Cuando vuelva, si vuelvo…

| 0 comments

Un millón de veces he hecho mía aquella frase de nuestra emigrante Rosalía de Castro en Follas Novas (1880): “cuando vuelva, si vuelvo, todo estará donde estaba”. iago_ana_aeropuerto

Su “Adiós ríos, adiós fontes, adiós regatos pequenos, adiós vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos” son de algún modo, en pleno siglo XXI, el reflejo de lo que todos los emigrantes pensamos cuando despegamos y vemos Galicia cada vez más lejos por nuestra ventanilla del avión.

Por ser nuestra escritora más universal, símbolo y expresión de la morriña de tantas generaciones de emigrantes gallegos que han tenido y tienen que abandonar su tierra, me parece un gran reconocimiento bautizar con su nombre el aeropuerto de la capital gallega.

No han tardado en surgir voces críticas. Personalmente creo que -sin ser pocos- los 50.000 euros que, según he leído, costará el cambio de denominación, rinden homenaje ya no solo a la figura de Rosalía de Castro, sino incluso, también en cierto modo, a todas las mujeres  en una sociedad tan tremendamente matriarcal como es la gallega.

Imagino que lo cambios logísticos serán mínimos ya que supongo que se conservará el código SCQ. Aunque no debe ser fácil calcular la repercusión financiera, creo que “internacionalizar” el nombre de la escritora gallega más importante de nuestra literatura posiblemente pueda, además, traer consigo beneficios económicos a largo plazo para su Casa Museo en Padrón, para el mundo editorial o incluso para el de la cultura gallega en general.

Sin embargo, sería un error que este acertado gesto nos hiciese olvidar la a veces tan absurda política aeroportuaria en Galicia o que implicase desviar la atención de problemas muy graves que precisan ser tratados con imperiosa urgencia.

Aplaudiendo la capacidad de todo el arco parlamentario para acercar criterios tan ágilmente en esta cuestión, desearía que nuestra clase política también fuese capaz de llegar a acuerdos básicos en materias tan importantes como educación o sanidad.

Mucho me temo que me quedan por coger uno cuantos aviones (bastantes más de los que me gustaría) que aterrizarán y despegarán en el aeropuerto que ya para entonces llevará el nombre de Rosalía. Al igual que miles de emigrantes gallegos, lo que yo deseo es que aquello que tanto echamos de menos siga estando “donde estaba”.

#queremosvolver

Deja un comentario

Required fields are marked *.