Actualidad

La precarización en la escuela pública


En este artículo no vamos a hablar sobre los recortes sufridos por los servicios públicos, sino que nos centraremos en otro problema que reduce también la calidad de la enseñanza: la organización.

Cada vez más se está favoreciendo la ubicación del alumnado en escuelas con un mayor número de unidades (clases) por cada curso, en detrimento de las escuelas de pequeño tamaño. No obstante, estas escuelas “receptoras” no se amplían físicamente, sino que para el mismo espacio se está atendiendo a más alumnado y por tanto se necesitan más aulas.

Así, está ocurriendo que, para atender al alumnado proveniente de las escuelas que se reducen o cierran, las escuelas receptoras se ven obligadas a renunciar a aulas de inglés, laboratorios de ciencias… con lo que se imposibilita la utilización de un material que permite la aplicación de los contenidos a situaciones prácticas y reales (y por tanto el desarrollo de las competencias clave).

Mientras tanto se siguen cerrando escuelas pequeñas, próximas a ciudades y pueblos (no hablamos solo de unitarias en lugares aislados), quedando espacios vacíos a la par que los ocupados llegan al límite de lo utilizable (y se sitúan cada vez más lejos de lo deseable). Precisamente en estos tiempos en que está tan en boga el término “calidad educativa”.

Como alternativa, se podría apostar por escuelas con menor número de unidades (no hablamos de una ratio de alumnado menor, pese a que esto también mejoraría la calidad de la enseñanza), aprovechando edificios ya construidos y redirigiendo al alumnado de su entorno a esas escuelas, en vez de masificar escuelas de gran tamaño que se ven también llevadas al límite, reduciendo la calidad de la enseñanza y las posibilidades de los profesores de sacar la educación del aula y llevarla a la creación de situaciones funcionales relacionadas con la vida cotidiana.

Bajo mi punto de vista es una cuestión de eficiencia frente a eficacia, y por lo tanto debemos plantearnos qué es lo que buscamos en los servicios públicos: la primacía de un bajo coste o la mejor relación calidad-precio.

 

Foto: dadoinformativo.com

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *