Miércoles, 18 de enero de 2017

Abuelos y nietos.

Que mi padre hubiera muerto cuando yo tan solo tenía 9 años y que mis hijas, evidentemente, no lo hubiesen conocido pienso que está directamente relacionado con la tristeza que me produce estar “envuelta” en procesos en los que padres e hijos discuten por permitir o no permitir la relación entre los abuelos/as y los nietos. Como siempre en ocasiones tiene razón una parte y en otras la contraria y quien soy yo para valorar los motivos por los que una familia llega a tales extremos pero no cabe duda de que la figura de los abuelos/as es realmente importante para los nietos a los que llenan de ternura y resulta doloroso ver como a determinadas edades tienen que emprender una lucha tan desagradable. Cuando escucho en el despacho a abuelos que no conocen a sus nietos, otros a los que no se pueden acercar, a los que no pueden ver…se me encoje el alma…¡Cuánto les gusta a mis hijas que su “abu” les cuente “cosas de la vida”!  y ¡cuánto admira mi hija pequeña el status social de “jubilada”! ¡le parece lo más de lo más!!!  el día que comprendió de qué vivía su abuela retumbaba en el coche ¡qué morro!!!!…claro ella no sabe cuánto han trabajado y durante cuánto tiempo nuestros padres para llegar hasta ahí…. en fin como ella les dice a sus nietas “cosas de la vida!..

A continuación y por si resulta de interés os transcribo parte de una sentencia del Tribunal Supremo que confirma otra de la Audiencia Provincial de Valencia en la que pese a haber dos informes periciales contradictorios entre sí, a favor y en contra de la relación entre una abuela y sus nietas, el Tribunal accede a que se retome la relación entre ellas por considerar que hacer visitas de dos horas y de un día no solo no va a perjudicar a las menores sino que las va a beneficiar tal como fundamenta el informe psicosocial a favor de las visitas al cual el Tribunal por tanto le da más credibilidad.

 

SENTENCIA:

ANTECEDENTES.- Se plantea el derecho de visitas de la abuela respecto a sus tres nietos, dándose el hecho de que el padre fue denunciado por ella como abusador sexual de los menores, cuya acción fue archivada al no existir pruebas que así lo confirmasen.

El Juzgado deniega la relación.

La Audiencia la reconoce, “…el derecho de la abuela a visitar a los menores los primeros sábados de cada mes, durante dos horas…”

INFORMES.-

Existe un informe de una psicóloga que desaconseja dicha relación y la centra las circunstancias en 1) Falta de vínculo afectivo de las niñas respecto de la abuela; 2) Falta de relación de la abuela con los menores desde el año 2010; 3) Existencia de graves problemas entre los progenitores de los menores y la abuela, agravado más si cabe por las sospechas por parte de la demandante de la existencia del abuso sexual; 4) La intención por parte de la abuela por asumir el rol parental; 5) La conducta inapropiada de la abuela y manifestaciones en contra de los progenitores; y 6) Existencia de un i nforme psicosocial del Instituto Universitario en Criminología que evidencia la amenaza a la cohesión del grupo familiar y un riego razonable de desestabilización para los menores.

Frente a ello, el informe del Gabinete Psicosocial de la Generalitat, Valenciana, suscrito por una psicóloga y una trabajadora social, que examinaron a cada uno de los interesados, concluye en la inexistencia de dudas sobre el ajuste emocional de la abuela y consideran beneficioso para los menores el establecimiento de un régimen de visitas con la abuela, si bien con ciertas prevenciones que han sido adoptadas por la sentencia recurrida, dada la existencia de vínculo emocional nietas-abuela y la añoranza de interacción mutua, de modo que el restablecimiento de los lazos afectivos ha de extenderse también al menor Joaquín .< /span>

CONFIRMACION DEL DERECHO A LA RELACION.-

La Sala con fundamento en la TS de 18 de marzo de 2015, (Rec. 194/2010) y la Exposición de Motivos de la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, mediante la que se modifica el artículo 160 del CC, desestima el recurso pues la reanudación de una mínima relación entre abuela y nietos -dos horas al mes en el punto de encuentro- no es en principio perjuicial para los menores, sino más bien lo contrario según el informe técnico a que se ha hecho referencia, sin perjuicio del necesario control sobre la evolución de la nueva situación creada.]

Reflexiones de una letrada

Lunes, 9 de enero de 2017

Propósitos.

Quien no tenga propósitos para el nuevo año parece que no tiene vida interior, de hecho en la mente de casi todos está en estas fechas adelgazar, aprender un idioma, hacer deporte…y así una larga lista de algunos pensamientos tópicos y otros más originales que forman parte del inicio del año, y es que en un mes de enero en el que no llueve, no nieva y la gente continúa en las terrazas ¡por favor que nos dejen tener ilusiones propias del periodo post navideño! sino se llegará a desvirtuar el año de tal forma que ya no sabremos en qué mes vivimos…En mi caso he de reconocer que también he realizado alguna promesa, el tiempo dirá si la cumplo y hasta cuando…ya que la rutina a menudo deja los propósitos en meras intenciones y aquí va una de ellas, retomar mi Blog que tengo tan abandonado y escribir con cierta frecuencia aunque el trabajo me absorba y me cueste encontrar el momento para hacerlo.

Comienzo con una sentencia reciente del Tribunal Supremo que desestima la solicitud de alimentos para un hijo de 27 años. Ya sabéis que en España la obligación de dar alimentos a los hijos no está exenta de casuística y abundante jurisprudencia dado que no existe una edad concreta y determinada a partir de la que desaparezca la obligación de pago sino que dependerá de las circunstancias y así lo desarrolla el alto Tribunal en la sentencia de la que a continuación hago transcripción en la que además existía la particularidad de que el progenitor que pedía alimentos para su hijo tenía en su mano ofrecer un puesto de trabajo al mismo lo que tampoco pasó desapercibido para el Supremo.

ALIMENTOS MAYORES; REQUISITOS; RECLAMACION POR LA MADRE QUE TIENE EN SU MANO FACILITARLE TRABAJO
TRIBUNALES


ANTECEDENTES.- La madre solicita por vía reconvencional alimentos para el hijo de 27 años mayor de edad.

El Juzgado los desestima.

Al Audiencia los concede.

DOCTRINA APLICADA.- La Sala hace mención a la diferencia entre los alimentos a favor de los hijos menores (naturaleza de deber inexcusable con independencia de su falta de atención) y mayores.

Con relación a los alimentos para hijos mayores recuerda su doctrina basada en la solidaridad familiar:

– que el hijo tenga suficiencia económica.

– no importa la edad.

– que el hijo no se haya generado a sí mismo esta situación con su falta de atención.

– con independencia de la titulación de que se disponga.

– es esencial la actitud personal del hijo por encontrar un empleo.

– no se pueden favorecer actitudes de pasividad.

– y hay que tener en cuenta la previsibilidad de acceso al mercado laboral.

EN EL CASO.- Se estima el recurso de casación; porque consta que ha podido tener empleo en la inmobiliaria de su madre, pero que por tener empleada a otra persona (refiere ser nuera) no era posible que pagase otro sueldo…. no se puede olvidar que quien postula alimentos para el hijo es la madre, al amparo del artículo 93 CC , y carece de sentido y no es razonable que aduzca la dificultad del mismo para acceder a un empleo cuando precisamente ella tenía en su mano facilitárselo. Siendo ello así no puede accederse al derecho de alimentos solicitado por la madre para el hijo.

 

Espero que la sentencia pueda resultar de interés para aquellos que se encuentren en situaciones parecidas.

Os deseo a todos los lectores un estupendo año nuevo en el que se cumplan todos, muchos, alguno de vuestros propósitos, yo intentaré escribir mucho y así cumpliré al menos uno de ellos.

 

Reflexiones de una letrada

Martes, 2 de febrero de 2016

Desplazamientos de los menores.

En ocasiones cuando una pareja se rompe uno de los progenitores decide trasladar  su domicilio de ciudad lo que trae aparejado importantes gastos de desplazamientos para llevar a efecto el régimen de visitas de sus hijos. Recientemente el Tribunal Supremo ha estimado  un recurso de casación planteado por oponerse la sentencia que se recurrió  a la doctrina del Tribunal Supremo  en materia de gastos de traslados en las visitas del menor (TS 26 de mayo de 2014).

En la precitada resolución del recurso de casación el Tribunal Supremo ratifica como doctrina jurisprudencial que para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores se habrá de estar al deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor y en su defecto:

a) Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita, y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual.

b) Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.

Estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberán conllevar una singularización de las medidas adoptables.

Por tanto tal como decía la sentencia del  T.S. 26-5-2014  los criterios a considerar son:

-la voluntad y acuerdo de las partes.

-el interés del menor (es decir que la forma elegida para organizar sus desplazamientos no dificulte la relación con el menor).

-y el reparto equitativo de las cargas.

HECHOS A VALORAR.-

Un reparto equitativo de cargas, de forma que ambos progenitores sufraguen los costes de traslado de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica, teniéndose en cuenta sus circunstancias personales, familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario laboral, etc.

Con este recurso de casación queda determinada de modo sólido y pacífico como DOCTRINA SOBRE LA RECOGIDA Y RETORNO.-

1º El acuerdo de las partes.

2º en su defecto:

a) Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita, y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual.

b) Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.

Estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberán conllevar una singularización de las medidas adoptables.

Doctrina que se recoge también en las sentencias TS 19-11-2014  y TS 23-090-2015  que asumen ese mismo criterio.

 

Reflexiones de una letrada

Miércoles, 20 de enero de 2016

separacion de hecho prolongada. Pensión.

En los supuestos de ruptura de una pareja una de las cuantías que se puede discutir en el juicio es la llamada pensión compensatoria que es la cuantía que bien de modo vitalicio o bien durante un tiempo concreto y determinado debe de abonar uno de los ex cónyuges al otro cuando de esa ruptura se considere que deriva un desequilibrio económico y se cumplen los requisitos del artículo 97 del Código Civil y la jurisprudencia que lo desarrolla.

Con un ejemplo muy extremo de una mujer cajera de un supermercado que percibe mensualmente de sueldo 900€ y  un hombre que sea gerente de una multinacional y cobre mensualmente una nómina de 8.000€ es fácil comprender lo que es el desequilibrio derivado de la ruptura pues esa mujer que por ejemplo llevaba 15 años viviendo con 8.900€ que entraban todos los meses en su unidad familiar  tendrá que adaptarse desde su divorcio a vivir únicamente con su sueldo, esto es los 900€ al mes.

El Tribunal Supremo ha resuelto recientemente un supuesto en el que desde el punto de vista económico sí existía un desequilibrio pero la pareja llevaba mucho tiempo separada de hecho, sin regular su situación y por tanto el esposo se niega a pagar una pensión compensatoria alegando que la ruptura no causa a la esposa ningún desequilibrio por cuanto que ella ya lleva mucho tiempo con una economía independiente a la del esposo.

El Tribunal Supremo dice que lo importante no es el tiempo de separación de hecho, sino las circunstancias que se deben valorar en cada caso para ver si a la vista de un largo periodo de separación de hecho, sin petición económica alguna, cabe o no presumir la existencia de desequilibrio económico entre los cónyuges en el momento de la ruptura.

Cabe deducir de esa situación y supervivencia durante la separación de hecho una independencia y suficiencia económica; pero es preciso indagar en cada caso que exista una situación consolidada de independencia económica y de autonomía patrimonial incompatible con la concepción de inestabilidad económica.

En el caso concreto que el Supremo valora, la separación de hecho no impide la consideración del desequilibrio, ya que “no consta, como declara probado la sentencia, que “ambas partes hayan asumido vidas económicas independientes, por lo que el transcurso del tiempo no ha sido suficiente para entender inexistente el citado desequilibrio”

Puede ser por ejemplo que la esposa hubiera estado durante el tiempo de la separación de hecho viviendo de ayuda de familiares y amigos sin que ello implique en ningún caso una independencia económica que es lo que se debe de valorar.

Reflexiones de una letrada

Martes, 24 de noviembre de 2015

¿Hasta cuando?.

Esa es la pregunta que escuchamos en el despacho decenas de veces a lo largo del año. El que recibe la pensión de alimentos de sus hijos porque teme que se le dejen de pagar y el que la paga porque espera ansioso el momento en que pueda dejar de hacerlo.  Muchas veces esa pregunta está relacionada con momentos puntuales de la vida de los hijos, por ejemplo que alcancen la mayoría de edad, que inicien estudios universitarios, que los terminen, que quieran estudiar un máster, etc. Otras veces tiene que ver con todo lo contrario es decir con el hecho de que los hijos no hagan nada de provecho o con que lo que hagan sea sin el más mínimo interés. A este respecto la respuesta del Tribunal Supremo es tajante:

Procede la extinción de la pensión de alimentos bien porque el hijo hubiera abandonado sus estudios y no acredite el reinicio de su vida académica o porque haya tenido acceso a la vida laboral de forma intermitente pero con continuidad.

Es decir, los alimentos han de abonarse a los hijos mayores de edad mientras dure su formación y su prolongación no pueda serles imputable por desidia o falta de aprovechamiento o mientras la prolongación de sus estudios no se deba al hecho de que compatibilice sus estudios con la vida laboral.

 

Reflexiones de una letrada

Martes, 3 de noviembre de 2015

Violencia de género.

En los diez meses que han transcurrido en el presente año 2015, cuarenta y cinco  mujeres han sido asesinadas en manos de hombres con los que o bien estaban vinculadas afectivamente o bien lo habían estado en el pasado. Cuarenta y cinco  mujeres que perdieron su vida única y exclusivamente por querer ser libres. Libres de unas personas que por múltiples y variados motivos no les dejaban vivir en condiciones de mínima dignidad. Muchas de estas mujeres denunciaron el maltrato  para recibir una respuesta con las herramientas legislativas que están a su disposición  las cuales, claramente, han fallado y otras no lo hicieron o bien por temor a las consecuencias de la denuncia o lo que es mucho más preocupante por la creencia de que “denunciar no sirve para nada“.

La ley de violencia de género recoge un protocolo por el que, cuando hay denuncias, se valora por la autoridad el grado de riesgo de la denunciante, resultando que  entre veinte y treinta mujeres al año necesitan protección las veinticuatro horas del día. Es decir de las más de 100.000 denuncias anuales solo ese número de mujeres están realmente protegidas  de sus agresores siendo muchas más  las que mueren en nuestro país. Es evidente por tanto que la ley de violencia de género no funciona porque muy pocas mujeres tienen una verdadera protección y porque  la mayor parte de las victimas mortales no tenían ninguna.

Frente a estas situaciones que lleva a la más absoluta de la impotencia de las victimas, sus familias y sus letrados nos encontramos con la  totalmente opuesta. Me refiero a esas mujeres que sin ningún tipo de escrúpulo formulan una denuncia falsa aún a sabiendas de que lo es con el único fin de conseguir una posición de ventaja en un proceso civil en el que, normalmente, se discute la custodia de los hijos. Estas denuncias que causan tantísimo dolor al denunciado provocan el movimiento del engranaje judicial al igual que si fuera el más cierto de los malos tratos lo que implica tiempo de  trabajo de policías, jueces, fiscales salas de vistas ocupadas, retrasos en la atención de otros asuntos graves, etc. Con toda seguridad se trata de un pequeño porcentaje de mujeres y un pequeño porcentaje de letrados los que están dispuestos a utilizar ese camino tan sucio y tan enfangado para conseguir ganar un pleito pero lo cierto es que los hay  y por ello nunca está de más recordarles que con su comportamientos están perjudicando a tantas mujeres que verdaderamente sufren malos tratos y  necesitan de una ley sin fisuras y del funcionamiento perfecto de un engranaje que no debiera perder medios y tiempo en falsedades.

Reflexiones de una letrada

Martes, 13 de octubre de 2015

Cambio de nombre o apellidos

Por muy distintos motivos hay personas que quieren cambiar su nombre, por ejemplo porque siempre les han  llamado de otro modo o sus apellidos, algo muy frecuente cuando existen graves problemas de relación con uno de los progenitores.

A continuación os dejo la contestación a las preguntas más frecuentes en relación con este asunto:

 

Qué es

Se trata de un procedimiento por el que un ciudadano puede cambiar sus apellidos, el orden de éstos o su nombre.

Cambio de apellidos

Requisitos:

Para que se autorice debe acreditarse:

  • Que el afectado por el cambio usa y es conocido por el apellido que solicita. Ese uso y conocimiento no puede crearse intencionadamente para conseguir el cambio.
  • Que los apellidos nuevos pertenecen legítimamente al interesado.
  • Que los apellidos que resulten del cambio, no pertenezcan a una sola línea, sino que sean uno de la paterna y el otro de la materna.

Estos son los requisitos generales, pero las normas del Registro Civil tienen en cuenta determinados casos en los que algunos de dichos requisitos no son exigibles:

  • No es necesario que concurra el primero de los señalados cuando se trate de apellidos que sean contrarios al decoro o que ocasionen graves inconvenientes o cuando exista riesgo de que desaparezca un apellido español, riesgo que no puede referirse o reducirse al ámbito de una familia, sino al general español.
  • No es necesario que concurran ninguno de dichos requisitos cuando se den circunstancias excepcionales, supuesto éste, en el que existe un procedimiento especial.
  • Tampoco es necesario que concurra ninguno de los requisitos en el caso en que el solicitante del cambio de apellidos sea objeto de violencia de género, habiendo obtenido alguna medida cautelar de protección judicial, y en cualquier supuesto en que la urgencia de la situación así lo requiera.
  • Para los ciudadanos de la Unión Europea se aplica así mismo, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Sentencia del TJUE de 2 de octubre de 2003 – García Abello y Sentencia del TJUE de 14 de octubre de 2008 – Grunkin Paul).

Requisitos comunes:

Puede solicitar el cambio todo aquel que tenga una causa justa para ello si la modificación no perjudica a terceras personas.

El cambio de apellidos se realiza, previo expediente instruido por el encargado del Registro Civil del domicilio del interesado y la competencia para resolver corresponde al ministro de Justicia y, por delegación, a la Dirección General de los Registros y del Notariado.

La inscripción del cambio de apellidos se realiza en el Registro Civil donde conste la inscripción de nacimiento.

Regularización ortográfica de los apellidos:

Puede solicitarse al Juez encargado del Registro Civil cuando la forma en que los apellidos están inscritos no se adecua a la gramática y fonética de la lengua española correspondiente.

Cambio del orden de los apellidos:

El sistema español de imposición de apellidos supone que una persona ha de llevar como primer apellido el primero del padre y como segundo el primero de la madre.

Pero esta regla general cambia cuando el padre y la madre, de común acuerdo, antes de la inscripción del nacimiento de su hijo, deciden invertir el orden de los apellidos de éste, de manera que se inscriba con el primero de la madre, como primero, y con el primero del padre, como segundo. El orden acordado para el mayor de los hijos regirá en las inscripciones de los siguientes hijos de los mismos padres. Por su parte, el hijo al alcanzar la mayoría de edad puede también solicitar que se altere el orden de sus apellidos

Cambio de nombre:

Libertad de elección:

Casi todos los nombres son hoy posibles. Lola, Concha, Pepe, Manolo han dejado de ser solo apelativos familiares para convertirse en nombres propios que se inscriben como tales en el Registro Civil.

Solamente serán rechazados aquellos nombres que infrinjan algunas de las prohibiciones establecidas en la legislación.

Limitaciones:

  • No pueden imponerse más de dos nombres simples o de uno compuesto. En este caso, los dos nombres se unirán por medio de un guión.
  • El nombre no puede perjudicar objetivamente a la persona. Por ello se excluyen los que resulten por si o en combinación con los apellidos, deshonrosos, humillantes, denigrantes, etc.
  • No se admiten los que hagan confusa la identificación (por ejemplo, un apellido convertido en nombre) ni los induzcan en su conjunto a error sobre el sexo.
  • No se puede atribuir a un hermano el nombre de otro hermano vivo.

Extranjeros que adquieren la nacionalidad española:

En la inscripción de nacimiento se tiene que consignar el nombre que aparezca en la certificación extranjera, salvo que se pruebe la utilización habitual de un nombre distinto. Si el nombre que consta en la certificación extranjera o el usado habitualmente está incluido en alguna de las limitaciones establecidas deberá ser sustituido, conforme a las normas españolas, por el elegido por el interesado o su representante legal y, en último término, por uno impuesto de oficio.

En el caso de nombres propios que consten en sistema de escritura distinto al nuestro (chino, japonés, árabe, etc.) se consignarán mediante su transcripción o transliteración, de manera que se consiga una adaptación gráfica y una equivalencia fonética. También en nombres propios escritos con caracteres latinos cabría hacer adaptaciones ortográficas a petición del interesado para facilitar su escritura y fonética.

Requisitos del cambio de nombre propio:

Es posible cambiar el nombre propio:

  • Cuando lo solicite el interesado por usar habitualmente un nombre distinto del que consta en la inscripción de nacimiento o por otra justa causa.
  • Cuando el nombre se hubiese impuesto con infracción de las normas establecidas.
  • Cuando se trate de la traducción de un nombre extranjero.
  • Cuando se trate de la traducción o adaptación gráfica o fonética a las lenguas españolas.
  • Cuando se rectifique la mención registral del sexo.

Por el contrario, no procede el cambio de nombre propio, por falta de justa causa, cuando se pretenden cambios insignificantes de nombre propio (Esther por Ester, Débora por Deborah, Cristina por Kristina, o a la inversa). Sólo son admisibles estos cambios cuando tienen como fin corregir ortográficamente el nombre propio incorrectamente escrito.

Requisitos comunes a todos los cambios de nombre:

Ha de concurrir justa causa y no seguirse perjuicio para terceras personas

El cambio de nombre se realiza, previo expediente, por el encargado del Registro Civil del domicilio del interesado.

En el caso de que la causa del cambio sea el uso de nombre distinto del inscrito y no resulte probado el uso habitual, corresponde la competencia al ministro de Justicia y, por delegación, a la Dirección General de los Registros y del Notariado

La inscripción del cambio de nombre se realiza en el Registro Civil donde conste la inscripción de nacimiento. Puede solicitarse en el Registro Civil del domicilio del interesado para que se remita al del lugar de nacimiento.

Quién puede solicitarlo/presentarlo

El cambio de nombre y/o apellidos puede solicitarlo el interesado mayor de edad y los representantes legales de los menores o incapacitado.

Reflexiones de una letrada

Martes, 22 de septiembre de 2015

La exploración de los menores.

Está claro que nunca llueve al gusto de todos…a lo largo de los años  han sido infinidad las ocasiones en las que padres y madres me han expuesto sus reticencias a que los hijos tengan que ser escuchados por un juez, lo que técnicamente se llama “exploración de los menores” hasta el punto de que, a veces, he visto a padres y madres renunciar a defender ante el Juzgado aquello que sobre el papel les pertenecía con tal de evitar este trago a sus hijos y es que aunque tenemos jueces estupendos que logran que su “encuentro” con los niños no resulte en absoluto traumático también es cierto que a veces, la falta de medios, la sobrecarga de trabajo, la falta de especialización, etc lleva a que en algún juzgado  la exploración de los niños no se lleve a efecto con la delicadeza que se debiera y se convierta en una vivencia muy desagradable que hay que añadir a la ruptura de la familia que es lo que lleva al niño a estar allí, por eso entiendo yo que  cualquier padre y cualquier madre evitaría la práctica de esta prueba salvo en aquellos supuestos en que sea realmente inevitable y el único modo de acreditar aquello que una parte defiende. Pues bien hoy leí un auto del Tribunal Supremo en el que se resuelve un recurso de casación y otro extraordinario por infracción procesal en un supuesto en el que una madre propone como prueba la exploración judicial de sus hijos en un divorcio en el que no se discute la custodia que el entonces esposo conviene en que se le otorgue a ella, ante la declaración de impertinencia de la citada prueba por parte del juzgado la madre de los niños recurre en todas las instancias en las cuales a su vez se le desestiman sus recursos por considerar que la prueba era innecesaria y que no existe discusión alguna en el proceso que justifique que el juez tenga que llevar a efecto la citada exploración judicial. Habiendo visto, como he dicho, a tantas mamás y a tantos papás disgustarse al saber que sus hijos van a ser escuchados en el  proceso me ha resultado realmente llamativo que una madre mantenga esa firmeza en las decisión de involucrar a sus hijos en el pleito aún a sabiendas de que nada de lo que ellos digan va a cambiar el resultado del proceso.

 

Reflexiones de una letrada

Martes, 8 de septiembre de 2015

Vuelta al cole.

Un año más he superado los días no lectivos del mes de junio y la dificultad de conciliar el mes de julio sobrecargado de trabajo con dos hijas de vacaciones con distintos gustos, distintas aficiones y distintas inquietudes que deriva en que una quiera playa y otra montaña, una practicar inglés y otra francés, una viajar y salir de casa y otra no moverse y estar pegada a mi como una lapa y así sucesivamente hasta llegar a estos primeros días del mes de septiembre en el que al llegar a tu oficina y ver el trabajo acumulado encima de la mesa te preguntas si te has ido de vacaciones 20 días o 20 años….y por muchas horas que le dediques al despacho parece que el trabajo nunca se pone al día…

A los niños se les han pasado volando sus dos meses y medio de vacaciones y ponen “morros” al pensar que en dos o tres días empiezan de nuevo sus largas jornadas escolares y a los papás nos parece que los meses de sus vacaciones han sido de 40 o 50 días cada uno…yo, como todos los padres, adoro a mis hijas y soy feliz viéndolas disfrutar en sus tan merecidas vacaciones pero es tan complicado cuando no podemos dejar de atender nuestros trabajos para poder estar con ellos todo su tiempo de descanso que  me siento un año más una “triunfadora” de haber llegado hasta aquí…y es que a veces los logros en la vida de una persona son muy llamativos y otras aún siendo de gran importancia pasan desapercibidos para los demás por eso desde mi blog felicito a todas las mamás y a todos los papás que con un montón de esfuerzo han hecho “malabares” para que sus niños fuesen felices en sus vacaciones escolares  y llegasen al comienzo del curso  con las pilas completamente cargadas lo que en mi caso me llena de ánimo para enfrentarme al nuevo año judicial en el que espero y deseo escribir con frecuencia sobre temas de actualidad, novedades legislativas y jurisprudenciales con la ilusión de que a alguno de mis lectores le resulte de utilidad.

Feliz vuelta al trabajo a todos,  os deseo un curso lleno de satisfacciones.

Reflexiones de una letrada

Jueves, 28 de mayo de 2015

Nulidad de matrimonio.

Hoy he leído una sentencia que me ha encantado, incluso me he reido con parte de su contenido y por eso he pensado en compartirlo con ustedes. Se trata de un recurso de casación y por tanto de una sentencia dictada por el Tribunal Supremo al respecto de un caso en el que dos hermanos solicitan que se declare la nulidad del matrimonio de otro hermano alegando que éste era incapaz y que por tanto fue nulo el consentimiento que prestó para casarse.

La demanda que da lugar a este proceso la instan  los hermanos que solicitan la nulidad de matrimonio  contra la viuda, en base a que  el matrimonio se contrajo cuando su hermano padecía  una incapacidad y porque según ellos falta la causa para haberse contraído el matrimonio dado que, continuan alegando, la viuda lo hizo por  interés económico.

La Sala desestima el recurso y confirma la desestimación en ambas instancias de la demanda.

Alude el Trubunal Suprremo a que el Código Civil establece una presunción general de capacidad de los mayores de edad para todos los actos de la vida ( artículo 322 CC ), de forma que sólo por la sentencia judicial que contenga la declaración de incapacitación se entenderá constituido este estado ( artículos 199 CC Y 756 a 762 LEC ). En este caso el hermano no estaba incapacitado legalmente por tanto la presución legal es que sí era capaz.

Cita además la sentencia la Convención de Nueva York ratificada por España y con entrada en vigor en nuestra nación el 3 mayo 2008  y reprocha a los hermanos demandantes  que, de ser ciertas las deficiencias de su hermano, no instaran medidas de apoyo y asistencia en vida del mismo, en su caso, de sustitución en la toma de decisiones encaminadas a la protección de su persona y patrimonio incluso permitiéndole que hiciera él solo viajes a ciudades grandes como Madrid como se demostró en el jucio. Esta  es la parte  de la sentencia  con la que yo me reí, porque son innumerables las ocasiones en las que vemos en el despacho casos de  personas que tienen alguna o muchas deficiencias y que no reciben en vida ninguna ayuda de sus familias, que tienen que servirse por ellos mismos para salir adelante, que no se acuerda durante todo el año nadie de ellos y ¡qué casualidad!  cuando se mueren y se abre su sucesión y su herencia todos los hermanos, primos, sobrinos y demás familia se acuerdan de él y de todo lo que le querían…por eso me encanta que el Tribunal hubiera dado ese “tirón de orejas” a los hermanos demandantes y les hubiera dicho que si tan incapaz era su hermano hubieran debido de apoyarlo y protegerlo en vida cosa que no hicieron recordándoles que, no solo no iniciaron un procedimiento de incapacitación judicial para protegerlo civil y patrimonialmente, sino que incluso  lo  dejaban solo cuando tenía que viajar a una ciudad complicada  como es Madrid.

Recuerda la resolución que la capacidad para contraer matrimonio también corresponde a los incapaces. Y trae a colación “… la resolución de la DGRN (dirección general del registro y el notariado) de 17 enero 2007, en un supuesto de “retraso mental ligero”, y a pesar de haberse pronunciado una sentencia judicial declarando la incapacidad total y absoluta de la persona para regir su persona y bienes, confirma el Auto recurrido del juez encargado que concluye de forma favorable la autorización del matrimonio”.

 

Reflexiones de una letrada