Inicio > Pedra de Abalar > El Camino al ‘Fin del Mundo’, documentado al menos desde el siglo XV

El Camino al ‘Fin del Mundo’, documentado al menos desde el siglo XV

Lunes, 29 de Mayo de 2017

Después de varios años sin actividad, recobra vida esta Pedra de Abalar. Y lo hace recordando relatos de peregrinos que documentan, al menos desde el siglo XV, la prologación del Camino de Santiago que conduce al peregrino al ‘Fin del Mundo’. Retrocedamos en el tiempo.

Ya del año 1477 hay constancia de un anónimo de Florencia, titulado Viaggio fato l’anno 1477 partendosi de Firenze. Aunque el texto es poco preciso, seguramente visitó Finisterrae y Muxía. Entre 1538 y 1539, recorre el Camino Bartolomeo Fontana, quien asegura en su relato que “… seguendo poi per ordine di Roma fino a Santo Iacopo, in Galicia, Finibus Térrea, La Barca, il Padrone et Santo Salvatore. Fontana parte de Venecia el 19 de febrero de 1538, llegando a Compostela el 18 de septiembre de 1539. Pasa por Oviedo, Avilés, Luarca, Ribadeo, Pontedeume, A Coruña, Muxía, Fisterra, Corcubión, Cee… En concreto, de Muxía dice que “é un piccolo loco, e piccol casette, una archata fuori dalla terra é una Chiesoletta, e in aquella de nostra Signora una imagine de intaglio longa circa un brazo, e sta in piedi, chiamata s. María dalla Barca, perché venne li in una barca de pietra viva, la cual hoggi si vede li sil Mare…”

Por su parte, el sacerdote  de Bolonia Domenico Laffi hace la Ruta en tres ocasiones: 1666, 1670 y 1673. El títulode su relato es Viaggio in Ponente a San Giacomo di Galitia e Finisterrae. Cita a Muxía asegurando que “… ho letto nel Nierembergh e anco nel Pietra Santa che nel porto di Mangia si trova una nave di pietra con tutti li suoi finimenti di pietra, di tal grandeza e peso che si rende inmobile, ma un putto con un sol dito la muove e raggira e questo avviee per esservi apparso una volta la Besta Virgen María”. Su relato ha sido publicado en siete ocasiones.

En 1717 decide recorrer el Camino el franciscano Gian Lorenzo Buonafede Vanti. El texto de su viaje lo titula Viaggio Occcidentale a S. Giacomo di Galicia, Nostra Signora della Barca e Finis Terrae.  En su relato muestra un gran interés por la prolongación a Muxía Finisterrae. En el mes de agosto parte del Monasterio de San Martín de Ozón, donde rechazó un chocolate, dado que tenía interés en celebrar una misa en Nuestra Señora de la Barca. Recoge que los vecinos de Muxía son pobres. Los hombres se dedican a la pesca y las mujeres elaboran encajes de bolillos. Le impresiona la imagen de la Virgen de la que dice que tiene un palmo y medio de alto, está coronada y cuenta con una maravillosa policromía. Sorprendido le dejan también las piedras sagradas. En el mismo año que caminó Vanti, lo hizo igualmente el padre Antonio Naia.

Pero antes, ya habían hecho el Camino otros relevantes peregrinos. En 1417 peregrinó el francés Señor de Caumont, quien habla también del Finibus terre. En 1466 Leo de Rosmithal confunde claramente en su relato a Muxía con Fisterra, situando en la villa del Cristo una nave con sus remos, hecho todo de piedra, y que transportó a Dios con su madre.

También en el siglo XV, Nicolás de Popielovo, dice de Muxía: “Desde Santiago hice doce millas alemanas hasta Nuestra Señora de la Barca, donde he visto un barco destrozado, hecho de pura piedra…”.

El obispo armenio Mártir de Arzenddján asegura en 1491 que, en la extremidad del mundo, está la playa de la Santa Virgen, donde se ubicaría una edificación que llaman Santa María de Finisterrae. Unos 67 años después, el inglés Walter Starkie cita a Muxía, asegurando que “el Apóstol predicó en la desabrigada aldeíta de Muxía, allí los habitantes muestran una piedra ancha y lisa…”.

Pedra de Abalar

  1. Sin comentarios aún.