Inicio > Es como todo... > El cinecito

El cinecito

Viernes, 27 de enero de 2012

Estuve viendo Matrix, la trilogía de los Wachowski. Aparte de los efectos especiales y la historia, lo que más me impresionó fue la interpretación de Keanu Reeves. Todos lo vemos en su gran papel de Neo, ese chico inquieto que de repente despierta y le cuentan que tiene que salvar al mundo. El chico carapalo lo borda, pero tiene ventaja para tan brillante interpretación. Antes de eso interpretó ese mismo personaje en diversas producciones de sobra conocidas; “speed”, “le llaman Bodhi” y, posteriormente a Matrix, también interpretó a Neo en títulos como “Constantine” o “Ultimátum a la tierra”. Vamos, que hay actores que llaman la atención por su poca capacidad interpretativa pero con un gran carisma al mismo tiempo, que les lleva a llenar la pantalla y así poder seguir colocando sus dotes en grandes producciones con notable éxito.

Me pasa lo mismo con Ben Affleck, me parece lo mismo que interprete a Jack Ryan en “pánico nuclear”, a Matt Murdock en “Daredevil” o a Doug MacRay en “The Town”.  Aun así, cualquiera de los 2 no me deja indiferente ya que suelen escoger los trabajos en los que participan y encajan a la perfección en los papales que interpretan.

Os voy a recomendar una película de Affleck: The Company Men (John Wells, 2010). No es que sea la mejor película del mundo ni tenga las mejores interpretaciones, pero realmente me hizo entrar en la historia. En resumen, un tío que tiene un trabajo estupendísimo de la muerte y lo largan.

Lo único que hace esta película es contarnos la historia de nuestras vidas. Lo frustrante que es ser despedido, el ánimo con el que empiezas la búsqueda de un nuevo trabajo. La frustración que vuelve cuando este trabajo no aparece y va pasando el tiempo. Me vi a mi mismo, pero un poco menos guapo (Ben no me llega a la suela de los talones).

Hoy en día toda mi existencia gira alrededor de la búsqueda de un trabajo. Ese que me va a hacer feliz, me aportará el dinero necesario para comer y pagar una vivienda. Se acabaron los tiempos del trabajar para vivir. Ahora se vive para trabajar, si tienes suerte, sino malvives para trabajar o buscar trabajo. Si no aparece uno hay que buscar alternativas: ampliar el radio de búsqueda o directamente buscar en otro lado moviendo el lugar de residencia.

Es difícil pensar en cambiarlo todo para buscar un trabajo, cuando ni tan siquiera sabes si te lo van a dar, pero quedándome en casa y esperando a ver si en el pueblo hay un repunte laboral no va a solucionar mis problemas. Mejor probar fortuna en otra parte que quedarse en casa sabiendo que la cosa no va a cambiar. Yo ya tengo un pie y medio en la emigración.  Sería una mudanza porque no me voy del país, pero queda tan lejos que se le asemeja mucho.

Va a ser duro. Cambio de casa, ciudad nueva, sin amigos ni conocidos, un lugar y unas costumbres completamente diferentes a lo que estoy acostumbrado.  Si lo pienso así no me iría nunca.

Prefiero pensar en que el clima va a ser mejor, nuevas posibilidades laborales por explorar, ver mundo y viajar, conocer otras costumbres, conocer gente diferente y vivir la experiencia, que a nivel personal siempre enriquece mucho. Creo que es valiente tomar decisiones y buscar alternativas. No soy el primero que lo hace ni seré el último. Desgraciadamente somos ciudadanos del mundo y uno ya no es de donde nace, sino de donde vive, y vive donde le dan un trabajo.

Vital es estar animado, tener la mente positiva e ir convencido de que cualquier cambio es para mejor, siempre con vistas a volver a casa cuando todo mejore o, quien sabe, establecerse en otro sitio para siempre. El tiempo dirá.

Es como todo...

  1. Mile
    Viernes, 27 de enero de 2012 a las 14:55 | #1

    créeme que se perfectamente de que hablas muchos lugares han sido mi hogar , pero finalmente donde se encuentra una estabilidad económica y personal es finalmente donde terminas echando nuevas raíces, explorar nuevos caminos siempre te va llenando de motivos para continuar luchando a esa búsqueda de posibilidades dignas de vida, pero eso si siempre nuestro corazón se mantiene firme y con los mas gratificantes recuerdos de donde una vez salimos, lo mejor es cuando regresas pero ya sabes que ahí no perteneces sino que estas de paso , así es como vamos dejando una huella en cada lugar donde pasamos buscando la estabilidad !!!

  2. Isa Seoane
    Viernes, 27 de enero de 2012 a las 19:11 | #2

    Animo! Yo estuve casi 4 años fuera de aqui y la experiencia fue muy gratificante, por lo menos en mi caso, he dejado unos amigos y una segunda familia en la Comunidad Valenciana!

  3. Ana Carnoto
    Viernes, 27 de enero de 2012 a las 23:43 | #3

    YO te animo a que busques trabajo donde sea, tú vales muchísimo y solo necesitas una oportunidad para demostrarlo. Suerte!!!

  4. Antonio de la Torre Junquera
    Domingo, 29 de enero de 2012 a las 13:24 | #4

    Nunca me gustó dar consejos, es una forma de sentirse superior sin serlo. Pero por la diferencia de edad y abusando du su comprensión me gustaría deceirle que si quiere triunfar laboralmente y socialmente haga lo que millones de gallegos hemos hecho: Sienta el mundo como su patria y reclame el derecho de vivir y existir con la dignidad que a buen seguro merece. A mí Galicia me negó el pan y la sal y con diecisiete años me fui a Madrid, donde me formé en ingeniería y nuevas tecnologías. Y la vida me brindó la oportunidad de volver a mi tierra, no como Técnico y dirigir proyectos de telefonía automática durante un tiempo. En la actualidad estoy jubilado, pero he alcanzado los límites máximos en el mundo laboral de una gran empresa. No se resigne jamás y obtendrá lo que busque tarde o temprano. Sólo los que se rinden son derrotados, los demás sobrevivien. Suerte y un saludo.

  1. Sin trackbacks aún.