Estampa navideña

| 4 comentarios

Estamos en una época muy entrañable. Estos días me hacía una pregunta a mí misma. ¿Qué pequeños detalles identifico con la palabra Navidad?

Me viene a la mente el recuerdo del juguete que me trajeron los Magos de Oriente y que más ilusión me hizo. Un oso de peluche como éste (si hacéis click en él os llevará a la música de Vladimir Sterzer, un sonido que me lleva al espíritu de las Navidades pasadas).

También se respira Navidad en la pintura de George de Latour donde el naturalismo y la luz cobran forma, en la magia de El Cascanueces , en la película Natividad cuando la familia se reúne para verla juntos o en la tranquilidad que se respira al leer un buen libro, sin prisas, como 1Q84 de Murakami (un reciente presente recibido). Sin contar con las luces que iluminan las calles de la ciudad por la noche, que recuerdan el brillo de lo auténtico, presente cada vez que los que se quieren se reúnen, aunque sólo sea una vez al año. Por un instante, parece que esto se acerca a la verdadera felicidad.

Yo también quiero haceros un pequeño regalo. La autora Mª José Moreno desde El Canal Literatura, me ha pedido que recomiende su libro, el cual podéis descargar aquí . Disfrutádlo y enviadlo a vuestros amigos. No hay nada mejor que compartir, ¿no os parece? Y a vosotros, ¿A qué os  recuerda la Navidad?

 

Autor: Arantxa Serantes

Humanista digital y Doctora por la USC

4 comentarios

  1. Caray, Arantxa. Un osito bohemio…

    • Efectivamente, caballero. Made in England, aunque mi favorito fue Made in Corea y le llamaba “Cori”. Tenía bufanda y gorrito rojo con abetos navideños en verde y la alegría que tuve al recibirlo, fue indescriptible. Estaba emocionada porque los Reyes me lo habían traído…No volví a encontrar otro igual en mi vida, pero el recuerdo siempre estará ahí.

  2. Que esos buenos recuerdos te acompañen a lo largo del Nuevo Año, que tan incierto se nos presenta a todos.
    Un cordial saludo.

    • Agradezco el comentario. Gracias a los buenos recuerdos, al ser humano todavía le queda alguna esperanza de volver a esa felicidad primigenia que uno tiene cuando es niño. Si el espíritu de la Navidad nos invadiera todos los días…lo que nos rodea sería más certero. Mis mejores deseos para el 2012 (nada de catástrofes, por favor).

Responder a Tío Chinto de Couzadoiro Cancelar respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.