Gigas de tinta

El efecto Pigmalión


El efecto Pigmalión ha sido arduamente investigado (Sánchez y López, 2005), y es estudiado en las facultades de educación y comentado por numerosos autores (Meirieu, 1998).

El efecto Pigmalión consiste en que las expectativas de un docente ante un alumno (sean positivas o negativas) influyen e incluso condicionan los resultados académicos de un alumno. Esta no es una mera teoría, sino que, como se mencionaba anteriormente, numerosos estudios lo corroboran.

Conviene, por tanto, estar alerta para no dejarnos, como docentes, condicionar; pues el rendimiento y el comportamiento del alumnado cambian radicalmente ante un docente que sepa conectarlo y motivarlo.

César Bona, el maestro nominado entre los 50 mejores docentes del mundo por el Global Teacher Prize, dice que cuando se enfrenta a una clase nueva, no mira los expedientes académicos hasta pasado un mes o mes y medio y conoce al alumno según su propia experiencia.

Debemos, pues, procurar esperar siempre lo máximo de cada alumno, pues cada uno, en su individualidad, tiene unas capacidades que desarrollar y en las que puede destacar.

 

Bibliografía:

Bona, C. (2015). La nueva educación. Madrid: Plaza y Janés.

Meirieu, P. (1998). Frankenstein educador. Barcelona: Laertes S. A.

Sánchez, M. y López, M. (2005). Pigmalión en la escuela. México D.F: Editorial Universidad Autonómica de la Ciudad de México.

 

Imagen: queaprendemoshoy.com


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *