Un problema para cada solución

| 2 Comments

Un amigo me dijo hace unos días que hay personas que en una situación estresante se vuelven molestas, vamos que lo que hacen es empeorar la situación, por lo que deberían alejarse y dejar que otros se encarguen del tema. Él dice “si no eres parte de la solución, eres parte del problema” y qué razón tiene!!!!

Recuerdo un día que tuvimos un accidente de coche (mi coche) un amigo y yo; él conducía y se quedó dormido. Buaahhh, cuando nos estampamos, lo que yo hice fue ponerme en medio de la autopista gritando “mi coche, mi coche”, así que él tuvo que tirar de mí y gritarme para que me tranquilizara y evitara que además me atropellaran.

La verdad, no he tenido grandes problemas en la vida, pero supongo que cuando me llegue uno realmente importante no sabré cómo actuar; es que la teoría es muy fácil “mantén la calma, no grites, no llores…” pero los sentimientos no se pueden encerrar en una caja, ¿a que no?

Admiro a esas personas que no pierden las formas les pase lo que les pase, parece que llevan agua en las venas en lugar de sangre, pero están mucho mejor vistas que las que son como yo. Será cuestión de piel, de nervio, de raza, no sé, pero yo no soy capaz de cambiar, siempre le he llamado al pan, pan y al vino, vino.

Esto no quiere decir que no le dé la razón a mi amigo, no, para nada, hay gente que crea problemas donde no los hay y gente que cuando se enfrenta a una situación difícil, lo que hace es empeorarla. Toda la razón, amigo. Pero yo soy así (una frase que tú odias, pero es lo que hay).

Author: Ana Carnoto

Soy una apasionada de casi todo lo que me gusta; no soy de las de psé psá, no, si algo (o alguien) me gusta, voy a tope. Las medias tintas las dejo para los dibujantes.

2 Comments

  1. Una reflexión muy inteligente, Cadalso, pocas personas piensan como tú, que todos tenemos algo de valor, sólo es cuestión de descubrirlo. Un saludo amigo.

  2. Los que por nuestra profesión o situación laboral hemos tenido personas a nuestro cargo, sabemos por experiencia que a nadie se le debe pedir lo que no tiene. Pero para un buen jefe todo el mundo es válido, alguna cualidad tendrá para aprovechar en bien del equipo o grupo de personas que lo componen. El jefe al que casi nadie le sirve es un mal jefe y tarde o temprano la dirección lo sabe. Es mi modesta opinión. Un saludo.

Deja un comentario

Required fields are marked *.