Inicio > Marta Está Harta > ¿Como ser madre de un adolescente y no morir en el intento?

¿Como ser madre de un adolescente y no morir en el intento?

Martes, 18 de Abril de 2017

 

Cuando nuestro hijo o hija ha entrado en la adolescencia, nuestra función se puede complicar un poco más. Hay que gestionar un arsenal afectivo que en ocasiones se descontrola. Los sentimientos se remueven y se intensifican a lo largo de esta etapa en la que el adolescente conquista su autonomía y teme que el precio que debe pagar por ella sea la pérdida del amor de sus padres. Esto le lleva a iniciar comportamientos que le van a servir para comprobar el amor y la confianza que sus progenitores le tienen. Se encuentra en un periodo de cambio y, al estar tan poco seguro de lo que siente y de lo que es, necesita que alguien le guíe y le tranquilice sin recordarle lo que aún no puede hacer. El apego del niño a la madre es su primer lazo afectivo con el mundo. Pero en esta etapa debe separarse de ese apego, aunque la afectividad y la proximidad a ella debe perdurar porque lo necesitan, pero de diferente manera. La madre se enfrenta a un periodo en el que también tiene que aceptar una separación que, en alguna medida, desea y por otro lado teme, porque su hijo deja de estar bajo su control.
Isabel Menéndez ( Mujer Hoy)

 

 

Yo sólo os digo que los adolescentes se enfrentan a todo aquello que tienen delante , padre, madre, profesor o amigo . Guiados por  sus deseos de crecer no tienen miedo a nada y cuando digo a nada es a  “n a d a” . Creen que siempre se van a salir con la suya  aunque sea a consta de la salud de sus padres.  Y todo esto les lleva a hacer tonterías, que si eres capaz de observarlas desde fuera y con objetividad te harán mucha gracia.
Lo difícil es observar las bobadas que hace tu hijo adolescente desde un tercer plano sin que te de una “angina de pecho”.
  Muchos padres y madres reviven n sus hijos  su propia adolescencia y por este motivo, no buscan establecer límites claros a sus hijos . Soy consciente que la tarea de ser madre o padre de adolescente es difícil. Pero desde mi escasa experiencia, una sola hija y tan sólo un par de años de adolescencia, puedo deciros que los límites son necesarios, si no los hay los adolescentes se vienen arriba y piensan eso de “ancha es Castilla” y  no hay cabeza de adolescente buena , creedme.
Resultado de imagen de adolescentes y padres
Hay padres y madres que experimentan miedos cuando sus hijos adolescentes salen de noche , pues imaginaros yo que fui una adolescente rebelde y una joven alocada por no decir que me llamaban “Marta 12 whiskys” pero eso es otra historia. Es por esto que tengo claras varias cosas:
Primero que hasta que uno no este en la universidad  o sea mayor de edad, con un medio solvente de vida,  lo de salir de noche lo dirijo yo, que para eso tengo una amplia experiencia. Segundo que los padres no somos amigos de los hijos, por muy bonito que suene. Ya que los padres somos los que tenemos que cuidar y guiar a los hijos. Y los adolescentes corren riesgos, ya sea ligados a las drogas, al sexo sin las precauciones imprescindibles o al conducir en estado de ebriedad pero el principal riesgo es que sus padres no sepan colocarse en su función de padres, es decir, delimitando claramente un mapa de posibles e imposibles.
Y tercero, me importa ” tres pimientos” lo que hacen los “otros” . Los “otros” y “todos”, como en la peli de Amenábar, viven en una realidad paralela que no es la nuestra.
A estos tres consejos añado que cuando tu hijo es adolescente y tú estás en riesgo de “Accidente Cardiovascular” lo importante como en los estudios de fármacos es la balanza beneficio/riesgo . Si el beneficio es mayor que el riesgo pues adelante.

MartaEstáHarta

 

.

Marta Está Harta