Inicio > Marta Está Harta > El “Qué asco” de los adolescentes.

El “Qué asco” de los adolescentes.

lunes, 20 de noviembre de 2017

¿Cuándo empieza la adolescencia? , muchos padres con hijos preadolescentes me lo preguntan.

La adolescencia empieza ese día en el que llegas a casa y tu hijo ya no sale corriendo a tus brazos. Ese día que entras en casa y oyes un portazo, proveniente de la habitación de tu hijo, seguido de un “qué asco”. Ese es el día que empieza la adolescencia y con ella tú infierno particular y suele ser un día post verano para que la impresión sea mayor. No importa lo educado que esté tu hijo, no importa lo bueno que haya sido, no importa que saque sobresalientes .La adolescencia es un proceso evolutivo, que todos tenemos que pasar y que no es nada corto, son 5 años y medio sí o sí.
Durante ese proceso  los adolescentes toman conciencia de que dejan de ser niños y aunque aún no saben lo que son o lo que quieren ser. Lo que sí tienen claro es que ya no son niños, y para demostrártelo ya no quieren hacer nada de lo que hacían antes, cuando eran niños, pero nada es nada. De ahí que durante la adolescencia aparezca la muletilla del “¡QUE ASCO!”. Todo es que asco, hasta los macarrones de mamá, pasan de ser los mejores del mundo a ser un asco. Pero no desesperéis que a partir de los 20 se los llevarán de casa en tuppers.
Y aquí empiezan los problemas porque tu hijo se convierte en un tsunami que de repente entra por la puerta y se lleva todo por delante: “¡qué asco de casa!”, “¡qué asco de cena!”, “¡paso de ver eso, qué asco!”.
En este momento entramos en la época de la “conducta paradójica”. Y esa conducta paradójica es la que tenemos que aprender a manejar, en la medida de lo posible. Porqué es muy difícil entender un “¡qué te pires!” y que a la hora de pirarte escuches un “¡ven!”, al que respondes “¿qué quieres?” y entonces el adolescente te dice ”¡nada, nada!”. Y es que en definitiva lo que quiere es que te pires pero que estés, ahí está la conducta paradójica o lo que viene siendo en su propio idioma “una rayada”
Los padres siempre tenemos que estar, nuestros hijos quieren que estemos, aunque sea en la tiniebla, en la última fila y sin llamar mucho la atención, y es que los no me rayes, no me taladres, no vengas, forman parte de los adolescentes, de esa paradoja tan desconcertante para los padres. Probad los que tenéis hijos adolescentes, no les hagáis caso durante un día veréis que rápido te mandan un whatsapp o te llaman, sólo para saber qué haces. No les vale que te hayas pirado por mucho que lo digan.
Afrontar esta etapa de cambios y revoluciones hormonales, lo mejor posible, es muy importante, porque aunque nuestros hijos dentro de esa paradoja, de la que hablamos, nos trasmitan que no nos necesitan, realmente si nos necesitan y mucho.
Y nosotros para estar ahí necesitamos aprender una serie de métodos y herramientas que nos ayudarán a afrontar la adolescencia de nuestros hijos y no morir en el intento.

ESCUELA DE PADRES DE ADOLESCENTES
MVP COACH EDUCATIVO
mvpcoacheducativo.com

Marta Está Harta

  1. Angeles
    lunes, 20 de noviembre de 2017 a las 09:51 | #1

    Buena iniciativa, ser padres de adolescentes es un desafío constante, es bueno tener herramientas para saber manejar esta época.

  1. Sin trackbacks aún.