En el trabajo, En la calle, En mi

La Fiebre del Oro de Yukón


Fuente Imagen: http://www.findgoldprospecting.com/gold-rush-prospector-old-pictures-miner-49er-panning-photos/gold-rush/

“La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes”

John Lennon

Seattle, 17 de Julio de 1897

Con un divertido sonido de bocina, el capitán anunciaba el arribo al puerto de Seattle del último barco procedente de St. Michael (Alaska). Del navío no solo han desembarcado 88 mineros sino también la tonelada de oro que certifica su ingreso en la opulencia. El preciado metal ha sido extraído en las tierras indómitas de Klondike, Yukón (Canadá).

La noticia ha corrido como la pólvora. ¡Esta es la oportunidad que he estado esperando desde que llegué de Dublín! ¡Vamos!

Dyea, 20 de Agosto de 1897.

Última noche en Dyea antes de embarcarme en la aventura. ¡Todo listo! Suministros para todo un año. Mi trineo y, por encima de todo, una ambición: ¡riqueza insultante! ¡El futuro es mío! De entre todas las posibles rutas me he decido por la más rápida: el Paso Chilkoot. Es también la más arriesgada y costosa. Cientos de personas han perecido en el ya infame paso de montaña a causa de las avalanchas y las condiciones climatológicas extremas (en invierno las temperaturas pueden alcanzar los -60 grados). ¡No podrá conmigo! ¡No hay tiempo que perder!

La Fiebre del Oro2

Fuente Imagen: https://en.wikipedia.org/wiki/Klondike_Gold_Rush#/media/File:ChilkootPass_steps.jpg

 

Klondike, 1 Junio de 1898

Un derrumbamiento ha estado a punto de sepultarme en este condenado lugar. De no ser por Mr. Smith, Mr. Johnson y Mr. Williams no habría vuelto a ver la luz del sol. ¡Maldito el día en que decidí venir!  ¡Abandono!. Fiebre del Oro3Después de casi un año de bateo en estos estúpidos arroyos no he reunido más que un puñado de pepitas de oro. Las excavaciones no han ido mucho mejor. Mi espalda está al límite y mis manos descarnadas.  ¡Empaco y me voy!

Dawson City, 15 Julio de 1898

Dawson City es la más grande y rica de entre todas las “boomtowns” surgidas alrededor de Klondike. Aquí he pasado la última semana, tratando de digerir el resultado lastimoso de mi empresa. Acabo de conseguir un pasaje para el próximo barco hacia Seattle. Vuelvo a casa.

 

St Michael, 17 Julio de 1898

En el barco de regreso a Seattle me he reencontrado con los inseparables Mr. Smith, Mr. Johnson y Mr. Williams. El resultado de su aventura ha sido igual de discreto que el mío. Aun así, hemos reído, cantado y bailado mientras exhumábamos las vivencias de un inverno en Yukón. Juntos, hemos conseguido un mejor acuerdo por el oro de Yukón. Con lo que he sacado, puedo vivir tranquilo durante una temporada. Tengo lo suficiente también para, de nueva vez por todas, comprar unos pasajes a mi familia de Dublín. También he conocido a Mrs. Miller, la cocinera del barco.  Un cautivante, hechicero y encantador ser humano del que aprendí que el viento frío de una noche en cubierta es estéril frente al poder de un cielo de estrellas.

 

Seattle, 30 Noviembre de 1899 (Día de Acción de Gracias)

Extracto del discurso previo al banquete:

“Gracias Mr. Smith, Mr. Johnson y Mr. Williams (sentados a la izquierda de la mesa), por enseñarme que un alma amiga puede salvarte no solo de una muerte física sino también de una muerte emocional.”

“Gracias familia (sentados a la derecha), por enseñarme que una piel descarnada puede recobrar su belleza cuando abraza a quien tanto ha añorado.”

“Gracias Mrs. Miller (sentada enfrente), por enseñarme que el fuego del amor y de un sí quiero puede más que el dolor de las llagas hijas de un desierto de hielo.”

 “Si me dijeran que permaneciera a la pata coja diciendo qué nos hace felices en la vida, solo diría ‘otras personas’ antes de caerme al suelo”

Dan Gilbert

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *