El calor me revuelve la tripa

| 2 Comments

gato-negroEstoy un poco malito, ya que el desayuno me ha sentado fatal y he potado todo (encima del plato, jaja); ahora estoy un poco flojillo, Ana no me ha dejado nada para comer, excepto agua, mucha agua.

Es que cuando hace calor, la tripa se me pone más gorda y no tengo casi hambre, pero hay que comer y luego pasa lo que pasa; espero que mi compi de piso lea esto y me traiga la verdura que tanto me gusta (canónigos) para que se me relaje la tripa y pueda dormir bien.

Amigos, espero que el calor a vosotros no os haga daño, que seais unos valientes y muy fuertes para poder ser felices y hacer felices a los vuestros. Miausssss

Author: Teo Mivida

Nací el 15 de enero de 2005 en Santiago, concretamente en el barrio de Sar. Ahora vivo en un pueblecito cercano con Ana, mi compi de piso, que me cuida, me quiere y vive para y por mí. Soy un gato muy observador y poco maullador. Soy cariñoso cuando quiero y una fiera cuando me sale la vena felina. En fin, soy un gato persa afortunado.

2 Comments

  1. Gracias Misk, ya estoy mucho mejor; gracias a los canónigos que me ha comprado Ana ya estoy hecho un campeón.
    En cuanto a lo que dices de las sobras, tienes toda la razón; en los pueblos se cree que las sobras le sientan bien a todos los bichiños y no es así. Los gatos tenemos una tripa muy delicada.
    Brisiñas amigo

  2. Pobriño. Así que vas a tener que hacer la dieta de los canónigos…pues así como suena, parece que hay que ir a comer un bocata a la catedral, con los turistas, je, je. Lo cierto es que un gato verdurívoro es de lo más curioso, pero si te sienta bien, que Ana te dé el capricho y ojalá que te pongas bien pronto.
    Y a los humanos recordarles, ahora que llega el verano con sus sardiñadas y comilonas, que las sobras de los langostinos que se acostumbran servir durante las fiestas parroquiales en nuestros hogares no sientan nada bien a los michiños, y es mejor dárselas a las gallinas para que las picoteen, que luego ponen unos huevos deliciosos, así como muy “coloraos”de yema.
    Pues eso, Teo, que te mejores y puedas comer lo que te gusta. Yo aquí, “tirao” en la baldosa hasta la noche, que refresca mogollón y huele muy bien las madreselvas que se enredan en los muros -¡Concho, estoy hecho un poeta!Creo que me voy a cambiar el nombre por el de “Gustavo Adolfo Mackerel”. Vibrisiñas y brisiñas, que con el calor buena falta hacen.

Deja un comentario

Required fields are marked *.