Micromundos

| Sin comentarios

foto

Ayer dio comienzo la Feria de arte contemporáneo Cuarto Público. Como es la primera vez que asisto, decidí equiparme con los habituales artefactos tecnológicos, para realizar mi cometido como blogger pero con la idea de disfrutar cada momento y que la intuición me condujera a las habitaciones más adecuadas, consciente en todo momento, que sería imposible dar cobertura a tal cantidad de ideas, proyectos y obras de arte reunidas allí.
En esta primera aproximación por las habitaciones me acerqué a la primera correspondiente al premio MAC. Era increíble cómo plasmaron la idea de la pasión como algo sagrado: sábanas hechas sudario, iconografía religiosa y no tanto pero que se ha introducido en los imaginarios sociales con notable éxito y la idea de producto final o merchandising.
Más adelante, The startist group me dejaba impactada con la estética de una habitación con vistas en la que uno de los artistas, sentado y en aparente inmovilismo, miraba hacia el infinito como algunas de las conocidas representaciones pictóricas de Goethe. Ya no sabías si era realidad o sólo una sombra, visto desde un monitor situado a la entrada.
Con el Colectivo LaSalita, mi relación fue de auténtica sintonía y es por esto que uno de sus trabajos ilustra este post. Son la muestra de que cuando un artista cree en su proyecto, puede unirse con el fin de hacerse oir. A la luz de sus obras,he visto cómo el arte es la palabra no dicha oculta en su decir. Es como si resolviéramos un misterio: el de nuestro corazón, el de nuestra infancia del que por una parte somos prisioneros aunque esto sea al mismo tiempo la canalización de un sentimiento.
Pero en esta exposición no sólo hay arte en el sentido clásico de la palabra. También hay lugar para la fotografía y la edición como el proyecto Dispara (La Estrada). Uno de los libros que edita Aires de familia (2013) es un ejemplo de cómo fondo y forma pueden personalizarse. Es un libro tan curioso como abstracto que me ha hecho pensar en el verdadero sentido del recuerdo, en el sentido de plasmar algo que perdure en el tiempo y cómo las personas son más importantes que los lugares o las circunstancias aunque den sentido a nuestra historia personal.
Creo que no seré capaz de hacerle justicia, a nivel literario, a todo lo que estoy viendo y escuchando. Son tantas sensaciones y emociones que resulta muy complejo. Por eso he decidido incluir una pequeña galería de imágenes comentadas que podéis ver desde aquí.

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.