que este proyecto contribuirá a encontrar información cada vez más relevante en Internet, sobre temas de gran trascendencia para el conocimiento y la investigación. Aunque el 80% aún siga empleando fuentes bibliográficas en papel, creo que es un paso significativo hacia nuevos métodos de conocimiento. El diseño, la interoperabilidad entre los diversos formatos, el software empleado y los recursos disponibles determinarán su pervivencia y lo que es más importante, su consulta.

 

 

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.