Cultura e industria

| 2 comentarios

La TV me ha ayudado, una vez más, a aclarar mis dudas y a confirmar lo que ya me temía. Hace unos días, unas chicas se presentaron a un cásting, con el fin de realizar una actuación de gran complejidad, que ambas ejecutaron a la perfección. No las eligieron, tras haber pasado un dura prueba y haber sufrido una injusta y nada convincente valoración por parte de unos presuntos “expertos” en la materia. Decían que su actuación sonaba “antigua” porque tenía claros tintes clásicos y que el público esperaría “más” de ellas y no la mera reactualización de esos clásicos para demostrar su talento.

Tras un gran esfuerzo personal, parecían frustradas y no era para menos. Si su interpretación era brillante, ¿por qué tacharon de “antigua” una obra clásica? Entiendo que lo clásico ya es de por sí antiguo, pero no un motivo para descalificar su trabajo, especialmente, cuando los clásicos deben revivirse e interpretarse, deben ser una forma de reinvención y no un depósito donde yacen los cadáveres de artistas con sus obras muertas en favor de la contemporaneidad. ¿Qué “más” podrían esperar de ellas? No son un objeto decorativo sino unas artistas que valoran aquello que se les ha enseñado en su profesión y en su formación, lo clásico está a la orden del día: la música, el ballet, el teatro, el circo…reflejan reminiscencias del pasado en todo momento ¿Es que en vez de construir, deconstruimos?

¿Cuáles serán los clásicos del mañana en esta cultura de compra-venta? Leyendo un artículo de Milagros del Corral, puedo hacerme una idea.  Estamos convirtiendo la tradición y la cultura en industria. Cierto que la democratización es muy importante, pero quizás eso lleve a una devaluación de su importancia, en favor de lo espectacular, aunque ello carezca de contenido. Nos encontramos ante un arte envuelto en la réplica…y eso me parece escalofriante, porque poco a poco dejará de albergar sentimientos. Echad un vistazo a algunos de estos artículos, porque dan qué pensar.

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

2 comentarios

  1. Aunque he leído el post (y estoy de acuerdo con él), no te dejo el comentario por eso, sino por lo que te acabo de decir en el twitter. Mi correo es antoniojcuevas@gmail.com. Escríbeme y me cuentas. Y muchas gracias por pensar en mí para colaborar.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.