Archivo

Archivo para la categoría ‘Marta Está Harta’
miércoles, 14 de febrero de 2018

Marta Está Harta 2001

Empezaba el siglo XXI y servidora aún era jovenzuela de “vintenove”  cuando nació Marta Está Harta , como la mejor versión de Bridget Jones a la gallega.

Creo que podría recordar casi todo aquel monólogo, que empezaba contando el porqué y para qué de  la “braga faja” y terminaba con un contundente me cago en el amor. A día de hoy y ya con cuarenta y  bastantes sigo poniendo en duda los beneficios de la faja y es que las fajas no son mágicas, como nos hacen creer,  y no te reducen dos tallas así sin más. Las fajas lo que hacen es recolocar y apretar los michelines para que te abroche el vestido, aunque para ello puedas perder la respiración y en ocasiones la dignidad, ya que con una faja de las de verdad sentarse es complicado y caminar con soltura también.

En aquel monólogo hablaba yo también de los rituales de chapa y pintura de los sábados tarde, aunque ya os digo que no tenían comparación con los de la adolescente,  a los que ella llama  “make up” y “contouring”, pero que no deja de ser una sesión de chapa y pintura de toda la vida.

Este fin de semana de carnaval tuve reunión de adolescentes en proceso de maquillado, disfrazado y arreglado en casa, y observándolas volví a la Marta Está Harta del 2001. Entre contouring,  eye liner , cotilleos y risas,  de repente el drama.:  El DRAMA, con mayúsculas, a una de las amigas de la adolescente  le dejó el novio por WhatsApp a las nueve de la noche del sábado de Carnaval y después casi 5 meses, ¡que fuerte tía! . El drama fue máximo, tanto que la adolescente me llamó para que la aconsejará y tranquilizará con ese discurso de toda la vida de : “los hombres son tontos , ya verás que cuando pases de él vuelve, es que no se enteran de nada” . Mientras hablaba me daba cuenta que llevaba la friolera de 30 años con este discurso, 30 años “cagándome en el amor” y que nada había cambiado, que por muy modernas que sean las adolescentes, por mucho IPhone , redes sociales y demás , la escena es la de siempre:

La amiga abandonada lloraba amargamente, las otras la consolaban poniendo verde al mísero “abandonador” y animándola a salir porque no se iba a quedar en casa llorando, le decían que tenía que salir, ponerse guapa y ligar, este último consejo totalmente egoísta, porque si la dejada se negaba a salir , ellas tampoco podrían salir,  tendrían que acompañarla y consolarla. Pero era Carnaval y ocasión para salir hasta Dios sabe cuando, por lo que insistieron hasta que finalmente la convencieron y salieron dispuestas a arrasar y fastidiar al ex.  Pero desde su tierna adolescencia no sabían qué aquella era la noche del duelo, qué su amiga no iba a parar de llorar y que tendrían que volver mucho antes por qué la amiga dejada no estaba en su mejor momento. Y así tal cual lo predijo Marta Está Harta 2001 pasó y la adolescente volvió antes de lo acordado, y como una Marta Está Harta del 2001 sentenció eso de ” me cago en el amor”.

Imagen relacionada

Marta Está Harta

lunes, 5 de febrero de 2018

Resiste y Vencerás

En mi  relación con la adolescente tengo que tener clara la premisa de “quién resiste gana”. Y aunque suene fácil lo de resistir, os prometo que no es nada fácil resistir a los envites de un adolescente.

En esta entretenida tarea que es la de educar hijos.algunos padres nos encontramos, de repente, enfrente de unos hijos, que parecen no tener freno en imponer sus ideas para salirse con la suya. Y tanta es la insistencia que a veces por cansancio te dejas convencer de que su propuesta es la correcta, aunque sea un disparate,  y que quizás tú seas la intransigente.Y además a tu alrededor sólo escuchas esa manida frase de :”es que las cosas ya no son como eran., ¿entiendes?”   entonces, aunque no entiendas, aunque pienses que las cosas son como siempre fueron y que todos los adolescentes han cumplido, cumplen y cumplirán los mismos patrones. Y aún sabiéndolo tu haces por entender, y  te convences que hay que negociar, y que hay que hacer a los hijos felices , que los hijos felices te harán feliz a ti. Así que embriagada por los cantos de sirena te dejas ir y te dejas llevar por la teoría de la negociación, hasta que de repente te das cuenta que la única que negocia y que cede eres tú. Es en ese momento, en el que la realidad se estampa en tu cara,  y te das cuenta de que aunque tú hagas lo imposible por  mantener esa “falsa” felicidad con tus hijos,  ellos lo único que quieren es salirse con la suya, aunque ésto sea a consta de tu ya debilitada salud mental, la cual no les preocupa en absoluto,porqué los adolescentes son egoístas  y ególatras.Cuando en tu vida se cruza un adolescente no olvides que tu mayor mantra es: “resiste y vencerás” y para eso sólo necesitas una cosa, paciencia. No intentes otra estrategia, no intentes llevarlo a tu terreno, es imposible  tú sólo insiste y resiste, y al final vencerás. 

 

Marta Está Harta

jueves, 25 de enero de 2018

Demagogia.

 

Mi hija está aprendiendo a utilizar la demagogia ,”estrategia utilizada para conseguir el poder, que consiste en apelar a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas para ganar apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica, la desinformación, la agnotología y la propaganda política”, en las discusiones del día a día.

Todo empezó con el modelito de fin de año y los vestidos demasiado cortos y ajustados. Después de que se probará unos diez vestidos , cada cual peor,  no se me ocurrió otra cosa que decirle que no era muy elegante, ni adecuado ir de “minicantante de la Panorama”. A lo que me contestó, muy seria , que yo era de otras épocas y que esa declaración era un “micromachismo”,  y que las mujeres tienen que poder ponerse lo que quieran.  Menos mal que soy rápida de reflejos y le contesté que poder, claro que pueden ir como quieran, pero que lo que yo ponía en duda era que con ese vestido ella fuera cómoda y no disfrazada.

A partir de ese día en  el  que de su boca salió la palabra “micromachismo” no ha dejado de utilizar ese tono panfletero cada vez que le decimos que no a algo. Después de lo de que yo era machista , llegó lo de que era homófoba , porque no le dejaba que invitará a un amigo gay a pasar el fin de semana en casa. Y dio igual que le dijera una y mil veces que no era por que su amigo fuera gay, sino por sus últimos resultados académicos.  Tras el machismo y el odio a los gays me acusó de clasista , porque se me ocurrió decirle que no me gustaba cierto instituto de Lugo, al que le gustaría cambiarse, porque está lleno de “ninis” de barrio y de chonis.

Y ayer llegamos al culmen de la demagogia , soy racista porque no me gustaría que tuviera un novio colombiano, que le pidiera matrimonio a los 16 años , como le ha pasado a una amiga suya, que ya está prometida con 16 años.

¿Racista yo?; ¿Homofoba, clasista  y machista?.  Ahora resulta que soy la madre retrógrada del año:

Yo que trabajo para tener mis caprichos y sus caprichos, sin depender de nadie.  Que le he enseñado desde pequeña, que ella es autosuficiente y no necesita machito ninguno que la cuide y mantenga.

Soy una madre carca porque mi ilusión es que mi hija estudie una carrera, se labre un futuro y no que ande de bar en bar en  las horas de clase con todos los ninis de la ciudad

En fin pronto aprendemos los usos de la manipulación, como le dijo el otro día su amigo gay, que al final vino a dormir a casa  : “tenías que vivir con mi abuela latina y  te ibas a enterar “.

Marta Está Harta

lunes, 15 de enero de 2018

La adolescente y su doble vida como Supermán.

Nuestros hijos llegaron a las redes sociales cuando no tenían edad legal para formar parte de ellas, primer gran erros por nuestra parte. Y su objetivo era tener muchos followers, cuantos más pues mejor , por eso aceptaban en sus redes a toda la familia , padres, tíos, primos no importaba la diferencia generacional. Lo que importaba era el número de likes, de ahí que sus perfiles de jovencitos de 12 años estuvieran llenos de seguidores cuarentones y cincuentones amigos de sus padres  , que le daban like a todas sus “inocentes” publicaciones.

Pero esos jovencitos de 12 años , ahora ya tienen 16 y sus publicaciones ya no son tan “inocentes” y cuan clásicos superhéroes se han montado una vida paralela en las redes sociales, y esto que como dirían nuestros abuelos “está más visto que el tbo”, aunque  mi hija y amig@s se crean que han descubierto América con esto de la vida paralela de Instagram.

El otro sábado en una de las interesantes y reveladoras reuniones de adolescente en mi casa estaban hablando de esto de los varios perfiles de Instagram, bajo nicks, de cuyos nombres prefiero no acordarme. Que si tenían una cuenta como “Anita no sé cuanto” , otra como “Tu Anita no sé que” y hasta una tercera con un pseudónimo tipo “niñata hortera”  (aclaro que no hay ninguna Anita, que es sólo un ejemplo).

Presumían de haber logrado engañarnos a todos, padres , novios y ciertos amigos pues cada cuenta tenía su target de followers. Alardeaban de su increíble pericia, como si nunca antes se le hubiese ocurrido esto a nadie . En ocasiones me enternece la inocencia de los adolescentes. Lo que me sorprendió es que la adolescente y c&a, iban más allá de la doble vida de Clark Ken y su alter ego Superman, ellas tienen una tercera vía, como si  Clark Ken además de  Superman ( rey de los posados y los selfies) tuviese otro alterego : un SuperMachito ( rey de las fiestas y las nenas).

Al oírlas no pude evitar pensar eso tan manido de ” algo va mal con esta juventud” , o como diría Obelix , “estas adolescentes están locas”

 

Marta Está Harta

lunes, 8 de enero de 2018

Cada mochuelo a su olivo

 

CADA MOCHUELO A SU OLIVO.

Ya se acabaron las Navidades, los turrones, los regalos y los excesos. Y como decía mi padre cuando era pequeña: “ahora, cada mochuelo a su olivo”. Los de fuera se van y los que nos quedamos nos vamos ordenando y en las casas los niños vuelven al colegio, bendito colegio y benditos profesores. Los adolescentes al instituto y en su defecto al bar de enfrente del instituto para contar sus batallitas de las noches locas de Navidad y nosotros, los padres, contando las nuestras en el trabajo. Ya está todo en orden,se acabó la vida loca y con nuestros regalos de reyes estrenados empezamos de nuevo con las clases, las notas, las pagas y todas esas cosas del día a día, que en vacaciones se te olvidan.
En vacaciones de Navidad por lo general se te olvida todo, sino no habría disfrute, y te vienes arriba con el turrón y las fiestas, pero la dura realidad está ahí fuera: En el día 8 de enero, cuando vuelves a ser consciente de que tu hija ha suspendido todas las que tienen libro, que tienes que volver a pelear a las 6: 45 am para despertarla, y te das cuenta de que ya se acabaron sus sonrisas y que estas no volverán hasta el pre-fin de año del año que viene.
Ahora empieza el Rock and Roll, un trimestre corto e intenso para recuperar todo lo perdido e intentar mantener el tipo. Un trimestre en el que ya no te permites vivir tan engañada como en el primero, por lo que la tensión en casa crece. Además no hay mucho puente ni festivo para evadirte un poco del día a día. Y aunque el 8 de enero tiene sus cosas buenas por fin una mañana para ti sól@, por fin los hijos vuelven al cole…También las tiene malas es el Inicio de la cuenta atrás, hasta las deseadas y en ocasiones demasiado largas Vacaciones de Verano, la cuenta atrás para estudiar y aprobar, la cuenta atrás para adelgazar y ponerse el bañador, la cuenta atrás para la próxima extra… La cuenta atrás para todo.
Pero antes de empezar con esa “cuenta atrás“disfrutemos con esta semana detox, como dicen los modernos. Semana sin hijos, sin dulce y sin dinero, pues como dice nuestro presidente ¡Viva el Vino!

 

Marta Está Harta

martes, 2 de enero de 2018

FIN de AÑO, Uñas Postizas, Maquillajes Imposibles y el Karma

 

 

Pues ya pasó la Noche Vieja , más conocida como el Fin de Año para los adolescentes, y ya poca ilusión de Navidad les queda, aunque a los demás nos quede aún la magia de la Noche de Reyes.

Eso sí el Fin de Año ha sido para la adolescente un evento que ha durado casi 3 días,entre nervios y  preparativos. Y que según nos confesó en la cena lleva esperando 365 días. Al parecer llevaba 365 días esperando para poder salir toda la noche con unos tacones imposibles (de cómodos y de feos), hacerse el make up más exagerado que encontró y ponerse unas uñas postizas “del chino”, que podían ser calificadas de arma blanca.

Ella comenzó su sesión de preparativos el viernes y la fiesta era el domingo a la 1:00. Pero desde el viernes 29 paseaba por casa los tacones y las uñas mientras su padre y servidora no podíamos evitar la risa. Y es que las uñas valían igual para buscar el moco perdido como para pinchar una croqueta,  pero no valían para escribir en el teléfono ni para ponerse un pendiente, Los pies de tanto practicar con los tacones los tenía  ya destrozados antes de salir . Y para más  “KARMA” va y llega una super borrasca la noche del 31 y ella con su pelo alisado y enlacado,, que poco le iba a durar por cierto.

Las 48 h previas a la Noche de Fin de Año mi casa se convirtió en un ir y venir de adolescentes , que venían a peinarse o a ponerse uñas postizas, que fijación que tienen todas con esas horrorosas uñas, también de paso se probaban los modelitos y se asesoraban unas a otras. Observarlas era todo un espectáculo sociológico, mientras hablaban de la maravillosa fiesta a la que iban a ir.

Y es que tener 16 años , ser presumida y que te guste la fiesta se convierte en toda una complicación.  Tantas eran sus expectativas que hasta daba pena ver la dura realidad : Una noche fría y lluviosa , propia de la zona norte en la que vivimos y que consiguió que su pelo no durase liso más de 30 minutos de reloj. Las uñas duraron 2 horas , las suficientes para hacerse unas mil fotos con ellas, los pies dejaron de sentir y padecer a las 3 horas, pero el maquillaje perdura a día de hoy casi 48 horas después y no hay quien le quite esa sombra de ojos. La fiesta tan masificada que lo de la barra libre era una utopía , además que como menores les colocaron una pulsera,  que no les permitía el acceso a la barra de alcohol.

Todo ha sido una estafa me dijo mi hija al llegar a casa ya de mañana, en la fiesta no te podías mover, en la calle llovía y hacía frío y el dichoso chocolate con churros carísimo, yo la escuchaba con una media sonrisa, mientras pensaba “así es la vida hija mía”. Pero a pesar de la estafa no llegó hasta las 8 30, que era la hora de vuelta.

 

 

Marta Está Harta

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Pues oye, estoy hasta contenta.

 

Resultado de imaxes para malas notas

 

Llegaron las notas de la primera y estoy encantada a pesar de que las notas las podemos definir como un verdadero fracaso escolar. Pero con todo yo estoy encantada. Y es que hace tiempo que he aprendido a sacar lo bueno de la malo, actividad, que en casos como estos es harto complicada.

¿ Por qué está contenta? os preguntaréis , pues bien las razones son varias :

  1. Porque si la adolescente hubiera sacado buenas notas, después de tres meses sin hacer nada y cuando digo nada incluyo hasta lo de ir a clase ,empezaría a dudar seriamente del sistema educativo español. Y ya bastantes dudas hay en mi vida.
  2. Porque si la adolescente llega a aprobar como madre y como educadora hubiera perdido muchísima autoridad.
  3. Porque si la adolescente llega a aprobar, ella se habría salido con la suya y a ver quien la reconducía del camino equivocado.
  4. Porque estas notas son las que se merecía y esa es la lección que tiene que aprender :  En la vida sin esfuerzo y trabajo difícilmente se alcanzan las metas .
  5. Porque estas notas son la historia de un fracaso ya anunciado , un “era visto” que decimos en Galicia. Y ya que yo no puedo dar los zascas que me gustaría, pues que se los dé la vida.
  6. Porque sigo pensando que estas notas pueden ser el principio de un cambio.

 

Vamos, está claro que hoy salgo a celebrarlo y ella no.

 

 

 

 

 

Marta Está Harta

martes, 12 de diciembre de 2017

¿Qué me pongo?

¿QUÉ ME PONGO?

Todos los que tengáis hijas entre los 10 y los 20 años estaréis más que acostumbrados a oír eso de ¿qué me pongo?. Desde que suena el despertador a las 7 de la mañana, no importa que sea un día normal, de esos de mallas para gimnasia o un día especial, de esos de modelos imposibles.
Ahora estamos en esas fechas especiales, llenas de días especiales en los que la tele, las influenciers y el mundo en general les trasmite a nuestras hijas que en Navidad hay que ir vestida de Burbuja Freixenet.
En mi casa, que las notas lleguen en 2 semanas, y que vayan a ser horribles no importa. Lo que realmente importa es que va a ser Navidad y no por el Espíritu Navideño, ni por los Reyes. A los adolescentes, y me atrevo a generalizar, de la Navidad lo que les interesa es el Fin de Año y la posibilidad de poder salir como si no hubiera mañana y si son chicas además con tacones muy muy altos y vestidos imposibles, que el señor Amancio Ortega vende como churros en estos días.
Mi hija, que me conoce y sabe que yo no soy de las que deja la tarjeta, y cruza los dedos esperando que el modelito elegido para despedir el año sea lo más normal posible, ya ha empezado con el mensaje de “¿Qué me pongo en Fin de Año?, y yo mientras practico eso de pasar. Pero el círculo se cierra, quedan escasos 20 días y las influencers, instagramers y gurús de la moda varias ya han llenado las redes de tendencias imposibles., que los escaparates intentan reflejar y las adolescentes no paran de pasarse fotos y consejos para conseguir el modelo ideal de Fin de Año.
Así que cumpliendo con la tradición, a primeros de diciembre después de poner el Árbol, me he llevado a mi hija de compras esta vez nos acompaña su amiga, la que más controla de moda y estética.
Dice mi hija que no va a llevar medias, porque una tal Dulceida no usa medias, yo me imagino que esa Dulceida no pasa el Fin de Año en Lugo a 4 bajo cero. La amiga, gurú de la moda adolescente, dice que claro con sandalias nada de medias. Yo las escucho mientras conduzco, intento no meter baza, como recomiendan los especialistas y las dejé fluir en su conversación. Pero no fue fácil os lo aseguro, porque pensar en Fin de Año en Lugo sin medias y con sandalias, me daba para un par de intervenciones.
Llegamos al centro comercial, la adolescente, la gurú de la moda y yo, la madre cuarentañera al borde del ictus ante los modelitos. Yo en este trío era la antigua , la que no tenía ni idea, ¿quién me iba a decir a mí, que fui moderna en los años 90, que me iba a convertir en una madre antigua?. Yo que llevo 6 agujeros en mis orejas y que me casé con una boda Hawaiana, y resulta que soy una antigua.
Al final, después de escuchar como iban criticando todas mis aportaciones, no me pude contener, algo tenía que decir, así que les pregunté: Si no tengo ni idea ¿por qué en las tiendas hay vestidos que a mí me gustan?, y nadie me contestó. Ellas siguieron hablando de la tal Dulceida y sus modelitos, y mientras yo deseando llegar a casa para que “google” me enseñara a esa tal Dulceida.

 

Marta Está Harta

lunes, 27 de noviembre de 2017

NO DOY APROBADO

 

Ya huele a Navidad, y claro para muchos a “drama escolar” ,primera evaluación y primer lio del año 2018. Los adolescentes, como ya os comenté, van calentando motores al más puro estilo Chiquito y su ” no puedorr”, como si de un homenaje póstumo se tratase. O por lo menos esto es lo que está pasando en mi casa, que la adolescente dice que “no da aprobado”  ( expresión muy gallega el “no dar hecho”) y yo la observo en silencio, y veo que es verdad que  no da aprobado, pero  no por falta de capacidades, si no porque no se ha sentado delante de un libro ni 20 minutos seguidos en todo el trimestre. Así nadie da aprobado.

Es imposible que se apruebe si no se estudia, no se trabaja, y no sé va a clases..

El pasado viernes , el black friday , me vine arriba la senté en la mesa del comedor y le expliqué porque “no daba aprobado”. De repente mi dulce hija adolescente se convirtió en una hidra callejera y si me dejo al final la culpa del “no doy aprobado” era mía , aunque aún no sé muy bien porqué. Mientras ella se venía arriba, yo practicaba eso que he leído tantas veces de ” no gastar tus energías en discutir, el adolescente es más joven y tiene más energías siempre saldrá ganando”. Así que con cara de estoy tranquila la  escuchaba gritar, enfadarse , desenfadarse y volverse a enfadar, ya quisieran muchos “yoguis” la capacidad de abstracción que tiene una madre de adolescente.

Lo bueno es que estos momentos de enajenación mental adolescente vienen seguidos de un bajón y después un periodo de sumisión que dura unos 3 o 4 días y que estoy disfrutando ahora mismo. Lo peor que esto se acabará mañana y volveremos al “no doy hecho” y la próxima bronca dependerá de cuantos “no doy”, puedas escuchar tranquilamente. Yo con más de 20 no puedo.

 

 

 

 

Marta Está Harta

jueves, 23 de noviembre de 2017

Gracias por su espera.

Vuelve Marta Está Harta

 

 

 

 

Resulta que hoy en día el 90% de los trabajos depende de lo que llaman las TIC . Pero ¿Qué pasa cuando la tecnología se vuelve contra ti?. Pues que te pasas tres días colgado del teléfono de asistencia técnica escuchando una grabación que repite una y mil veces eso de ” nuestros agentes en este momento están ocupados, manténgase en línea , gracias pro su espera”.

Las primeras cinco llamadas con esta cantinela te las tomas con educación y tranquilidad que para eso eres una persona educada y maja, o por lo menos eso dicen . El problema surge a partir de las dos horas manteniéndote a la espera, y justo cuando el ” agente” te responde va y se corta. Y otra vez vuelta a empezar y tu mesa de trabajo llena de papelotes que escanear y el escáner venga a decirte que “no” , que hay un error con la ip , la htt , spt…. y no sé cuantas letras más.

En este plan llevo yo ya 72 horas, o lo que viene siendo 3 días y la paciencia y educación ya están perdidas.  Así que hoy pasé a la acción basándome en ese refrán español, ¡cuán sabio es nuestro refranero!, que dice eso de ” quién no llora no mama”. Pensé, Marta basta ya de buenas maneras de intentar hacer el trabajo agradable a los demás, acuérdate de cuando fuiste a urgencias y todos pasaban delante porque se quejaban más y tú con lo de no es nada , es por si acaso , al final pasaste la última y eran 5 puntitos en la rodilla, que si al chico de a lado le tienen que poner 5 puntos no me quiero imaginar la escena de dolor, que podía haber montado.

Muy concienciada cogí el teléfono y llamé al  número de teleasistencia de Xerox, me cogió el teléfono una chica italiana, que ya es como de la familia, y cuando me pregunto cuál era el problema. Como si fuera un toro que sale de toriles empecé a despotricar contra Xerox, contra sus compañeros, contra el sistema de teleasistencia, contra el renting que pago y el servicio que me están dando , contra Xerox de nuevo y así durante casí veinte minutos , mientras María la italiana no decía ni “mu”. Cuándo termine mi retahíla de quejas y protestas, ella me dijo así en italiano tranquilo : “¿Puede decirme el número de serie?”, casi me muero o esta chica era de piedra, o no entendía español. Y sabéis una cosa, creo que el problema es el segundo: María, la italiana, no sabe español y yo ya soy una señora mayor que no sé lo que es una ip o una id,o lo que sea.

Y sigo sin escáner ,cáspitas.

 

 

Marta Está Harta