Archivo

Archivo para abril, 2018
viernes, 13 de abril de 2018

Días de 30 horas

 

Resultado de imagen de despertador

 

Dicen todas las madres que desde que tienes un bebé desde el primer momento no tienes un minuto para ti. Todas las que me lo dicen piensan que en el momento en el que el bebé se hace autónomo esa situación variará y ellas podrán volver a ir a la pelu o de compras con toda tranquilidad . Pues siento comunicarles que no es así , que aunque tu bebe se haya convertido en una adolescente, que se hace piercing a escondidas, sigue siendo una personita vampiro de tu tiempo  y de tu dinero, que aunque parezca que no es importante , lo es , y es que según estudios un hijo adolescente consume el  80% del presupuesto de una familia ( entre ropa , libros, pagas y tonterías varias).

Con los hijos adolescentes pasas de cuidadora a cancerbera , y os puedo asegurar que esto último requiere también dedicación exclusiva. Por ejemplo te levantas la seas la primera,  para que te de tiempo a todo , desayuno ,ducha , secador y nunca  te da tiempo a nada. ¿Por qué? ,  pues porque pierdes media mañana en poner a la adolescente a andar ( en sentido literal) y terminas saliendo la última de casa , sin darte tiempo a ponerte ni un maquillaje rápido. Mientras que la adolescente va a tu lado perfectamente pintada y peinada como si fuera a una fiesta de fin de año .
La miras y piensas : ” ¿Por qué?” , ¿por qué a ella le da tiempo si se ha levantado media hora más tarde que tú ?. Pues la respuesta es muy fácil por que ella no es madre. Ella es hija y como tal no recoge , no pone la comida de los perros, no saca a los perros, no recoge el desayuno . Ella malamente hace su cama.
La adolescente sólo se levanta con un objetivo bueno con dos : El primero pintarse perfectamente los ojos pero cuando digo perfectamente es perfección máxima . El segundo no repetir “modelito” ningún día de la semana. Mientras tú, madre cuarentañera, tienes una visión más holística del objetivo que va desde dejar todo en perfecto estado de revista a controlar que tu hija vaya al instituto esa mañana.
Y entonces en el ascensor te ves , no puede ser este pelo , estas arruguitas y estas ojeras. Mientras a tu lado la adolescente se retoca el “rímel”. Ella perfecta con su piel perfecta, sus ojazos perfectos y por un segundo le emborronarías los ojos pero luego vuelves en ti y piensas mañana prometo que me arreglo mejor.
Pero mañana andarás igual de estresada , no tendrás tiempo a no ser que pruebes a levantarte a las 6 : 00 am, a ver que pasa pero ya os lo digo ahora te levantes a la hora que te levantes estarás sin tiempo para la raya del ojo, porque un hijo adolescente mancha , desordena y da más trabajo que un bebé ,

 

 

 

 

 

 

Marta Está Harta

martes, 3 de abril de 2018

Volver , que 2 años no es nada!!!!

 

Resultado de imagen de gimnasio

 

Ayer invadida por una fuerza extraña , o por el miedo a pasar otro verano sin ponerme el bañador (ya no digo bikini), volví a mi gimnasio , a mi gimnasio que me vio hacer clases de cross fit , de body punp y hasta dos clases seguidas de spinning,  a mi gimnasio que me vio convertirme en runner de andar por casa y hasta hacer clases de body jump.

Pues sí, ayer volví acompañada de la adolescente , que la última vez que había ido conmigo al gimnasio había sido para ir a natación. Entramos triunfales , sonrientes y dispuestas a disfrutar de nuestro momento madre – hija en la elíptica. Yo convencida que la pequeña jugadora de vóley me iba a dar una paliza en esto del ejercicio ,pero sorprendentemente fui yo ,la madre cuarentañera con sobrepeso, pero con mucho “pundonor” la que le dio un repaso a la adolescente., que eso sí fue capaz de hacer una sesión de fotos en cada máquina de ejercicio a la que se subió.

Claro que yo jugaba con la experiencia y la madurez frente a las hormonas alteradas , los selfies y el postureo de la adolescencia. Empezamos con un poquito de cardio  , cinta flojita que son casi 2 años sin pisar centros deportivos. Trotando a – 6,5 , la madre aguantó sus 25 minutos así del tirón , la hija a partir de los 15 minutos empezó a quejarse de todo tipo de cansancios y dolencias y a los 18 minutos abandonó, para dirigirse a la elíptica . En la elíptica seguimos con ritmo flojito., la madre a pesar de que personalmente ” odia la elíptica” aguantó sus 20 minutos , la adolescente a partir del minuto 14 inició otro ritual de quejas y en el minuto 16 abandonó , según ella ya era suficiente , ya había sudado ahora le tocaba el jacuzzi . Mientras la adolescente se dirigía a la zona spa , la madre decidió probar la cinta otro ratito ahora un poquito más fuerte , 7 – 7,5 , que en esto del deporte hay que irse superando , y consiguió 15 minutitos más , y mientras la adolescente en el jacuzzi con unos amigos, ahí sí que aguantó sus 40 minutos , haciendo esperar a la madre agotada de su sesión de vuelta.

Moraleja ,  la adolescente necesita ir a un campamento de la “marina americana” para adquirir espíritu de trabajo y superación , que son imprescindibles en la vida y de los que carece en absoluto.

 

 

Marta Está Harta

Arriba Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
Titulares RSS