LOMCE

Evaluaciones Individualizadas


Uno de los principales cambios que aparece con la llegada de la LOMCE es la introducción de unas pruebas externas al centro docente que pretenden evaluar ciertas destrezas del alumnado, que muchos han comparado y comparan con las conocidas reválidas. Se trata de un aspecto realmente importante e interesante. Cuando una nueva ley es creada lo que solemos hacer es compararla con la anterior o anteriores para comprobar si es más o menos progresista y cuáles son los principales cambios que trae consigo. En este caso nos centramos en las evaluaciones individualizadas en la etapa de educación primaria.

¿Una evaluación individualizada es una reválida?

Muchas conversaciones entre docentes giran en torno a si las evaluaciones individualizadas representan el viaje en el tiempo y nos llevan de nuevo a las reválidas de la Ley de Enseñanza Media de 1953. Pues bien, remitiéndonos a la Real Academia Española, una reválida es “examen que se hacía al acabar ciertos estudios, como el bachillerato”.

Una evaluación individualizada, según la LOE, en el artículo 20: Evaluación durante la etapa (modificado por el punto 12 de la LOMCE) y el artículo 21: Evaluación final de Educación Primaria (modificado por el punto 13 de la LOMCE), es, de forma general, una evaluación que se realiza a cada alumno y alumna para comprobar el grado de adquisición de determinadas destrezas, capacidades y habilidades haciendo especial hincapié en la competencia en comunicación lingüística y la competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.

Con un análisis semántico parece que la respuesta es no. Sin embargo, si consideramos que las evaluaciones individualizadas siguen siendo exámenes, parece que la respuesta sería . Queda a elección del lector y, mientras tanto, seguimos analizando más cuestiones.

¿Cuántas evaluaciones individualizadas existen y en qué consisten?

Existen dos tipos de evaluaciones individualizadas en Educación Primaria:

  1. Evaluación durante la etapa: regulada en el artículo 20 ya mencionado, consiste en una prueba que se realiza a cada discente al finalizar el tercer curso de educación primaria, en la que valoran habilidades de comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas. Cuando se consideren desfavorables estos resultados se tomarán las medidas ordinarias o extraordinarias necesarias para poder convertirlos en positivos.
  2. Evaluación final de Educación Primaria, regulada en el artículo 21, tiene lugar al terminar sexto curso y su misión es determinar el grado de adquisición de la competencia en comunicación lingüística y la competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología, así como el logro de los objetivos de la etapa. Los resultados se expresan en niveles que constarán en un informe entregado a las familias y al centro de secundaria de destino, con carácter informador y orientador. Si los resultados de un centro están por debajo de los niveles establecidos, las Administraciones educativas pueden establecer planes específicos de mejora.

En la ley educativa de 1953 también se realizaban al terminar dos cursos, en este caso, cuarto y sexto, en una época en la que todavía se separaba por sexo al alumnado.

¿Quién las elabora?

La elaboración de las evaluaciones depende principalmente del Ministerio de Educación, si bien  la evaluación durante la etapa cae a cargo del centro que la elabora. Este contará con el apoyo de la Administración Educativa que establece los contenidos de las áreas troncales y específicas que deben ser evaluados en esas pruebas.

La evaluación final de etapa será elaborada por el gobierno central, directamente, que establece las características de la prueba y marca los criterios de evaluación, siendo aconsejado por las administraciones de las Comunidades Autónomas.

¿Para qué sirven?lomce

Su utilidad es muy interpretable. Puede tratarse de un examen meramente orientador para saber en qué falla nuestro alumnado y qué habría que mejorar, pensando en los resultados tan desfavorables que obtiene España en informes como el PISA. O bien, coge el relevo de hace más de medio siglo, cuando aún existía la URSS, cuando aún no estaba ni en mente el levantamiento del muro de Berlín, cuando Vietnam era francés, cuando África aún era colonia británica, cuando Castro no había llegado a Cuba o el hombre no pensaba en poder visitar el espacio.

Para saber más sobre estas evaluaciones me remito al siguiente artículo referente a las mismas: http://blogs.elcorreogallego.es/gigasdetiza/2015/04/26/evaluaciones-individualizadas-de-3o-curso/

Para que cada uno tenga su propia interpretación, un fragmento de la LOMCE, en el Preámbulo, dice lo siguiente:

“El alumnado es el centro y la razón de ser de la educación. El aprendizaje en la escuela debe ir dirigido a
formar personas autónomas, críticas, con pensamiento propio. Todos los alumnos y alumnas tienen un sueño,
todas las personas jóvenes tienen talento. Nuestras personas y sus talentos son lo más valioso que tenemos
como país. Por ello, todos y cada uno de los alumnos y alumnas serán objeto de una atención, en la búsqueda de
desarrollo del talento, que convierta la educación en el principal instrumento de movilidad social, ayude a
superar barreras económicas y sociales y genere aspiraciones y ambiciones realizables para todos. Para todos
ellos esta Ley Orgánica establece los necesarios mecanismos de permeabilidad y retorno entre las diferentes
trayectorias y vías que en ella se articulan.”

 

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *