¿Arte incomprendido o vanguardia?

| Sin comentarios

Esta imagen bien podría ser una metáfora de lo que puede despertar en nosotros el arte contemporáneo. Para unos es un auténtico crimen acercarse a una obra de tales características porque no la pueden comprender y para otros es un juego, un desafío a nuestra inteligencia y al subconsciente. A medio camino entre la exclusividad, la rareza o incluso la extravagancia, si algún día nos deja de sorprender, entonces se convertirá en arte deshumanizado. Muchas de esas obras se cotizan más que los clásicos y los museos más populares las incorporan cada vez más, en sus exposiciones temporales e incluso para sus fondos. En el 2012, Arco, una de las ferias más relevantes del sector, tenía como campo semántico y telón de fondo: la crisis. En eso se inspiraron los artistas, dando lugar a obras como las que podéis ver aquí. Puede que en ellas haya denuncia social y realismo, ¿pero son arte?

[slideshare id=11628032&doc=arco-2012-120217023131-phpapp02]

No puedo evitar que me asalte la duda o el ansia de debate cada vez que observo algo así. A mí no me deja indiferente ningún tipo de manifestación artística pero me pregunto dónde quedó el amargo don de la belleza…y no puedo evitar sentir una cierta nostalgia por los grandes maestros. Sé que reinterpretarlos resta cualquier tipo de magia y que a veces el realismo puede convertirse en una fotografía o estampa de lo cotidiano, como si se tratara de una naturaleza muerta con la que , por momentos, nos costaría empatizar a pesar de ser algo próximo a cada uno de nosotros.

Es en esos instantes en los que me asalta la duda, así que, queridos lectores juzguen por ustedes mismos.

 

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.