Gallegos esclavos, alienados e ignorantes

| 2 Comments

¿Existe realmente algo menos democrático que no aceptar la voluntad de la mayoría? ¿Pero acaso no era o povo quem mais ordena? grandola vila morena

Todavía me sangran los ojos después de leer algunas reacciones a los resultados electorales de las elecciones gallegas el pasado domingo, especialmente las que vienen de aquellos cargos públicos que pasan en pocas horas de pedir el voto a insultar a sus convecinos (¡y futuribles votantes!).

A veces pienso que los tweets de algún político recuerdan más a un sms escrito de madrugada en plena borrachera que a una reflexión de un representante público. Pedir disculpas y reconocer un error es, cuando menos, un acto que honra a quien sabe que se ha equivocado.

Que la gallega Carolina Bescansa afirme que si solo votasen los menores de 45 años Pablo Iglesias sería Presidente, no sólo me parece un ninguneo de nuestros mayores, sino una ofensa para toda una generación que trajo la democracia a este país en una Transición que nosotros (los que no llegamos a esa edad) no vivimos o no podemos recordar.

No es que yo pretenda ir de politólogo por la vida, pero creo que la explicación de la victoria de Feijóo el 25-S va más allá de ideologías o de un voto tradicional a ese Partido Popular que pasó parcialmente a un segundo (o tercer) plano durante toda la campaña. Como se puede ver especialmente en las elecciones municipales, la gente suele dar, a la hora de votar, más importancia a las personas que a los partidos.

No se trata de negar errores o la evidencia de que Galicia debe mejorar muchísimo. Una parte importante de la población sigue sufriendo todavía los efectos de la crisis; pero cuando leo los insultos que llegan desde casi todo el Estado, no puedo evitar pensar que aquí no tuvimos ningún Bárcenas ni ninguna Rita Barberá. En Galicia no se dieron los escándalos por el 3%, por los cursos de formación o por los famosos ERE. Considerando quien gobierna en esas comunidades, sorprende que, para muchos, los idiotas seamos los gallegos.

Pero probablemente lo más difícil de tragar desde la diáspora sean las palabras de los que frivolizan en las redes con comentarios del tipo “eu emigro” o “mellor será que emigremos”, que denotan, en mi opinión, una  falta de respeto a todos los que realmente se ven obligados a ganarse la vida lejos de su casa y sus seres queridos. Si todos los que dicen que van a emigrar a causa de los resultados electorales lo hiciesen, quizás podríamos volver unos cuantos de los que estamos deseando regresar.

A ver al final cuántos de esos hacen realmente las maletas…

 

2 Comments

  1. E un dos post cos que máis dacordo estou.
    Os que en ocasións se enchian a boca parafraseando a Zeca”o povo é quem mais ordena”‘agora esquecen isto. Penso que a democracia e iso: aceptar o que decide a maioria, e os partidos “perdedores” deberían de aprender dos erros, como se di no meu argot deberían de facer un documento cas “leccións aprendidas”, pero e máis fácil dicir que os galegos somos tontos.(Conste que non xeralizo xa que vin reflexións interesantes dalguns partidos).
    E xa por último, por favor que a xente non “frivolice” co de emigrar, eu teño cerca aboas e tios que ven crecer os nenos a través dunha pantalla(xa máis veces comentado) e como o calor da nosa terriña non hai nada. Ogalla voltedes pronto. Esperamosvos!

    • 🙂 canta razón tes, Mariquiña!! Será que ti tamén sabes o que é estar lonxe da casa… Bicos grandes!!! #queremosvolver

Deja un comentario

Required fields are marked *.