Juan de Sesa: de esclavo a humanista en la Granada del s.XVI

| Sin comentarios

Es increíble cómo la historia oculta el protagonismo de los vencidos. En este blog, quiero recordar a una figura histórica que para los humanistas pasa desapercibida porque no está en los manuales. Leyendo la revista Mundo negro, me encontré con la historia de Juan Latino o Juan de Sesa,  la historia de un esclavo negro que llegó a ser el humanista más reconocido en la Granada del Renacimiento.

Su amo era Don Gonzálo Fernández de Córdoba, nieto del Duque de Sesa. Como le gustaba estudiar y enseñar, esta familia le dio la oportunidad de hacerlo, porque les convenía un joven brillante de su propiedad que les fuera fiel y pudiera entrar en contacto con la élite intelectual de la época. Su única ambición era presumir de esclavo.

Sin embargo, esa circunstancia fue aprovechada por Juan para cubrir la necesidad que había en Granada, de humanistas que supieran transmitir valores. Ambrosio de Salazar, un gramático de gran renombre hablaba de él como «el negro que puso escuela en la ciudad, tanto de música como de latín y griego». Pudo obtener estudios universitarios a la edad de 38 años y su retraso en obtenerla fue debido a sus obligaciones serviles.

Para llegar a ser catedrático sufrió  amenazas y una grave discriminación racial mas le dirigió unas palabras a sus adversarios que demostraron que la sabiduría va más allá de las diferencias: «¡Cuántos esclavos romanos fueron maestros de señores y médicos, y lectores públicos y ciudadanos, jueces y emperadores!

Cuando le advino la vejez, se quedó ciego pero sus alumnos no se resignaban a dejar de recibir sus enseñanzas. Sus discípulos lo adoraban y había alcanzado su sueño pues su singular gracia en traducir y comentar los poetas de la antigüedad clásica romana  y sus clases al aire libre lo convirtieron en un Magister Latinus.

Una gran historia, que he abreviado y que merece atención, porque por desgracia no hay muchos estudios en torno a su figura, lo que demuestra lo dicho con anterioridad. Os recomiendo unos links, por si queréis saber algo más de esta apasionante historia. Como humanista, no quería dejar de contarla.

A mí me surge una pregunta sin respuesta en este momento: ¿Cuántas personas todavía siguen sufriendo esclavitud en estos tiempos y no pueden desarrollar su talento? Reflexionemos.

Links:

Revista Esfinge

Academia de buenas letras de Granada

 

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.