Coaching: una asignatura pendiente

| 2 comentarios

coaching

De un  tiempo a esta parte, se ha tratado de vincular el mundo de la universidad y de la empresa, de forma un tanto forzada. Sobre todo, con la llegada del plan Bolonia. A partir de ahí, el progresivo avance de la crisis se encargó de hacer todo lo demás. Ahora, a los jóvenes se nos estimula a emprender, cuando en España no hay apenas cultura empresarial. Como la experiencia es madre de la ciencia, no ha sido raro ver cómo echan el cierre muchas pymes jóvenes que surgieron de un tiempo a esta parte, porque no pueden competir con un marketing agresivo de grandes compañías. Otras, por fortuna, seguramente habrán diseñado un plan de empresa acertado y habrán contado con ayudas. Tal vez optaron por un producto original y personalizado, aunque eso tampoco garantiza el éxito. ¿Cuál es el problema entonces? La falta de liderazgo, el creer en los objetivos que motivan la consecución de un plan, de una idea.

Estamos demasiado acostumbrados a elaborar constructos racionales, poco prácticos y basados en planteamientos excesivamente academicistas cuando la realidad va mucho más rápido. Lo que hoy es una moda, mañana ya no lo es, por lo que lo único que queda es el factor humano. Como humanos, cada día gestionamos peor nuestras emociones y la capacidad para tomar decisiones porque no se nos prepara para ello. El coaching  nació con la voluntad de abordar estas carencias en las organizaciones y sobre todo, para ahondar en el potencial de las personas. El director de TISOC,  Alfredo Díez, apuntaba en un reciente artículo de opinión, que todavía hay que seguir avanzando en la materia y advierte de la situación actual en esta disciplina:

A mis colegas y a mí mismo nos toca deshacernos de una herencia arraigada en el antiguo modelo de formación basado en la transmisión de conocimientos, y, en su lugar, adoptar una metodología vanguardista y contracultural basada en el entrenamiento de la pregunta y la escucha. Es por ello que entrenar a directivos para que sean coaches se transforma en una tarea de enorme atrevimiento e innovación, en buena medida porque los guiones para este modelo de intervención se están aún escribiendo.

A la luz de esta reflexión, ¿Se trata el coaching de un método mayéutico al más puro estilo socrático?¿Es una filosofía de vida?¿No es acaso la más pura expresión de la inteligencia emocional? Entonces, ¿Por qué no se potencia en y desde las universidades para fomentar el diálogo profesor-alumno, por ejemplo? Normalmente es la iniciativa privada la que pone en valor esta disciplina entre empleados y directivos porque ambas partes desean dejar de ser anónimas para aprender a convivir y trabajar juntas con el fin de obtener los mejores resultados. 

Esta semana he tenido noticia de la organización de un curso de Experto en coaching y mentoring organizado por la ESICO, cuyo director académico es Joaquín Dosil, un reconocido profesional formado en la USC. Deseo recomendarlo a los lectores/as que deseen formarse en este ámbito. Seguro que será el mejor método para potenciar lo mejor de cada uno de nosotros aplicándolo a las relaciones personales y laborales.

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

2 comentarios

  1. Bajo mi humilde punto de vista, el coaching no deja de ser otra moda que viene muy bien para recaudar fondos al ser formación no reglada. Todos pueden acceder sin un mínimo de estudios a la “profesión” de Coach. En su momento la moda fue el tema de las redes sociales, ahora le toca al coaching. Se vende como la panacea a todos los problemas, y a mi me gustaría saber en qué se basa, qué método científico sigue. Porque por ahí tengo escuchado palabras como “inconsciente”, término freudiano más que mascado. Y, como bien sabemos los que trabajamos con personas, la etapa Freud ya está más que superada. Espero su respuesta.

    • No soy una profesional del coaching, pero sí de la creatividad y creo que lo que hay detrás del coaching son varios temas: la gestión del tiempo, las habilidades directivas y una brizna de “personal trainer” para afrontar los conflictos o las situaciones que alteran la correcta toma de decisiones. También sirve para enfocar las aptitudes y talentos en la correcta dirección. Ciertamente, no todos los coaching que dicen serlo realmente lo son. Sobre todo aquellos que desean impartir la disciplina en poco tiempo, mediante cursillos en academias. En general, ya no se suele apelar al “subconsciente” freudiano ni al psicoanálisis. Como bien dice es algo totalmente obsoleto.
      Le recomiendo ver este vídeo del TEDx a cargo del prof. Joaquín Dosil, para disipar sus dudas: http://www.youtube.com/watch?v=6vj9qpnsPDo

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.