Madrid según César Cabo

Madrid según César Cabo


Situada en una estratégica posición, la noble ciudad de Madrid, ha dejado de llevar el San Benito de ser el pueblo más grande de España desde hace mucho tiempo. Como crisol de culturas y tendencias, olla en donde se cuecen a fuego lento un maridaje de culturas y pueblos, se está haciendo cada vez más sofisticada y sobre todo excitante. Es uno de los destinos más servidos desde Lavacolla como un mínino de ocho frecuencias diarias de Iberia y Ryanair, y aunque es destino preferencial para negocios, papeleos, visita familiares, y conexiones, sigue resultando un lugar perfecto para un escapada perfecta. Sobre todo, escusa para respirar aires más capitalinos.

Ciudad relativamente nueva, de campamento militar, a lugar donde en el 1561 Felipe II traslada la capital del reino. No ha parado de crecer, desde entonces. Ciudad basta y extensa es una especie de mosaico de variedades, en donde el corazón sigue palpitando alrededor del Madrid intemporal, que representa el Madrid de los Austrias, el entorno de la Gran Vía, con sus opulentos edificios, y los amplios boulevares que ejercen como vertebradores como el Paseo del Prado, Castellana, Princesa y son pasos obligados para compras, visitas a las grandes pinacotecas, o simplemente para caminar y ver el constante bullicio de una ciudad en ebullición, que como Villa y Corte cada vez muestra una luz más hermosa.

Madrid, “nuestra Madrid”, es  el escaparate de entrada del paìs, y como tal tan suficiemente conocida, que permite a cual tener su Madrid particular. El mío pasa por meterse en bullicio de Sol, Callao y Preciados, tapear en el entorno de la Plaza Mayor, y perderse por calles como Plaza del Conde Miranda, entorno del Mercado de San Miguel, o los callejuelas del entorno de la Plaza de Santiago, y el ambiente de La Latina o Lavapiés. O sea, una visión conservadora de la gran ciudad, dosificando las energías para que el monstruo no nos devore.

Cesar Cabo, al que todos conocemos como la cara amable del sindicato de controladores, quiso acercarme  Madrid desde su óptica. A pesar de los pintorescos grupos de Facebook como “quiero que Cesar Cabo controle mi espacio aéreo”, Señoras que quieren que Cesar Cabo les haga perder el control”, o “Alguna propuesta para este hombre me descontrole”, sería frívolo no reconocer su valía en un puesto tan complicado, que contra viento y marea ha intentado, mantenerse fiel a su papel, y sobre todo dando la cara en una tarea tan ingrata, en unos  momentos tan complicados. Celoso de su intimidad, y después de la amarga experiencia de la huelga, le gusta volver a la normalidad. De madre gallega, lee en su tiempo libre a Seneca, y entre sus gustos se encuentran el gimnasio las fotos, o una gran pasión por los gatos.

Siempre amable y accesible, compartió  su visión sobre una urbe vibrante, que adora.

La Madrid más conocida es algo que tenemos en mente. ¿Podrías recomendarme una ruta inédita para alguien que se pase por la ciudad en 24 horas?.

Madrid es una ciudad que tiene mucho que ofrecer y solemos centrarnos en las cosas más turísticas y llamativas, pero también hay rincones menos conocidos y muy agradables. Una alternativa original es hacer una ruta de algunos parques de Madrid, mucho menos conocidos que el Retiro, y  que merecen la pena; el Parque del Capricho de Osuna, la Finca de los Molinos, especialmente recomendable para ver los almendros en flor, el Parque de la Dehesa de la Villa con una espectacular puesta de sol, el típico paseo al Templo de Debod, también para ver la puesta de sol, y no dejar de visitar el teleférico que une el Parque de Rosales con la Casa de Campo, es original y ofrece la mejor vista de la ciudad. Madrid no tiene ni colinas en la ciudad ni edificios altos que visitar, una pena, ojalá algún día cambie.

Nos interesa saber, que significa Madrid para ti. ¿Que recuerdos de infancia guardas de tu ciudad?. ¿Algo que eches de menos de la Madrid de aquel tiempo?.

Mis recuerdos de infancia se centran en mi barrio, Nuevos Ministerios, y en los paseos de ida y vuelta al colegio atravesando la Castellana y recorriendo las tranquilas calles de El Viso hasta el Ramiro de Maeztu, donde estudié 12 años. La ciudad estaba cambiando, modernizándose, recuerdo que cruzar la entonces nueva M-30 era toda una aventura, ahora todo es demasiado grande, demasiadas carreteras, demasiadas distancias.

3) A Madrid, algunas malas lenguas la califican como el pueblo mayor de España, con cierto tufillo provinciano. ¿Hay una Madrid vanguardista y de tendencias?.

Creo que eso del “Madrid pueblo” apenas sobrevive en algunos barrios castizos del centro, la ciudad es ahora cosmopolita, llena de inmigrantes, tanto españoles de otras regiones como extranjeros y eso hace que nadie pregunte de donde viene uno. Hay una arquitectura moderna vanguardista por toda la ciudad, como la T4 de Barajas, edificios de oficinas, etc.. Luego está la vanguardia a pequeña escala en locales comerciales de todo tipo muy renovados, se nota especialmente en los barrios de Malasaña, Chueca y Latina.


4) Te pediríamos un lugar para evadirse, pensar, enamorarse, socializar.

Un lugar para evadirse pasear, correr o montar en bicicleta por la Casa de Campo, entre semana a ser posible, patinar por el Retiro también una excelente opción. Un lugar para pensar en el Parque Juan Carlos I hay unas colina frente al aeropuerto que es una buena atalaya para pensar, si el tiempo lo permite.  Un lugar para enamorarse el Madrid de las Letras o de los Austrias, la parte histórica de la ciudad inspira bastante más que las zonas más modernas. Un lugar para socializar las terrazas de Madrid, las hay casi todo el año, en todos los barrios, en lo alto de hoteles, en plazas y calles, el tapeo de terraza es lo más característico de la ciudad

5) Recomiéndanos cinco tiendas favoritas

Soy poco comprador, suelo hacerlo sobre todo cuando viajo al extranjero y veo buenas oportunidades. En Madrid recomendaría la tienda Almirante 6 en la calle Almirante, Caramelo en Serrano y los muestrarios de zapatos, o en la Calle Infanta Mercedes o en Augusto Figueroa.


6) Sabores de Madrid. Cierto que es un enorme mosaico de sabores del mundo, pero ¿dónde nos recomendarías comer?.

Sitios para comer recomendaría el Cervantes, tapeo bueno en el barrio de las Letras, Casa Hortensia en Fuencarral para sabrosa comida asturiana, La taquería del Alamillo, mi mexicano favorito por la calle Segovia.


7) ¿Hay un Madrid nocturno digno de ser recomendado?. ¿Qué sitios son especiales?.

Hay muchos Madrid nocturnos, aunque creo que la movida y vida de la noche ya no es la de antes. La frecuento muy poco, no soy muy de salir, depende el estilo de cada uno la zona más recomendable. Santa Ana, Malasaña y Chueca/Alonso Martínez siguen siendo puntos neurálgicos de la noche. Especial es el Toni2, donde la gente se arranca a cantar con el acompañamiento del pianista.


9) Para los visitantes de provincias, ¿Qué consejos nos darías para que la gran ciudad no nos devore?.

Para no ser devorado por Madrid yo creo que basta con no agobiarse por el ritmo excesivo de la ciudad, cuando uno es turista no tiene que ir acelerado como vamos en general los madrileños. Pasear, sobre todo por el centro, del Retiro al Palacio Real, sin rumbo fijo es la mejor manera de disfrutar el cogollo de la ciudad.


10) Puedes vivir sin ser acosado?.

Vivo sin ser acosado. Hace año y pico, cuando el caos aéreo, fueron unas semanas muy difíciles ya que todo el mundo me reconocía, fuera donde fuera, y te sientes observado constantemente. Por suerte, la notoriedad pública igual que llega se va y así las aguas vuelven a su cauce, un madrileño más.

 

 

Un comentario sobre “Madrid según César Cabo

Deja un comentario