Recursos tradicionales

Las elecciones


La educación es el arte de integrar lo que sucede en la vida de las niñas y los niños dentro de un aula para darle un enfoque que nos permita adquirir nuevos conocimientos.

Carteles, mítines, encuestas, debates y, sobre todo, coches haciendo ruido con megáfonos a deshoras son la tónica dominante en esta semana que llevamos y en la próxima también lo será. Sí, señoras y señores estamos en campaña electoral.

LO COTIDIANO Y LO NOVEDOSO

Para la gran mayoría de nosotros y nosotras, adultos, las elecciones resultan tan cotidianas que incluso rayan con lo aburrido. No obstante, seguro que prácticamente todas y todos los que estáis leyendo esto recordáis aquella vez que acompañasteis a vuestros padres a votar, como ayudasteis a poner la papeleta en un sobre dentro de esas cabinas con cortinas y como esperábamos con el sobre en nuestras manos, con la emoción de que algo grande pasaba… y lo hacíamos con toda la emoción del mundo.

Y eso no era todo, seguramente recordaréis esas noches del domingo en las que empezaban a salir los datos y los colocaban sobre esos quesos tan bonitos, viendo como se movían a medida que se contaban más y más votos.

Hoy día no es mucho más diferente. Nuestras niñas y niños, ajenos a este proceso de desencanto con la política, siguen viendo emocionados la colocación de los carteles y siguen acompañando a sus familias como si de un día de fiesta se tratase. Sí, para ellos sigue siendo algo muy excitante. ¡Aprovechémoslo!

EL TRABAJO CON LAS COMPETENCIAS BÁSICAS

Las elecciones se pueden tratar de muchas formas en un aula y constituyen una oportunidad magnífica para amenizar las clases de Conocimiento del Medio Natural, Social y Cultural (próximamente Ciencias Sociales). ¿Cómo? Aquí unas sencillas ideas:

  • Simular unas elecciones en clase: crear nuestros propios partidos políticos, elaborar un programa electoral en el que especifiquemos cómo van a repartir el patio del recreo  o la biblioteca del aula (por ejemplo), manufacturar nuestros carteles electorales, realizar debates entre las distintas posturas… y, por supuesto, votar. Contar los votos, recogerlos en gráficas.
  •  Utilizar los resultados de las elecciones: buscar otros resultados anteriores, compararlos, elaborar gráficas del cambio de unas elecciones a otras.
  • Elaborar programas de intenciones sobre aspectos cercanos. Más indicado para alumnado de los últimos años de educación primaria. Aquí pueden dar su opinión, hacer sus propuestas al respecto y debatirlas, con la finalidad de crear una especie de programa electoral sobre cuestiones muy inmediatas a su localidad. Por otro lado, esto se puede conjugar con la comparación de “nuestro” programa político de aula con uno real, trabajando la comprensión lectora.
  • Crear nuestros propios órganos de representación, a semejanza de los órganos existentes. Tanto a nivel de centro como de aula. Estos órganos tendrán funciones muy concretas y repartidas sobre cuestiones reales de la vida de la propia escuela o del aula.
  • Realizar entrevistas a personas de nuestro entorno más cercano sobre cómo vivieron sus primeras elecciones, tanto si lo hicieron ya como adultos o como niños y niñas. Trabajando el pasado reciente de nuestro país.

Con actividades tan simples como estas podemos construir fácilmente unas cuantas unidades didácticas de diferentes asignaturas, trabajando interdisciplinarmente y desarrollando la absoluta totalidad de las competencias básicas, por no hablar del desarrollo de los valores sociales y cívicos.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *