Recursos tradicionales

Las regletas de Cuisenaire: números en color


Si alguna herramienta es conocida en el ámbito de las matemáticas, esas son las regletas de Cuisenaire – sí, esas pequeñas fichas alargadas que tienen distintos colores y tamaños -,  pero, lo que muy pocos saben, es que su utilidad y aplicabilidad va mucho más allá de este ámbito.

“El niño debe aprender por medio de la acción, ya que al experimentar aprende a relacionar, puede autocorregirse y aprende de su propia experiencia”     G. Cuisenaire

Las regletas son un juego de manipulación matemática que fue inventado en los años cincuenta por Emile George Cuisenaire, maestro de educación primaria de origen belga y autor del libro “Los números en color”.

El juego consta de 10 tipos distintos de regletas, que son prismas rectangulares de 1 cm2 de sección, de entre 1 y 10 cm de longitud: blanca (1 cm), roja (2 cm), verde claro (3 cm), rosa (4 cm), amarilla (5 cm), verde oscuro (6 cm), negra (7 cm), marrón (8 cm), azul (9 cm) y naranja (10 cm).

Las regletas de Cuisenaire facilitan la experimentación del niño desde edades tempranas, pudiendo utilizarse desde las primeras etapas educativas. Lo más habitual es su trabajo en Educación Infantil y en el primer ciclo de Educación Primaria. Son una herramienta excelente para que los niños aprenda de forma autónoma, mediante el juego y la manipulación, y propiciando la observación y la reflexión.

Se utilizan fundamentalmente para el aprendizaje de las matemáticas, para trabajar con los niños la formación y descomposición de números y que se inicien en actividades básicas de cálculo. Nos permiten desde experimentar con operaciones aritméticas y fracciones,  hasta realizar actividades de volúmenes, áreas y otros conceptos.  Además, se pueden realizar seriaciones, clasificaciones o equivalencias, entre otras muchas actividades. Una de las grandes ventajas de utilizar este sistema es la gran agilidad que desarrollan los alumnos para el cálculo mental.

Por otro lado, las regletas son también muy efectivas para el aprendizaje de las lenguas. El uso de las regletas para la enseñanza de idiomas fue popularizado por el científico y pedagogo egipcio Caleb Gattegno, creador del método para la enseñanza de idiomas “The Silent Way”. Las funciones de las regletas son variadas. Podemos empezar por trabajar los números y los colores o realizar figuras, aprendiendo así vocabulario específico. En niveles más altos sirven como herramienta de análisis de la gramática, para trabajar aspectos como la colocación de los distintos elementos de la frase  o trabajar la entonación.

En educación artística, las regletas también tienen su lugar. Para trabajar en música, elaborando equivalencias con los tiempos y las notas musicales o en el aula de  plástica, para elaborar distintas producciones guiadas o libres.

Su uso es también eficaz para niños con problemas de aprendizaje o aquellos que tienen complicaciones para adquirir conceptos matemáticos, ya que se representan los conceptos de forma muy visual y son una herramienta altamente motivadora. Además, el convertir las matemáticas en algo cercano y palpable ayuda a evitar futuros miedos y rechazos a la asignatura de matemáticas, que a menudo se convierte en un muro infranqueable para los alumnos, por su falta de interés debido a la descontextualización del aprendizaje.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *