22 octubre, 2017
por Lito Vila Baleato
0 comentarios

“Transmigrantes” de María Alonso

Paderborn, 21 de outubro de 2017

Aprezada María:

Escríboche esta carta despois de ”devorar“ o teu ensaio aproveitando unha viaxe en tren de ida e volta a Colonia e teño que dicir que eu, como emigrante que tamén son, comprendo perfectamente a rabia coa que escribes. Síntome moi identificado con moitas das túas palabras. Tampouco é menos certo que discrepo con non poucas das túas aseveracións, posiblemente influenciado pola miña privilexiada experiencia persoal e o trato que levo recibido aquí en Alemaña. A lectura do teu libro foi moi enriquecedora e penso que, dende logo, é máis que recomendable, e non só para os que vivimos na diáspora.

Son consciente de que en moitos aspectos eu son un caso particular (aínda que todos o somos dalgún xeito), pero eu nunca me sentín discriminado laboralmente nesta miña emigración. De feito, se algunha vez coñecín o precariado foi no meu propio país. Ademáis da miña estadía en Alemaña, eu tamén vivín un curso en Manchester estudando e traballando para financiar o meu segundo ano Erasmus (sen bolsa, debido a que xa tiña disfrutado da axuda económica anteriormente en Alemaña e no Reino Unido só puiden contar coas vantaxas do estatus de estudante de intercambio). Eu tamén sei o que é contar libras para chegar a fin de mes, deixar horas en empresas de Catering e servir como camareiro pintas e cafés. Tamén é certo que daquela o meu horario universitario e o meu nivel de inglés non me terían permitido traballos moito mellores. Sempre recibín o mesmo salario por hora ca os meus compañeiros ingleses, escoceses ou finlandeses. As condicións, mellores ou peores; máis ou menos precarias, nunca dependeron da miña nacionalidade.

Como teño apuntado no meu blogue en varias ocasións, o idioma é nestas latitudes a chave para saír do precariado. A aportación dun biólogo no R.U. que non fala ben inglés é moi limitada, por moi licenciado que sexa; e os académicos de letras sofren máis se cabe a tara de non poder traballar no seu campo debido a un insuficiente dominio da lingua vehicular no contexto de traballo. Se son sincero, paréceme difícil evitar esa fase inicial en traballos de pouca cualificación como etapa intermedia ata chegar á competencia lingüística que abre as portas a traballos mellores. Un licenciado en Historia non pode pretender vir a Berlín sen dominar o alemán a traballar “do seu”, como teño visto en algún programa de televisión.

Por sorte, a mín aquí en Alemaña o meu nivel da lingua permitiume acceder dende ben pronto a outro tipo de traballos, que pasados uns primeiros anos como lector na universidade me permitiron gañar unha praza na Educación Secundaria. Lonxe de sentir un trato discriminatorio, nestes últimos dez anos na función pública síntome recoñecido e valorado como nunca sentín no meu propio país.

Ata a data xamáis me sentín discriminado nesta sociedade e os meus amigos locais sempre me trataron coma a un máis. E no tocante á integración; podo engadir que a miña parella non é alemana, senón da zona vella de Compostela, a poucos metros de onde eu mesmo crecín.

En absoluto pretendo vender a experiencia migratoria como unha “aventura”. Eu son o primeiro que está rabeando por voltar á miña casa, cos meus amigos de sempre e coa miña familia. Coincido contigo plenamente en que é preciso cambiar moitas cousas na nosa sociedade para que poidamos voltar, pero tan errado sería facer un uso eufemístico da “aventura” migratoria coma obviar ou limitar á excepción as traxectorias positivas de moitos mozos galegos na diáspora.

A nivel laboral eu estou contento e adoito dicir que se fose posible teletransportarse, a mín non me importaría en absoluto traballar aquí, sempre e cando despois da miña xornada laboral puidese voltar á casa. Se o túnel da Avda. de Lugo comunicase directamente Santiago con Paderborn eu viría aquí a traballar todos os días encantado da vida.

Dende logo, sería unha mágoa que a nosa xeración mostrase un rexeitamento cara a “patria” (palabra que recoñezo que non me gusta demasiado). O noso cabreo e frustración deben ir dirixidos aos responsables da situación actual, pero non á nosa “patria” de seu.

Despois duns anos de actividade case que semanal, teño que recoñecer que teño o meu blogue bastante abandonado. Moitos dos aspectos sobre os que ti reflexionas están presentes en varias post dende o ano 2012. Como moi ben apuntas, tamén eu tentei expresar a través deste medio a miña frustración, saudade, morriña e rabia. Vivín dende a distancia o nacemento de dous sobriños, a enfermidade e morte do meu pai e eu mesmo tiven dous fillos sen que miña nai e os meus irmáns puidesen estar “presentes”.

Non sei se ti tes esa(s) filla(s) á(s) que aludes no teu texto ou se só é unha metáfora, pero eu dende logo tamén penso moitas veces en como será o futuro dos meus fillos e como se sentirán entre estes dous mundos.  Aínda onte a miña filla tentaba bicar á súa avóa a través da pantalla do ordenador durante a nosa conversa por Skype.

Eu tamén son lector asiduo da prensa estatal e local e leo con frecuencia moitas columnas de opinión, entre a que se encontra a de Elvira Lindo, á que tamén lle escribín unha carta aberta no meu blogue que ela tivo a ben contestar. Dende entón intercambiamos decenas de mensaxes 🙂

Gustaríame pensar que eu, frente a ese teu “pesimismo”, creo no meu “optimismo”. O ideal sería que tod@s xunt@s loitáramos para facer realidade ese regreso que nós tanto arelamos. Mándoche pois moitos azos para tirar hacia adiante, azos que eu mesmo preciso coa esperanza de que algún día poidamos voltar. Non deixemos que esa “negatividade” da que falas  se apodere de nós.

Oxalá teñamos algún día a ocasión de nos coñecer e falar en persoa. Encantaríame conversar de todo isto contigo diante dun café ou dun bo churrasco.

Dende a diáspora xermana, mándoche unha grande aperta,

Lito Vila

#queremosvolver

5 septiembre, 2017
por Lito Vila Baleato
2 Comentarios

Las vacaciones siempre se acaban

Tras varios meses sin actualizar este blog, por fin publico una nueva entrada, después de regresar de mis vacaciones en Galicia y cuando ya empezamos un nuevo curso escolar en la diáspora.

El volumen de trabajo habitual junto a nuevos e ilusionantes proyectos provocan que, sin olvidar aquello que realmente merece la pena: la familia y los amigos, el tiempo resulte cada vez más escaso.

Aunque no sé con qué frecuencia seguiré actualizando este blog, no me gustaría dejar (todavía) esta plataforma que pretende, con más empeño que éxito, recordar que somos muchos los emigrantes que seguimos fuera deseando volver.

La reciente evolución positiva del mercado laboral en España (que se relativizará en estas semanas debido a la habitual estacionalidad y precariedad de buena parte del empleo) provoca que la enorme cantidad de emigrantes que siguen en el extranjero tengan cabida o presencia en los medios de comunicación. Quizás la sociedad española se haya “acostumbrado” a que decenas de miles de sus jóvenes (universitarios) españoles estén trabajando, pagando impuestos y teniendo hijos en otros países, pero no sólo nuestros padres y familiares deberían ser conscientes de que el riesgo de que no volvamos es cada vez mayor si este éxodo cae en el olvido.

Mientras la CEOE advierte que en pocos años España será junto a Japón el país más viejo del mundo, nosotros seguimos condenando a nuestros abuel@s a tener con sus niet@s una relación digital. Tan triste como real, mis hijos ya comprenden que no se puede abrazar por skype y que los besos sobre la pantalla son mucho más fríos que los que damos en la piel.

No dejéis que se olviden de nosotr@s.

#queremosvolver

10 febrero, 2017
por Lito Vila Baleato
0 comentarios

Cuando vuelva, si vuelvo…

Un millón de veces he hecho mía aquella frase de nuestra emigrante Rosalía de Castro en Follas Novas (1880): “cuando vuelva, si vuelvo, todo estará donde estaba”. iago_ana_aeropuerto

Su “Adiós ríos, adiós fontes, adiós regatos pequenos, adiós vista dos meus ollos, non sei cando nos veremos” son de algún modo, en pleno siglo XXI, el reflejo de lo que todos los emigrantes pensamos cuando despegamos y vemos Galicia cada vez más lejos por nuestra ventanilla del avión.

Por ser nuestra escritora más universal, símbolo y expresión de la morriña de tantas generaciones de emigrantes gallegos que han tenido y tienen que abandonar su tierra, me parece un gran reconocimiento bautizar con su nombre el aeropuerto de la capital gallega.

No han tardado en surgir voces críticas. Personalmente creo que -sin ser pocos- los 50.000 euros que, según he leído, costará el cambio de denominación, rinden homenaje ya no solo a la figura de Rosalía de Castro, sino incluso, también en cierto modo, a todas las mujeres  en una sociedad tan tremendamente matriarcal como es la gallega.

Imagino que lo cambios logísticos serán mínimos ya que supongo que se conservará el código SCQ. Aunque no debe ser fácil calcular la repercusión financiera, creo que “internacionalizar” el nombre de la escritora gallega más importante de nuestra literatura posiblemente pueda, además, traer consigo beneficios económicos a largo plazo para su Casa Museo en Padrón, para el mundo editorial o incluso para el de la cultura gallega en general.

Sin embargo, sería un error que este acertado gesto nos hiciese olvidar la a veces tan absurda política aeroportuaria en Galicia o que implicase desviar la atención de problemas muy graves que precisan ser tratados con imperiosa urgencia.

Aplaudiendo la capacidad de todo el arco parlamentario para acercar criterios tan ágilmente en esta cuestión, desearía que nuestra clase política también fuese capaz de llegar a acuerdos básicos en materias tan importantes como educación o sanidad.

Mucho me temo que me quedan por coger uno cuantos aviones (bastantes más de los que me gustaría) que aterrizarán y despegarán en el aeropuerto que ya para entonces llevará el nombre de Rosalía. Al igual que miles de emigrantes gallegos, lo que yo deseo es que aquello que tanto echamos de menos siga estando “donde estaba”.

#queremosvolver

18 diciembre, 2016
por Lito Vila Baleato
0 comentarios

No somos un anuncio de turrón

Facebook lleva un par de semanas crispándonos los nervios con vídeos resumen de un 2016 que, con permiso de las dos semanas que le restan, pasará a la historia como el año del Brexit, la victoria de Donald Trump y los casi once meses “sin gobierno” en España. anuncio_almendro

La sangrienta guerra en Siria, los cientos de miles de refugiados que siguen llegando a Europa, el Mar Mediterráneo convertido en cementerio o los diferentes atentados del terrorismo islámico siguen y lamentablemente seguirán acaparando las portadas de los medios en un mundo que hace tiempo que resulta imposible comprender.

El golpe de Estado fallido en Turquía o el terremoto en Italia han sido también tristes protagonistas de un curso en el que se han ido personalidades históricas del último siglo como Mohamed Ali o Fidel Castro. Figuras tan importantes como Umberto Eco, Leonard Cohen, Prince o David Bowie dejan un poco más huérfano al mundo de la cultura en el año que será recordado por el Nobel de Literatura concedido a Bob Dylan.

Además del ya mencionado caso británico, los plebiscitos en Colombia e Italia han tirado definitivamente por tierra aquella máxima de que los referendos se convocan para ganarlos, amén de confirmar la poca fiabilidad de las encuestas.

Aunque los Juegos Olímpicos peor organizados de la historia se celebraron en Rio de Janeiro, la descartada capital española vivió una nueva final madrileña de Champions League que volvieron a ganar Last-minute-Ramos y compañía, con un Cristiano Ronaldo que allanó además su camino a otro Balón de oro convirtiéndose en Campeón de Europa con Portugal al mismo tiempo que hacía sus prácticas como futuro seleccionador nacional.

2017 nos deparará el final del escándalo de Football Leaks, después de que los casos de corrupción (mención especial a los Panama Papers) prácticamente se hayan convertido en triste rutina un año más.

Una vez que ese PSOE que tanto me recuerda a los pollos decapitados por mi abuela corriendo por la eira haya evitado el sinsentido de las terceras elecciones en un año, parece que las cifras y algunos medios invitan al optimismo y la superación de una crisis que demasiados ciudadanos todavía no están viviendo en primera persona.

Aunque a veces me da la impresión de que vivimos en una sociedad tan infantilizada como para que Pokemon Go haya sido el éxito del año, la realidad es que en nuestro país nacen cada vez menos niños (¡Galicia ve disminuida su población en 38 habitantes al día!) y muchos bebés españoles nacen en la diáspora, muy lejos de esa generación de abuelos que sigue manteniendo a flote a tantas familias aún en apuros económicos.

Aunque los emigrantes nos alegramos muchísimo de ver a los nuestros en las ya inminentes fiestas navideñas, no podemos ni queremos conformarnos con ser solamente un anuncio de turrón.

Nosotros #queremosvolver; pero PARA SIEMPRE.

30 noviembre, 2016
por Lito Vila Baleato
0 comentarios

¡Cómo mola Santiago!

Tras haber disfrutado en pleno mes de noviembre de dos semanas en Santiago (¡ya quisiéramos en España los permisos de paternidad germanos!), ya estoy de vuelta en Alemania con el modo morriña on, añorando aquello que Fredi Leis tan brillantemente pone en verso y canta. scq_nov_2016

Por supuesto, lo mejor de estos 15 días fue poder compartir tiempo con esa familia que también sufre nuestra emigración, pero también me pareció un lujo poder disfrutar de nuevo del Santiago cotidiano, ese día a día “normal”, donde los estudiantes sustituyen a los peregrinos y el ambiente universitario empapa las calles de la ciudad.

Sin esperar las inmensas colas estivales, incluso pude cruzar la Puerta Santa y hacer una breve visita a una Corticela sin turistas. Nuestra catedral no solo sigue siendo el corazón y el germen de nuestra ciudad, sino que es nuestra obra de arte más universal y el símbolo eterno de Compostela.

Ya que es obvio que Santiago es SIEMPRE el lugar adecuado, la suerte (y la invitación del amable profesor de la USC Julio Hernández Borge) me permitió asistir brevemente al Coloquio sobre migraciones organizado por la Cátedra Unesco en la facultad de Filosofía en Mazarelos.

Tampoco perdí la ocasión de visitar la exposición de los artistas gallegos en la diásporaA fronteira infinda” (a veces me pregunto si sufro con la emigración ese síndrome de las embarazadas que ven bebés por todas partes) en el edificio que Abanca tiene en la plaza de Cervantes, a la que sí soy asiduo para visitar la mejor librería de la ciudad y donde María y Pablo Couceiro siempre me tratan como si no me hubiese ido nunca.

No me faltó demasiado para buscar el DeLorean al salir del Salón Teatro tras disfrutar tantos años después de Cineuropa,  con el lujazo añadido de poder asistir a la entrega del premio a Lola Dueñas.  (¡Gracias!)

Además de subir y bajar las calles del barrio de San Pedro, ahora también puedo empujar con orgullo un carro de bebés por esa misma ferradura de la Alameda por la que tanto me gusta correr a última hora de la tarde.

Con balón siguen corriendo, mucho y bien, las nuevas generaciones de mi CD Belvís, a los que pude ver en As Cancelas sumando tres puntos más en su imparable camino hacia el ascenso a primera autonómica. Yo, con mis amigos tendré que conformarme con seguir aprendiendo para no desesperar a mi pareja al pádel. Creo que si ellos no me lo toman a mal es porque les importan bastante más las tapas y las cervecitas de después que el resultado de la pachanga.

Tampoco perdoné una buena comida en A Grella y un buen chuletón de cena con los amigos de siempre en el Gonzaba, comprobando además que si los jueves ya no son lo que eran, nosotros tampoco somos los mismos que en nuestros años más mozos 😉

La visita a la Plaza de Abastos es cita obligada en cualquier época del año; pero lo que sí es diferente en estas fechas es ese olor a castañas asadas que nos envuelve a la altura de las Huérfanas y hasta las Plaza de Galicia para que sucumbamos al cucurucho de periódico de la mítica locomotora en la Rúa Nova.

En mis últimos días todavía tuve ocasión de subir a la Cidade da Cultura para visitar la exposición que conmemora el centenario del nacimiento de nuestro único Nobel gallego, Camilo José Cela, aprovechando además para entrar en las torres Hedjuk, que normalmente están cerradas al público.

No sé si en cada una de mis  donaciones el atento personal del Centro de transfusión del Monte de la Condesa podrá ver el nivel de morriña que llevo en sangre, pero releyendo estas líneas tengo la sensación de que sus valores se me disparan por momentos. Menos mal que ya solo faltan 23 días para las vacaciones de Navidad y poder estar ahí de nuevo…

Hasta entonces, tócala otra vez, Fredi…

30 octubre, 2016
por Lito Vila Baleato
0 comentarios

¿Truco o abstención?

315 días y unos cuantos millones de euros más tarde, España, por fin, tiene Presidente. truco-o-trato

Visto desde la diáspora, el espectáculo ofrecido desde aquel 20 de diciembre ha sido por momentos realmente bochornoso. Durante el último año hemos vivido en el Parlamento desde insultos y descalificaciones varias hasta morreos provocadores más propios de un plató de Telecinco que del supuesto hogar de la democracia española.

Esta última semana tampoco han faltado intervenciones polémicas para alimentar de tuits y memes las redes sociales. Si no fuese porque esos cargos electos cobran al mes de las arcas públicas lo que muchos licenciados ganan en un año (¡aquellos con la “suerte” de tener un empleo!), imagino que yo, aún como emigrante, también podría tomarme la investidura un poco menos en serio.

Para mí, a más de dos mil kilómetros de mi casa, lo que ahora realmente importa es que los diputados se pongan a trabajar ya para que el desbloqueo contribuya por fin a revertir la situación actual y el regreso de nuestra generación de emigrantes deje de ser una quimera.

Hecho el trato, confiemos en que esa abstención no se convierta finalmente en truco…

30 septiembre, 2016
por Lito Vila Baleato
2 Comentarios

Gallegos esclavos, alienados e ignorantes

¿Existe realmente algo menos democrático que no aceptar la voluntad de la mayoría? ¿Pero acaso no era o povo quem mais ordena? grandola vila morena

Todavía me sangran los ojos después de leer algunas reacciones a los resultados electorales de las elecciones gallegas el pasado domingo, especialmente las que vienen de aquellos cargos públicos que pasan en pocas horas de pedir el voto a insultar a sus convecinos (¡y futuribles votantes!).

A veces pienso que los tweets de algún político recuerdan más a un sms escrito de madrugada en plena borrachera que a una reflexión de un representante público. Pedir disculpas y reconocer un error es, cuando menos, un acto que honra a quien sabe que se ha equivocado.

Que la gallega Carolina Bescansa afirme que si solo votasen los menores de 45 años Pablo Iglesias sería Presidente, no sólo me parece un ninguneo de nuestros mayores, sino una ofensa para toda una generación que trajo la democracia a este país en una Transición que nosotros (los que no llegamos a esa edad) no vivimos o no podemos recordar.

No es que yo pretenda ir de politólogo por la vida, pero creo que la explicación de la victoria de Feijóo el 25-S va más allá de ideologías o de un voto tradicional a ese Partido Popular que pasó parcialmente a un segundo (o tercer) plano durante toda la campaña. Como se puede ver especialmente en las elecciones municipales, la gente suele dar, a la hora de votar, más importancia a las personas que a los partidos.

No se trata de negar errores o la evidencia de que Galicia debe mejorar muchísimo. Una parte importante de la población sigue sufriendo todavía los efectos de la crisis; pero cuando leo los insultos que llegan desde casi todo el Estado, no puedo evitar pensar que aquí no tuvimos ningún Bárcenas ni ninguna Rita Barberá. En Galicia no se dieron los escándalos por el 3%, por los cursos de formación o por los famosos ERE. Considerando quien gobierna en esas comunidades, sorprende que, para muchos, los idiotas seamos los gallegos.

Pero probablemente lo más difícil de tragar desde la diáspora sean las palabras de los que frivolizan en las redes con comentarios del tipo “eu emigro” o “mellor será que emigremos”, que denotan, en mi opinión, una  falta de respeto a todos los que realmente se ven obligados a ganarse la vida lejos de su casa y sus seres queridos. Si todos los que dicen que van a emigrar a causa de los resultados electorales lo hiciesen, quizás podríamos volver unos cuantos de los que estamos deseando regresar.

A ver al final cuántos de esos hacen realmente las maletas…

 

31 agosto, 2016
por Lito Vila Baleato
3 Comentarios

Un año sin pisar Santiago

Después de disfrutar de las ansiadas vacaciones de verano (¡tras haber pasado casi un año sin pisar piedra compostelana!), ya estoy de vuelta en Alemania para un nuevo curso escolar recordando aquel verso en el que mi paisano Fredi Leis canta que no hay nada más bonito que vivir en Santiago.un ano sin pisar scq

Las razones para tan largo absentismo son dos nuevos miniemigrantes que me hacen ser todavía más consciente de que este éxodo laboral hace sufrir por igual tanto a quienes se van como a quienes se quedan.

Precisamente cuando en la Carrera de San Jerónimo la clase política de nuestro país demuestra su incapacidad para llegar a acuerdos que nos proporcionen la estabilidad que nos permita regresar a casa, decenas de miles de españoles hacen la maleta y se despiden de madres llorosas en los aeropuertos de todo el estado. Así, mientras nuestro país se dirige a las terceras elecciones en un año, miles de abuelos han de conformarse con la triste realidad de ver crecer a sus nietos a través de una pantalla de ordenador.

Mi padre solía decirme que él había emigrado para que no tuviese que hacerlo yo. Yo insistía siempre en que a mí no me había echado nadie, sino que me había ido voluntariamente para mejorar mi formación y poder regresar algún día a un país que hoy, lamentablemente, todavía nos cierra sus puertas a cal y canto.

Consciente y orgulloso de mi cultura y de mi gente, pero también convencido hasta la médula de mi europeísmo, confío ahora, como padre, en que mis hijos, que han recibido la nacionalidad alemana antes que la española, tengan siempre muy presente su origen. Ojalá ellos sí puedan ver esas puertas abiertas para poder decidir libremente sobre su futuro sin la obligación de tener que vivir huyendo del desempleo.

Nuestros padres nos dieron las oportunidades de las que ellos no dispusieron y nosotros hemos cumplido con la obligación de formarnos, de aprender idiomas y de tener la valentía de construir una nueva vida en el extranjero. Hemos estudiado y hemos trabajado duro.

Hoy, más que nunca, tengo claro que si nuestro país no nos da una oportunidad, la culpa no es nuestra.

29 junio, 2016
por Lito Vila Baleato
0 comentarios

Un año más, San Pedro en el extranjero

Antes de que mi barrio se pusiese de moda, mis rodillas ya habían derramado litros de sangre en el antiguo terraplén del actual parque de la Trisca. Mi pequeño cuerpo había consumido el caudal anual del Sarela en la fuente de Campo do Forno y ya había sumado horas de espera a amiguetes o novietas a la escuálida sombra del Cruceiro de San Pedro antes de que nuestra rúa brillase en las portadas de la prensa local. barrio en festas

Ya había marcado más goles que Messi y Cristiano Ronaldo en sus carreras en el antiguo campo de tierra del C.X. Don Bosco (aquel en el que había que regatear la palmera) antes de que la peatonalización de mi barrio fuese tema de conversación entre quienes lo visitan contadas veces al año.

Mis padres llegaron al barrio en junio del 80 y la mayoría de sus vecinos siguen siendo los mismos de entonces o, en su defecto, su relevo generacional. Esas familias que viven en el barrio desde hace décadas fueron los pioneros en el apoyo al comercio local, haciendo la compra en la tienda de Pura, María o la señora Carmen; iban a cenar churrasco al Clodio pagando en pesetas lo que hoy se paga por un bocata en euros y se ponían al día de la vida del barrio tomando tazas de vino servidas por Suso en el Bar Cruceiro, en el Rey o en O Tranquilo.

Si hacía falta un producto de limpieza en casa, tu madre te mandaba a la Droguería Alfonso y si tenías suerte y te habías portado bien durante toda la semana, el domingo igual caía una docena de churros made in San Pedro. La prensa, las fotocopias y el material escolar eran competencia de O Camiño antes de que la globalización y Carlín aterrizasen en el barrio. Los partidos de liga se veían en el Frontier igual que hoy se ven en el Próspero´s y el pelo te lo cortaba Isaac o José porque Milenio todavía sonaba a una de aquellas pelis de ciencia ficción que podías alquilar en el Vídeoclub Cativ.

La comida italiana y turca todavía no habían llegado al barrio, pero los bocatas del Oasis todavía son recordados por aquellos que hoy tanto añoramos el legendario licor café del Mosquito. El Todo a cien anticipaba la oferta del actual Don Euro y la cesta de Navidad del Colegio Vilas Alborada se exponía en el escaparate de Muebles Mundo Juvenil. La Praza oito de marzo simplemente era “la de la Puerta del Camino“ pero en el Bar Sande el número de clientes por metro cuadrado ya era de récord Guiness cuando “improvisadamente“ sonaba la música en directo de Morgan y compañía.

Hoy, cuando desde la distancia veo todo lo que ha evolucionado y la envidiable salud cultural que tiene nuestro barrio, no puedo sino desear a vecinos y visitantes unas buenas fiestas en el que probablemente sea, no me cansaré de repetirlo, el mejor barrio del mundo 🙂

¡Boas festas!