lunes, 25 de septiembre de 2017

La pesadilla del grupo de WHATSAPP del cole.

 

 

Si tengo que buscar una cosa positiva de que mi hija esté en edad “adolescente” además de que muchas noches me pueda ahorrar lo de hacer la cena,  es que en mi teléfono  ya no hay el famoso grupo de WhatsApp de Mamás del cole. Bueno miento, sigo teniendo el grupo de WhatsApp de madres , pero de madres de amigas de la adolescente. Madres  que estamos interconectadas para controlar, en la medida de lo posible, la vida social de nuestras hijas, que si ellas se organizan para ver como pueden salir más y mejor  nosotros también debemos de hacerlo para controlar el nivel de “jugarreta” al que pueden llegar. ya sabéis el famoso ” a menganita le dejan hasta  tal hora”.

Los grupos de WhatsApp del  cole son  lo peor y no porqué os lo diga yo , esta científicamente comprobado que de un grupo de 20 madres controlando lo que acontece en la clase de sus hijos  no puede salir nada bueno, pero a pesar de ello los grupos de mensajería de padres y madres son ya tan parte de la vida de la escuela como el servicio de comedor, por poner un ejemplo. Y con ellos ha llegado una última pesadilla para muchos docentes y no lo digo porque en esos grupos se les ponga verdes o se les cuestione todos los días. Lo que antes eran corrillos en las puertas de los colegios en determinados momentos del día se ha convertido en una reunión constante, un foro que acaba por convertirse en canal de crítica al profesor, cuestionar sus métodos o propagar rumores con gran facilidad, amparados también en la distancia que ofrece el teléfono. Y no sólo eso sino que a través de esos dichos grupos vamos eximiendo de responsabilidades propias y escolares a nuestros hijos, ya que todo se comunica por el grupo , desde la fecha del examen , lo que entra , los deberes pendientes o cuando es el próximo cumple de la clase ,por lo que los niños no tienen que pensar ni apuntar nada, por tener no tienen ni que escuchar al profesor , porque se da por supuesto que todo lo tendrá su madre en el WhatsApp cuando salga del cole. Y por último pobre de ti como se te ocurra salirte del grupo de WhatsApp , en ese momento estás condenando a tu hijo al mayor de los ostracismos sociales, así que por amor a tu hijo eres tu la que te ves condenada a pertenecer a ese grupo donde en muchas ocasiones no encajas y te terminas convirtiendo en “el convidado de piedra”

Yo entiendo que haya padres que en su preocupación por los estudios de su hijo tome la rienda de éstos y sin darse cuenta ese control se le va yendo de las manos , a todas nos ha pasado. Tod@s hemos hecho deberes hasta las 11 de la noche para que nuestros hijos cumplan con sus compromisos escolares, tod@s hemos estudiado literatura , historia o ciencias para que nuestros hijos aprueben un examen, pero  ¿donde está el limite?. Pues pienso que el límite está cuando tu hijo te exige a ti que sepas lo que cae , cuándo y cómo. No es lo mismo que él controle su agenda y sus trabajos y que tu le ayudes a poner orden que él no haga ningún tipo de esfuerzo y que todo el trabajo y sacrificio esté en tus manos y es que se empieza por el grupo de WhatsApp de primaria y se termina siendo responsable de todos sus fracasos, o por lo menos así te lo harán ver , ” no apruebo porque tú no estás en casa” , “porque tú no me compraste esto …o aquello” y así hasta un millón de culpabilidades.

 

 

Marta Está Harta

viernes, 22 de septiembre de 2017

Benito Antonio

 

 

Bad Bunny

 

Como ya sabéis muchos en pocos días  inicio  un proyecto laboral  y vital que espero que salga bien , en pocos días la adolescente pasará a un segundo plano en el blog, que en mi vida creo que será mi primera preocupación hasta que me muera según me ha contado mi madre ,y llegarán los adolescentes ( y espero que muchos) y entonces no sé si me llegarán blogs para contar las aventuras de una coach educativa y los adolescentes del SXXI.

Esos adolescentes del siglo XXI gurús de las modas y las tendencias , que en su  vocabulario todo acaba en -er ( influencier , blogger , youtuber , hater…) y que han perdido lo que podríamos llamar la discreción y la vergüenza delante de los mayores, por lo que no tienen reparo en decirte así a la cara que no tienes ni idea o que te pires, en mi juventud sólo se nos ocurría pensarlo en la intimidad . Tal es su naturalidad a la hora de hablarte así que no te da tiempo a reaccionar, aunque toda  tu vida has dicho que a ti tu hij@ nunca te hablaría así.

Esos quinceañeros que no saben quienes son los Beatles , ni los Rolling, ni los Cure pero se saben de memoria todos los “reguetones trap” de un tal Bad Bunny , un ídolo musical de adolescentes, que seguro que no saben que realmente se llama Benito Antonio Rodríguez. Sus canciones , para mi, no son bailables  ni por supuesto  cantables.  Y no digo yo que las letras de algunos grupos de rock cláisicos  fueran poesía romántica , pero eran en inglés y en los 90 los españoles no controlábamos mucho el inglés  y además solían ir acompañadas de una buena base melódica. Pero este tal Bud Bunny canta o rapea o trapea o lo que sea bastante mal y encima dice unas cosas en el castellano de Cervantes que te quedas ” patidifusa” , que diría una madre.

 

Salí jodido la última vez que en alguien yo confie
Me compre una fory y a cupido se la vacié
No me vuelvo a enamorar… no
No me vuelvo a enamorar

Sigue tu camino que sin ti me va mejor
Ahora tengo a otras que me lo hacen mejor
Si antes yo era un hijo de p*** ahora soy peor
Ahora soy peor, ahora soy peor, por ti

 

BUD BUNNY

 

Y claro para los adolescentes que escuchan a este señor y  nunca han escuchado un bolero , no existe el concepto “palabrota”, que les suena tan antiguo como a nosotros nos sonaba “repámpanos” y entonces surgen situaciones como la que me ocurrió el otro día con la adolescente .

Cuando ya decidí el “local” para mi despacho , a la primera que se lo enseñé fue a mi madre , que para eso es mi madre y me dijo ” bien, está muy bien”  en un correcto idioma de madre / abuela . Después se lo enseñé a mi hermana que me dijo ” guay, esta genial ”  en un típico estilo años 90 y por último se lo enseñé a la adolescente , como futura usuaria, y me dijo (perdonad las palabras) ” la polla, es la polla” , después de la primera reacción que fue darle una colleja, una buena colleja,  pensé la que me espera a mi con esto del coach educativo.

 

 

Marta está Harta

Marta Está Harta

lunes, 18 de septiembre de 2017

Poco dura la alegrìa en la casa del pobre.

Toda la vida escuchando este soniquete , y cada año que pasa me doy cuenta de cuanta razón tiene el refranero español. Y es que si hace más o menos una semana que estábamos celebrando que la adolescente pasaba de curso y que este año estaba lleno de nuevos y expectantes proyectos., pues hoy ya es lunes, lunes 18 de septiembre, y  ha sonado el despertador a las 6 :45 am y todos mis maravillosos planes tipo madrugaré para que la adolescente vaya en la ruta escolar , iré al gimnasio, etc se han ido al garete y de repente me he dado cuenta que este curso será como el anterior ” estresante” ; madrugones , perros que chorimican para que los saques después de ya haber echo sus cosas por toda la casa,  café y tostadas  a toda prisa mientras piensas hoy llegaremos tarde otra vez y encima está tarde hay que ir a comprar el dichoso material escolar .

Odio comprar el material escolar y aunque este año nos las hemos apañado para conseguir los libros, de lo del compás, el juego de reglas  y la calculadora científica no hay quien nos libre, y para terminar un par de paquetes de recambios Oxford y el tipex. Y digo yo con la cantidad de tipex que consumen los alumnos hoy en día , ¿ cómo hacíamos los de la generación de EGB, que fuimos capaces de estudiar sin tipex? y lo que es peor aún sin recambios Oxford. Nosotros lo más cool que teníamos era el bic cristal, pero ahora la compra de material escolar para un estudiante de primero de BAC se asemeja a la compra de material de una oficina de diseño gráfico o arquitectura , con la diferencia de que al arquitecto el cartabón de 15 eurazos le dura más de un trimestre.

 

Este año además de la compra de papelería la tutora les ha recomendado a todos que deberían de tener ordenador personal para ampliar información sobre los temas y para estudiar. Ya no me voy a echar las manos a la cabeza por que en un instituto público se les hable de la necesidad de tener un ordenador para estudiar, ya que a día de hoy lo de tener una Tablet o un Ordenador está dentro de lo que podríamos definir como normal, aunque cabe discutirlo. Pero que la tutora de 18 adolescentes de 16 años se crea que éstos van a ampliar los temas con información, que ellos mismos tengan que buscar en internet, para mi que está un poco despistada, por no decir en Belén con los pastores.

Yo que trabajo con adolescentes  y soy de esas personas que presume de entenderlos y motivarlos para conseguir imposibles como aprobar 5 en septiembre, porque ya antes de Pablo Iglesias había dicho yo eso de ” quien quiere puede” . Pero con 16 años además de querer, porque lo que está claro es que todos quieren aprobar, hay que poner unos medios correctores básicos para poder trabajar y conseguir ese objetivo.  Una de estas medidas es que el acceso a internet y el estudio  son incompatibles porque en internet hay muchas cosas más interesantes que ampliar la información sobre un tema de filosofía. Para estudiar se necesita el libro, un boli y mucho papel ,para hacer esquemas resúmenes, resúmenes de los resúmenes, mapas de ideas …etc

Marta Está Harta

lunes, 11 de septiembre de 2017

Coaching Educativo

 

Después de vivir los cuatro años de la ESO de la adolescente como un infierno entre broncas y apuntes, deseando que madurase. Y con la perspectiva de otros dos, por lo menos; antes de que se vaya a la universidad, y que por cierto se presentan bastante duros. No se me ocurre otra cosa que redirigir mi vida laboral hacía la educación de adolescentes , será que le he cogido el gustillo a las hormonas locas de los quinceañeros  , o que me he dado cuenta que desde mi experiencia puedo ayudar a muchas madres desesperadas como yo.

Y es que esto de que tu hijo se convierta en adolescente pasa así sin que te des cuenta, me atrevería a decir que de repente. Una mañana cualquiera  enciendes la luz de la habitación de tu hijo@ para despertarlo  y ese niñ@ adorable que se fue a la cama la noche anterior ha desaparecido y en su defecto aparece un monstruo que te dice ese clásico “que te pires” y ahí empieza el infierno. El primer día tu sangre de madre cuarentañera te  dice que tu puedes con eso y con más que eso que te habla así es tu hij@, no un allien , pero 24h después tiras la toalla y pides ayuda desesperada . Primero en el cole, que se le supone su segunda casa y allí no encuentras ningún tipo de apoyo, es más la tutora te dice eso tan gallego de ” era visto” .  En segundo lugar acudes a su padre , que para eso es la otra parte implicada, pero por experiencia os digo que es peor el remedio que la enfermedad y aunque suene antiguo os aseguro que los hombres lo de los adolescentes lo llevan fatal y son chicas peor.

Han pasado ya 48 h desde el “que te pires” y te das cuenta que estás sola ante el peligro y que ahora es una cuestión de tu o el adolescente y que va a ser una dura batalla y es cuando te conviertes en una madre histérica y enloquecida. Es en ese momento en el que tienes que buscar ayuda de los especialistas , o sea un sitio donde se responsabilicen de tu hijo por la tarde que la mañana con el instituto la tienes cubierta. Un lugar donde alguien con paciencia y menos confianza con el adolescente te ayude a retomar la situación .

 

Yo después de haber vivido todas estas etapas , he pensado que toda mi experiencia y entrenamiento me sirve ahora para ayudar a otras madres y a otros adolescentes a darse cuenta que quien quiere puede, que los cursos están diseñados para ser aprobados, que la historia es interesante y fácil, que la filosofía mola, que todo es cuestión de organizarse y planificarse, que hay miles de técnicas de estudio , que saber hacer un examen es tan importante como estudiar y que el trabajo siempre tiene su recompensa.

 

Marta Vidal

Coach Educativo

 

 

 

 

Marta Está Harta

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Una Chica de BAC.

Pues así está la cosa , nos han dado las notas, después de una primera  evaluación con 7, una segunda con 8 y una tercera con 6. Después de varios amagos de infarto , de un principio de calvicie por estrés,  y de muchas, pero muchas horas de “martillo pilón ” pasamos de curso con 2, las cuales el Ministerio de Educación le condona, que manda “güevos”, que diría el Señor Trillo. Ya podemos decir que es una ” chica de BAC”.

Aún no nos lo creemos. Yo por lo menos no me creo que haya sacado ( yo ) un 7 este año en galego, si mi primer profe de gallego, Don Emilio, levantase la cabeza y viese que ya soy una experta en As Irmandades da Fala, e A Xeración Nós, se volvía a morir de la impresión. Pero es que son casi 40 años estudiando a  Castelao con sus ” dous de sempre” y poco a poco me he ido  especializando.

Parece mentira que alegre tanto que tu hijo pase de curso con todo lo que ello supone: Por un lado el gasto de principio de curso , ya me estaba haciendo a la idea de ahorrar en libros, porque del “pack” de reglas , la calculadora y los recambios Oxford no había quien me librara. Pero además del gasto de los libros y el material , el aprobar supone el tener que abrir la mano con esto de los permisos. Porque no hay mejor arma para atar corto a tus hijos , que sus  propios suspensos. Así que me espera un mes de septiembre de “déjame déjame”, en cierto modo hasta doy gracias de que le hayan quedado dos,  ya que esto me deja aún un pequeño margen de maniobra. ¿Imaginaros que aprueba todas?, tendría que darle carta blanca para el San Froilán . Creo que Dios o el Karma , o como le queramos llamar, pensó en todo: En que la adolescente pasara de curso  y se diera cuenta de que los cursos están hechos para aprobar y que el esfuerzo , aunque pequeño , tiene su recompensa . Y por otro lado que  no fuera “perfecto”, para que nosotros los padres podamos seguir mandando. Pues este verano todas las promesas eran para cuando aprobara, ya que no las teníamos todas a favor para que se obrará el milagro, así que imaginaros si  llega a aprobar todo ya me veo comprándole hasta el apartamento en Benidorm.

Pues este curso de nuevo Dios ha repartido un poquito de suerte a ver que nos depara el curso que viene..

Marta Está Harta

 

 

Marta Está Harta

miércoles, 30 de agosto de 2017

Ya está aquí septiembre…

 

 

Sin darnos cuenta  se nos ha pasado el verano, y ya estamos terminando Agosto , con sus tormentas, con sus apuros de final de temporada y de vuelta al cole. Y para muchos como “la adolescente” con ese toro que les pilla con los exámenes a medio preparar.

De repente como si de un viaje al pasado se tratase yo también estoy  agobiadísima contando los días que faltan para el gran día de los exámenes, menos mal que en un par de días acabamos con este suplicio y espero que con un resultado medianamente competente. Aquí estoy repasando apuntes y esquemas, como si yo misma fuera a ir a los dichosos exámenes  y mientras la adolescente me mira con cara de suficiencia y me dice ” tranquila que soy yo la que se examina” y es eso  lo que no me tranquiliza nada.  Yo soy una cuarentañera con una amplia experiencia de  ” mala estudiante ” a sus espaldas, y sé como es esto de que de repente sea septiembre y ahí estás con todos los libros y apuntes delante. En Julio empezaste con fuerza,  pero poco a poco te has ido relajando, es lo que tiene la playita y las verbenas y ahora a dos días todo a mitad de hacer, y ahí estás tú con la mesa revuelta de libros y apuntes sin saber muy bien como empezar pero por supuesto sin perder la esperanza . Y es que la esperanza nunca se debe de perder, hay que estar ahí hasta el último momento, eso les digo yo siempre a mis alumn@s.

Tengo  sudores fríos sólo de recordar aquellos días de final de verano y lo que me preocupa es que a la adolescente no se le mueve ni una pestaña mientras está sentada delante de sus libros a 30 de Agosto y con tanto por hacer, pero sorprendentemente está convencida de que está todo controlado.  Y lo de creer que está  todo controlado ,malo, recuerdo en cuantas ocasiones de mi vida he pensado que lo tenía controlado y al final zasca.  Yo como madre espero que no se lleve un zasca muy gordo, que sus zascas son mis zascas. Pero como educadora  me temo que sí,  que va a ser tremendo.  A estas alturas sólo nos queda confiar y eso de “que Dios reparta suerte, porque si reparte justicia…”

 

 

 

Marta Está Harta

miércoles, 16 de agosto de 2017

Las Fiestas de mi Pueblo

. Imagen relacionada

El otro día haciendo un zapping de esos de verano en los que vas de serie repetida en serie repetida, a concurso absurdo pasando por documentales de lo maravilloso que es el  verano patrio, pues en medio de todo esto en T5 , agencia de colocación de famosillos y viejas glorias, me encontré con un programa de debate, en el que el presentador adopta el papel de superlisto frente a una caterva de lo más variopinta de famosos. No es muy difícil ser el más listo frente al cantante de música lírica metido a tertuliano con ideas conservadoras , a la escritora de éxito en los 90, o mejor dicho de una novela de éxito y que ahora es abanderada de la nueva tendencia de madres, que se autodenominan “malas madres” , o los hijos de padres famosos, que han hecho de su apellido su trabajo y junto a todos ellos un par de abogados del mundo de la farándula, que en muchos casos “chupan mas tele, que sus clientes”. Todos perfectamente mimetizados  en el papel de tertulianos consiguieron que me quedará pegada a la pantalla mientras discutían o debatían, que había un poco de todo.

El tema ese día era las “Fiestas Populares” , si eran o no un orgullo para el pueblo español. Uno de los temas que salió a la palestra era el botellón , los adolescentes y como se bebe en ese tipo de fiestas y finalmente esto derivó en como el ver a tus padres beber te convierte en cocainóman@. A esta absurda  conclusión llegaron todos los allí presentes después de confesar que eran ex-adictos a alguna sustancia  y que la culpa de todo era de sus padres “que todo lo celebraban con champan”

Yo como madre “cuarentañera” , que aún se acuerda de las juergas vividas en su casa y fuera de ella , y que esa precisa noche reposaba junto a su hija adolescente la juerga del día anterior en las fiestas de su pueblo no daba crédito a lo que estaba escuchando.

Nunca me había planteado esa teoría, al contrario siempre pensé que si mi hija convivía con la familia lo máximo posible, incluidas las fiestas con “champan”  aprendería a beber, reír , cantar y  cuidarse. La adolescente nos ha visto bailar y cantar rancheras , ha bailado pasodobles con su padre, asegurando que eso no es música  y si  de algo puedo presumir es de que es bastante responsable en cuanto a la fiesta se refiere

El sábado estuvimos de sesión vermuth  y fiesta de ” mayores” en casa de un amigo , donde bailamos cantamos y reímos y no creo que por ello la adolescente al salir de allí se lanzará a buscar un camello para meterse algo antes de ir a la verbena a bailar un pasodoble con su padre.

No voy a ser yo la defensora del ” alcoholismo familiar y juvenil” pero echar la culpa de un coma etílico a la verbena de las fiestas patronales me parece excesivo e irresponsable., ya que desde mi punto de vista el problema es bastante más complejo, lo mismo que el de la adicción a la cocaína de todos esos hijos de famosos.

 

 

Marta Está Harta

viernes, 21 de julio de 2017

Y llegó el Momento Bikini

IMPEPINABLEMENTE y después de varias olas de calor llegó el momento de enfundarse el biquini o bañador , que este año están muy de moda los bañadores. Resultado de imagen de BRIDGET JONES

Este es el momento más Bridget Jones de todo el año, por lo menos para mí. Yo personalmente odio ese “momento biquini ” en el que te ves frente a un espejo semidesnuda, blanca casi rosa y con todos esos quilos de más, que llevas todo el invierno diciendo que vas a adelgazar y que por supuesto aún siguen ahí colgando como un elemento externo a ti . Y  es que cuando los quilos de más “morenean” su aspecto es mucho más agradable para la vista. Pero como la pescadilla que se come la cola para que esos quilos se pongan morenos hay que ponerlos al sol y para eso hay que lucirse blanca y reluciente por las piscinas.

No tengo que aclarar que el “momento biquini”  va asociado al “momento piscina” , digo piscina por que  generalmente las olas de calor llegan cuando aún no estás de vacaciones , cuando aún tienes que ir a trabajar y cuando tu único respiro es una media tarde en la piscina urbana  llena de niños correteando alterados por las altas temperaturas, a los que siguen unas madres ya cuarentañeras  alteradas por las criaturas .

Y es que aquí  en Galicia es muy factible que cuando te vayas a la playa a pasar las vacaciones llegue la “Ola de Frescor” , que ya sabéis que de  esas ” haberlas hailas”.

Cuando voy a la piscina de verano, tras el trauma biquini, llega la sensación de “piececitos” al fresco de la hierba  , cuerpo serrano bronceándose y  bañito refrescante mientras adolescente está enchufada a los cascos oyendo Dios sabe que cosa,  pero me da igual por que ese es mi  momento de relax.

A los 15 o 20 minutos de relax , sol y tumbona empiezo a arrepentirme. Y es que la piscina se llena de jóvenes y no tan jóvenes luciendo sus cuerpos de gimnasio ya morenos., los niños alterados por el calor no paran de corretear , gritar y salpicar en la piscina , pero eso no es lo peor .

Lo peor son esas madres, que desde las tumbonas y embadurnadas en crema, gritan más que sus hijos para corregirles porque están molestando. Ante semejante estampa decides ponerte cascos como hace la adolescente, que aunque tiene sus cosas de adolescente es muy lista,  e intentas concentrarte en tu libro. Pero ya está todo perdido porque tu cabeza no para de pensar lo bien que estarías en el sombrío salón de tu casa escuchando a estos que hablan en  la radio y leyendo el último de Bridget Jones.

Bridget Jones ” Loca por él”

http://www.estandarte.com/noticias/libros/novela/el-regreso-de-bridget-jones-loca-por-el-de-helen-fielding_2064.HTML

 

 

 

 

 

Marta Está Harta

jueves, 13 de julio de 2017

Un poquito del Hola .

 

 

Resultado de imagen de fotos boda ernst august de HANNOVER

Y es que esta semana tenemos boda de “alto copete “, que diría mi abuela, en el Hola. se ha casado uno de los Hannover*.

La Casa de Hannover fue la dinastía alemana reinante en Gran Bretaña desde 1714 hasta la fundación del Reino Unido en 1801, y desde entonces hasta 1901,  fecha en la que murió la Reina Victoria y  ascendió al trono su hijo Eduardo VII , perteneciente a la dinastía Sajonia Coburgo, reinante en la actualidad bajo el nombre de Windsor.

A día de hoy y para el común de los mortales , que no sean unos “frikis” de las series de época y se hayan  visto este invierno la última de la Reina Victoria (que por cierto a mi me gustó mucho) .Pero, a lo que íbamos, a día de hoy si decimos Hannover  , lo primero que se nos viene a la cabeza es el príncipe alemán, que se caso con la Princesa Viuda Carolina de Mónaco, que le gusta mucho Ibiza los pareos y los gyntonics , con una pinta estupenda, que en la boda del príncipe Felipe tenía resaca y que finalmente dejo a la Princesa de Mónaco  viuda de nuevo, sin haberse muerto.

Y desde hace un par de años gracias al Hola , también sabemos que es padre de varios príncipes de Hannover, y que estos se llevan estupendamente con los Casiraghi, ya que comparten aventuras de su adolescencia y una hermana pequeña. Y todos junto con las dinastías más adineradas de Sudamérica le han dado a París y Londres un toque a lo Gran Gatsby, que para sí quisieran algunos.

Fue una boda llena de glamour, príncipes y princesas , de las de verdad . Una boda en la que el novio, fiel a su apellido apareció con aspecto de venir de tomarse la última copa , eso sí luciendo chaqué y junto a él una princesa  perfecta.

En esta boda desde mi punto de vista los Hannover y los Casiraghi aparecieron con aspecto de que no les dio mucho tiempo al arreglado. Como si la juerga del día anterior hubiese acabado demasiado tarde y se le pegaran las sábanas la mañana de la boda y no les reprocho nada que a todos nos ha pasado en alguna ocasión.

El novio arrugado y despeluñado, la hermanastra, Carlota , con un sombrero “socorrido” , de esos que te pones para que no se te vea el pelo sucio , de hecho no se le veía el pelo. La hermana pequeña con un arreglado informal de los de “me he puesto lo primero que he pillado”.

En esta boda las que realmente estaban estupendas eran las cuñadas,, Tatiana y Beatrice. Perfectas, como si no las hubieran invitado a esa preboda de hermanos y hermanastros , que debió de terminar muy tarde, tanto que a Carlota no le dio tiempo a lavarse el pelo y  que hizo que el novio al más puro estilo Ernest Hannover , el patriarca, apareciera con aspecto de tener resaca en su propia boda.

 

 

Marta Está Harta

jueves, 6 de julio de 2017

El Síndrome de Burnout

 

 

 

Resultado de imagen de padres histéricos

 

 

ENTRE los padres más cool ahora se habla mucho de: “el síndrome de Burnout”.  Se supone que tienes este síndrome si tienes un hijo y sufres estos síntomas :Agotamiento físico, ganas de llorar, tristeza y sentimientos a veces negativos, aislamiento social, dificultad para dormir, pérdida de antiguos intereses y motivaciones, estado de nerviosismo constante, así como dificultad para concentrarse y en muchos momentos sentimiento de fracaso, agotamiento e impotencia, y para terminar dificultad para pensar con claridad.

Si eres padre y en algún momento has sentido alguno de estos síntomas levanta la mano. Ahora que todos los padres tenéis la mano levantada os comunico que  dicen los especialistas que podéis padecer “síndrome de Burnout”.

Dicen los especialistas que el  síndrome de Burnout se basa en una respuesta al estrés que sufrimos los padres por querer ser perfectos.

Pues va a a ser que todos los padres sufrimos este dichoso síndrome desde el primer día que sabemos que vamos a ser padres, desde el embarazo me atrevería a decir. Pues que padre no está agotado siempre, a veces deprimido ( sobre todo si tu hijo está en esa edad maldita de la adolescencia), muchas veces encerrado en casa con sus hijos, casi siempre nervioso y en ocasiones muy desmotivado. Digamos que si definimos la palabra padres, deberíamos incluir estos síntomas en su definición.

En estos tiempos en los que todo ha de ser diagnosticado y etiquetado, en la que somos incapaces de aceptar la frustración o la evidencia de que la felicidad completa no existe, han surgido nuevas patologías, que nos hacen dormir más tranquilos y sentirnos menos culpables. Estas patologías las definimos como síndromes: síndrome postvacacional, síndrome postparto, el síndrome de la vuelta al cole entre otros muchos y ahora el síndrome de los padres perfeccionistas. Todos estos síndromes los podemos aglutinar bajo una sola palabra, o dos si me apuras, todo esto es “La Vida”, así, sin más.

Yo, ahora mismo me autodiagnostico un síndrome de burnout galopante, además de una crisis de los cuarenta y tantos bastante aguda, junto con un estrés “fin de curso”. Creo que sólo se me puede curar si me paso al Prozac, o en su defecto me tomo unas cervecitas bien frías para celebrar que se acaba el curso y con él la mitad de mis problemas aunque el verano me traerá otros con nombre de Orquesta Panorama, salir de noche, botellón…

Marta Está Harta